miércoles, 6 de junio de 2018

EL CULTO FAMILIAR Parte V: LOS OBJETIVOS DEL CULTO FAMILIAR



Nuestro artículo anterior presento un fundamento
bíblico para el deber del culto familiar, hoy queremos hablar de “Los Objetivos del Culto Familiar” los cuales vienen siendo como las columnas de esta importante edificación espiritual. Así que nuestro título de hoy es “Los Objetivos de un Culto Familiar”

Pues bien, si hacemos una revisión de nuestros artículos anteriores (parte I a la parte IV) notaremos que muchos de los objetivos de un culto familiar ya fueron expuestos implícitamente, si bien los artículos se enfocaban en otro punto de todos modos algunos objetivos quedaban a la vista, y si hacemos un repaso podemos denotar que el culto familiar busca:

* Direccionar a nuestros hijos como saetas disparadas hacia la eternidad
* Contribuir a la buena salud de sus almas como cirujanos espirituales en el quirófano de Cristo
* Gestarlos apropiadamente para verlos nacer por segunda vez, pero del agua y del Espíritu
* Que finalmente pasen de nuestra endeble mesa a la majestuosa y eterna mesa del Señor
* Que las enseñanzas y testimonios del evangelio sean trasmitidas de generación en generación

Y aunque podríamos cerrar nuestro artículo de hoy con estos claros objetivos, de todos modos, me permito redundar un poco más para resaltar más claramente “los objetivos de un culto familiar”

Efesios 6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Es importante notar que la palabra “criarlo” en el texto griego tiene un significado mucho más amplio que el de nuestra cultura occidental, y es que “criar” se refiere a su crecimiento físico como también su instrucción y formación educacional, y para lograr esta clase de crianza se precisa de una “disciplina y amonestación del Señor”, y es importante notar también que la palabra “disciplina” en el texto griego tiene que ver con “entrenamiento”, con una rutina de ejercicios que tienen el firme objetivo de crear un hábito en quien lo practica para una formación específica (como en cualquier disciplina atlética). En este sentido “El Culto Familiar” viene siendo la disciplina que ponemos en práctica para criar a nuestros hijos como verdaderos atletas del Señor.

No podemos pretender que nuestros hijos sean cristianos devotos y apasionados de las cosas del Señor si no fueron ejercitado en ello. El resultado de la conducta de nuestros hijos tiene que ver con el entrenamiento e instrucción que reciben en casa.

Entonces, uno de los importantes objetivos del Culto Familiar es “criar a nuestros hijos en la disciplina y amonestación del Señor”, en otras palabras, el culto familiar los “entrena y ejercita” en esta difícil profesión de ser cristianos.

…Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera (1°Ti 4:7b-8).

La única rutina que tiene promesa más allá de esta dimensión terrenal es el “ejercicio en la piedad”, y parte de esta rutina está determinada por el culto familiar.

Próximamente continuaremos con más artículos.

Hno. Gabriel.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande