miércoles, 6 de junio de 2018

EL CULTO FAMILIAR - Parte 1: ES UN DEBER



¿Hacia dónde estás apuntando la vida de tus hijos?

El Salmo 127 versículos 3 y 4 nos declara que nuestros hijos son herencia de Dios, un tesoro que Él nos confió para que administremos de manera correcta, y dicha administración tiene que ver con la dirección que le estamos dando a sus vidas. En cierto modo ellos son como saetas en nuestras manos (v4) las cuales vamos a disparar cuando sea el tiempo... pero ¿hacia dónde estás apuntando? ¿cuál es el blanco hacia donde estas disparando a tu hijo?...

Salmo 127:3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. 4 Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud.

Los padres cristianos tenemos la enorme responsabilidad de la crianza de nuestros hijos, pero ¡cuidado! crianza no solo se trata de darles comida y ropa necesaria, sino de la instrucción y educación correcta, y por supuesto que con "educación correcta" no me refiero a mandarlo a la mejor escuela o la más cara (eso sería perjudicarlos aún más), sino a educarlos en la verdadera ciencia, "La Ciencia de Dios":

Efesios 6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

La educación e instrucción de los hijos en la ciencia de Dios está delegado a los padres, y dicho deber nos convierte en ministros y pastores de nuestras propias familias. Esta es la razón por la cual "la familia" es el principal ministerio de todo padre creyente -pregunto- ¿cómo estás pastoreando a las ovejas que Dios te confió para que cuides?

Hay padres cristianos que dicen: "amo mucho a mi hijo y por eso vamos a esforzarnos para que sea un buen abogado, o un buen doctor" - no tengo nada en contra de tales profesiones- ¡pero! si ese es el blanco central hacia dónde vas a disparar a tu hijo entonces debo decirte que has perdido a tu hijo, es una flecha perdida (no digo esto al azar, las experiencias de esta triste realidad abundan dentro de la Iglesia), porque nuestro principal blanco hacia donde debemos apuntar a nuestros hijos es hacia la eternidad en Cristo, cualquier otro centro o blanco fuera de Cristo es vanidad y engaño. La única profesión que tiene validez en esta vida y en la venidera es la profesión de ser "cristianos auténticos", y los principales educadores para ello son los padres (ejerciten a sus hijos en la piedad)...

¿Qué debo hacer para pastorear mi propia familia? Una de las formas práctica de esta noble y comprometida labor es "el culto familiar", pero no como una mera práctica religiosa, sino como un deber principal que contribuirá a nuestro ministerio familiar.

En medio de una sociedad corrupta y pervertida que ha perdido toda moral, ahora más que nunca a los padres cristianos les digo: ¡Vuelvan a la práctica del culto familiar!

Próximamente continuaremos con más artículos...

Hno. Gabriel.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande