miércoles, 5 de junio de 2019

02 - ALCANZANDO LA MENTE DE CRISTO



MENSAJE DOMINGO 20/05/2018

Por el Hno. Gabriel. -


Introducción
Sumergiéndonos en este apasionado, pero breve estudio de la carta a los Efesios abordaremos en esta ocasión el contenido doctrinal de los versículos pendientes del mensaje anterior (Efesios 1:12-23).

Contexto; Las riquezas de su gracia; “La Bendición”
En virtud de lo que ya se dijo en el mensaje anterior por medio de nuestro hermano Santiago en donde se abordó hasta el versículo 12 del capítulo 1, tengo el trabajo de completar los versículos que faltan hasta el final del capítulo 1 (del 13 al 23), sin embargo, no puedo exponer claramente este pasaje sin sumergirme antes en su contexto que arranca desde el versículo 3.

Efesios 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, el Cristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él5 en amor habiéndonos predestinado [elegido con anticipación]  para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesús, el Cristo, según el puro afecto de su voluntad6 para alabanza de la gloria de su gracia, «con la» cual nos hizo aceptos en el Amado, 7 en quien tenemos liberación [redención] por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,

Nos bendijo ¡con toda bendición espiritual en un mejor lugar que existe allá en los cielos reservado para nosotros!, cuando Dios pensó en bendecirnos lo hizo antes de que el mundo sea formado, y su pensamiento y voluntad de bendecirnos de manera plena y perfecta no estaba centrada sobre bienes terrenales y perecederos que hunden a los hombres en vanidad, sino en lugares eternos y perdurables allá en los cielos, pero a su vez no en cualquier rincón de los cielos (aunque eso también sería algo glorioso) sino en Cristo, sentados con Él en lugares celestiales (Ef 2:6), junto con Él, ese fue el deseo de Dios para con nosotros antes de formar el mundo y esa fue la petición de Jesús cuando oro por sus discípulos:

Juan 17:24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigopara que vean mi gloria que me has dado porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.

Juan 14:2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay si así no fuera, yo se lo hubiera dicho, voy, por lo tanto, a preparar lugar para ustedes3 Y si me fuere y les preparare lugar, vendré otra vez, y les tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, ustedes también estén.

Que mejor bendición puede tener el cristiano sino el estar con Cristo eternamente, y esto no es otra cosa que una gran muestra de su amor incondicional, nos ama tanto que quiere tenernos junto a Él. En una escala mucho menor es lo que nosotros hacemos cuando queremos ser de bendición para otro hermano, si tenemos que hospedar a alguien dentro de nuestras posibilidades no le armamos una carpa en el jardín sino arreglamos un cuarto para él o seguramente le cedemos el nuestro y nosotros nos vamos a dormir al comedor a fin de que nuestro huésped se sienta cómodo, luego lo sentamos a nuestra mesa y preparamos una buena comida para servirlo, y buscamos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para serle de bendición. Ahora, si nosotros siendo malos tenemos estas inclinaciones de bondad hacia nuestros semejantes ¡cuanto más Cristo que es Bueno no lo hará con nosotros en una escala mil veces superior! Por esta razón cuando Dios pensó en bendecirnos lo hizo sobre el plano celestial y no terrenal, porque todo aquí en la tierra es fugaz, efímero, momentáneo, pero cuando se trata de los cielos entonces es eterno porque allí está la morada de Dios, ¡Que mejor bendición que morar con Él en los cielos eternamente y para siempre! El mejor trato de Cristo hacia nosotros no está en la tierra sino en los cielos.

Si bien para nosotros su bendición es un hecho futuro no así en los planes de Dios en donde este asunto es un hecho consumado, por esta razón Pablo escribe en tiempo pasado cuando dice “nos bendijo” como una acción perfectamente terminada, ahora la pregunta es; ¿Cómo sabe Pablo que Dios nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo? Se lo reveló Dios, todo este asunto que antes era un misterio porque estaba oculto fue revelado por medio del Espíritu de Dios:

1°Corintos 2:7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó [determinó con anticipación] antes de los siglos para nuestra gloria
10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido

La sabiduría de Dios derramada en Pablo nos revela que todo, absolutamente todo lo que aconteció, acontece y acontecerá en la creación ya fue trazado por Dios antes de la fundación del mundo, no estamos viviendo una era de improvisaciones tambaleantes departe de Dios para sostener y asegurar nuestra salvación, ¡NO! sino que simplemente todo se lleva a cabo tal como fue trazado, ¡Él es el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último! (Ap 22:13).

Entonces, dentro del plan maestro de Dios fuimos escogidos antes de la fundación del mundo para ser santo y sin mancha para estar delante de Él, pero helo aquí el problema presente, todos sus escogidos adentrados al mundo son tan pecadores como el resto y ¿Cómo resolvería Dios este asunto? ¿Cómo haría un Dios Santo Santo Santo para morar con futuros pecadores? el solo intento de acercarnos a Él nos fulminaría porque su santidad es fuego consumidor, sin embargo, así como la elección fue antes de la fundación del mundo, también antes de la fundación del mundo trazo nuestra justificación y santificación a fin de que fuésemos santos y sin mancha delante de Él (versículo 4), ¿Cómo hizo todo este asunto de nuestra justificación?:

1°Pedro 1:19 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, 20 ya destinado desde antes de la fundación del mundo (no había hecho ni el principio del polvo del mundo y nuestra justificación ya había sido diseñada), pero manifestado [dado a conocer] en los últimos [postreros, siguientes] tiempos por amor de ustedes,

Llegado su tiempo; Efesios 5:25 …así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la declaración, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.

Todo este proceso de santificación se hizo trazado en el amor de Dios, fuimos justificados por medio de la muerte expiatoria y sustitutiva de Cristo en la cruz, y fuimos regenerados por medio de una nueva vida en el Espíritu Santo. De este modo todo aquello que en el presente impedía que podamos estar cerca de Dios fue solucionado por Él antes d fundación del mundo, y por medio de Cristo nos hizo santo y sin mancha para estar con Él.

Ahora, el asunto de su elección para ser adoptados hijos suyo fue trazado de acuerdo al puro afecto de su voluntad y sin acepción de personas, sin importar cuan vil, rebelde, inútil y merecedor de muerte sea su elección fue de acuerdo a su beneplácito, no tuvimos participación ni contribución alguna en este asunto. No estaba fundado el mundo cuando Dios tomó soberanamente estas decisiones. Cuando se habla de la soberanía de Dios siempre existe el lado polémico del asunto, porque a las personas les incomoda pensar que algunos fueron elegidos para salvación y otros destinados a perdición, les parece injusto, arbitrario, inmisericorde, sin embargo, tenemos que aclarar que no es así el asunto; aquí no se trata de que Dios está condenando a personas que podían ser salvos, sino está salvando a personas que merecen eterna condenación, ¿Acaso no puede escoger Dios como le pazca? ¿Qué clase de Dios sería si dependería de nuestra opinión? Sería un Dios débil y manipulable.

Y aunque algunos equivocadamente llegaran a pensar que Dios es arbitrario, déspota y cruel, sin embargo, todo este asunto de su elección soberana y gracia redentora, al final será para la gloria de Dios, al final todos darán gloria a Dios por su gracia inconcebible, porque gracia es más que perdón, su gracia vas más allá que su misericordia, su gracia sobrepasa la justicia… ¡siendo culpables de todo tipo de rebelión y transgresión nos adoptó como hijos legítimos y nos hizo coherederos con Cristo! (el juez adoptando al asesino como su hijo para hacerlo heredero de sus bienes)

Les doy un ejemplo; si viene una mujer horrible y mata a mi esposa y yo la envío a la cárcel eso es justicia, si yo la mato con mis propias manos eso es venganza es ira, si yo simplemente la perdono y la dejo libre eso es misericordia, pero si decido olvidarme de lo que hizo y decido amarla y casarme con ella y darle el lugar de mi esposa para toda la vida ¡eso es gracia!, y es lo que hizo Dios con cada uno de nosotros, porque siendo pecadores, blasfemos, asesinos y rebeldes con toda clase de depravación mental nos escogió para tener comunión íntima con Él y a estar donde Él está y hacernos coherederos de sus riquezas… ¡eso es gracia hermanos! Y tal gracia es digna de ser alabada, Él es digno de ser eternamente alabado por tan distinguida, sublime y excelsa gracia derramada.

A fin de redimirnos interpuso a su hijo para expiar nuestros pecados y justificarnos por medio de su sangre preciosa, esto es gracia sobre gracia, el precio para ser libertados del pecado y de la muerte fue la sangre de Cristo, en este sentido un esclavo no podía elegir ser liberado sino que debía esperar que alguien lo redima, y esto fue lo que hizo el sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz, sacrificio multifuncional y operativo; operó expiación , redención, justificación, vivificación, sustitución, salvación, reconciliación, vida eterna. Al final Él será alabado:

Apocalipsis 5:13 Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.

Hasta aquí, estos primeros siete versículos del capítulo 1 nos resumen el plan maestro de Dios trazado paso a paso desde antes de la fundación del mundo para nuestra salvación, se nos muestra su elección pasada (predestinación) para asegurar nuestra redención presente (obra de Cristo en la cruz) para alcanzar la salvación y herencia futura (la glorificación en Cristo), y para cada uno de estos pasos Dios hizo providencia divina por medio de la sangre de Cristo que opera de manera multiforme a nuestro favor.

Las riquezas de su gracia en sabiduría
Hablando de las riquezas de su gracia el verso 8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia9 dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

La “Gracia de Dios” tanto en el sentido de su ejecución y aplicación a favor de los hombres, como también en el sentido de su entendimiento y planificación, todo le fue concedido al hombre, y esto es lo que Pablo destaca en este pasaje, su gracia fue abundante también en el sentido del entendimiento y comprensión del plan de Dios para salvar a los hombres, porque para el hombre natural todo este asunto del plan de Dios es un misterio, algo que esta velado a sus ojos, algo oculto e indescifrable porque no puede percibir la mente de Dios, y a menos que Dios mismo se revele al hombre y le descubra su plan el hombre por sí mismo jamás podrá comprenderlo, nuevamente la cita de la carta a los corintios se aplica aquí;  

1°Corintos 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

Entonces, su gracia abundante tiene que ver no solo con su aplicación a nuestra alma sino también con su entendimiento y comprensión, y a esto nos referimos cuando hablamos de fe inteligente, a que el cristianismo no se basa en creer algo místico e inexplicable con cabos sueltos y contradicciones, sino se trata de una ciencia exacta exhibida por medio de un plan perfecto revelado al hombre.

Dios hizo sobreabundar su gracia en “toda” sabiduría e inteligencia espiritual al revelarnos el misterio de su voluntad, de su plan maestro, de su decisión, según lo que a Él le plació en el buen sentido (esto es beneplácito). Dicho plan que tiene el propósito final de reunir todas las cosas en Cristo, esto es lo que también se define como “Cristo Centrismo” ya que todo fue creado por medio de Él y para que permanezcan entorno a Él.

Colosenses 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades todo fue creado por medio de él y para él17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten

El cristianismo autentico gira entorno a Cristo. Es una pena ver como muchos que se dicen cristianos hoy han fijado su mira en ellos mismos, como una especie de cristianismo egocéntrico, porque no buscan la voluntad de Dios sino la suya propia y esperan que Dios se sujete a ellos, equivocadamente quieren ser el centro de la vida cristiana y viven para ellos mismos, para su agrado, están constantemente pensando en ellos mismos y no viven una vida para glorificar a Cristo, básicamente están ciegos, porque no pueden ver las riquezas de la gloria de Dios reservada para los santos, sus ojos están enfocados solo en lo terrenal.

Ahora, todo su perfecto plan de reunir finalmente todas las cosas que están en los cielos como las que están en la tierra en Cristo está distribuido en diferentes fases a lo largo de todos los tiempos, dicho de otro modo, existe un tiempo determinado para cada cosa y todo se llevará a cado de acuerdo al orden establecido; el periodo pre diluviano y el período pos diluviano, el pueblo judío, el tiempo de los gentiles, el arrebatamiento, el remanente de Israel, la segunda venida de Cristo, el juicio ante el gran trono blanco, la condenación, cielos nuevos y tierra nueva… todo está trazado.

11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados [elegidos con anticipación] conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio [intención, tendencia] de su voluntad, 12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo

Pablo por el Espíritu sabe perfectamente donde está parado, en qué fase del plan está por decirlo de alguna manera, porque ellos como el pueblo judío aguardaban la manifestación del Cristo prometido, y esa fase ya fue cumplida en todos aquellos que por medio de la fe creyeron en Jesús como el Mesías profetizado el Señor y Salvador del mundo, y lo que sigue de allí es la extensión del reino de Dios a toda tribu lengua y nación, la puerta a los gentiles.

Aquí se menciona la predestinación para mostrar que en cada fase del plan de Dios cada una de las personas que creyó en Cristo sea judío o gentil fue predestinado por Dios de acuerdo a su voluntad soberana sin tener en cuenta virtudes humanas u obras de la ley, a fin de que nadie se jacte en su presencia (1°Co 1:29) sino que den toda la gloria a Dios por su gracia magnánima. Hay una expresión que resalta en todo este pasaje y es “La gloria de Dios y a Dios”

13 En él también ustedes, habiendo escuchado la palabra de verdad, el evangelio de su [de ustedes] salvación, y habiendo creído en él, fueron sellados con el Espíritu Santo de la promesa14 que es las arras [garantía] de nuestra herencia hasta la liberación [redención] de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

Sin perder de vista la distribución y administración de los tiempos de Dios (la dispensación), a partir de este pasaje se habla de los gentiles, mientras que el verso 11 y 12 se referían a los judíos que esperaban primeramente en Cristo. Dios trazo anticipadamente el tiempo y la forma en la que los gentiles escogidos alcanzarían la gracia de Dios por medio de la predicación del evangelio, solo por medio de la fe en Cristo Jesús. Tal salvación es garantizada por medio del Espíritu Santo el cual nos es impartido de manera gratuita.
En primer término, se nos dice que fuimos sellados con el Espíritu Santo, y aquí la palabra sello tiene que ver con marca, con autenticidad y legitimidad, dicho de otro modo, la marca de un verdadero cristiano es el Espíritu Santo morando en él, la cuestión seria ¿tengo el espíritu? Bueno, por los frutos que producimos podremos distinguir si somos espirituales o carnales (Ga 5:19-24).
Por otro lado, se dice que el Espíritu Santo es la garantía de nuestra herencia, y aquí la palabra “garantía” es la traducción del vocablo griego “arrabon” que tiene que ver con anillo de compromiso. Entonces tener el Espíritu Santo en nosotros es la garantía o el compromiso de Dios de que dentro de poco tiempo estaremos como Iglesia casados con Cristo para morar con Él donde Él mora y además heredar lo que es suyo. Y no debemos tener ninguna clase de vacilaciones al respecto

Romanos 8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos, herederos de Dios y coherederos con Cristo,

En términos prácticos, si hemos recibido el Espíritu de Cristo seremos personas regeneradas que aborrecen el pecado y no andan según la carne sino conforme al Espíritu. Dicho de otro modo, el Espíritu Santo nos sustituye en nuestra vida para conformarnos a la medida de Cristo. Si un cristiano tiene el Espíritu Santo ese es el sello y la garantía de que estará con Cristo en los lugares celestiales.

15 Por esta causa también yo, habiendo escuchado de su [de ustedes] fe en el Señor Jesús, y de su [de ustedes] amor para con todos los santos, 16 no ceso de dar gracias por ustedes, haciendo memoria de ustedes en mis oraciones,

Refiriéndose a todo lo expuesto desde el verso 3 al 14, en donde Pablo se encargó de detallar todo el perfecto plan de Dios desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura, ahora tiene el trabajo de orar fervientemente para que los creyentes de Éfeso alcancen el mismo nivel de conocimiento y compresión de toda esta verdad expuesta, a fin de que la fe no está fundada en una sabiduría imperfecta o cuestionable sino el conocimiento pleno de lo que Dios se propuso hacer desde antes de la fundación del mundo. Y el único que puede capacitar al hombre con un entendimiento completo del plan de Dios es Dios mismo, porque no se trata de una sabiduría que opera tan solo en el campo intelectual del hombre sino desde su corazón (ya vamos a ampliar un poco más esta declaración).

17 para que el Dios de nuestro Señor Jesús, el Cristo, el Padre de gloria, les dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él18 alumbrando los ojos de su [de ustedes] entendimiento, para que sepan cuál es la esperanza a que él les ha llamado [reclutado], y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, 20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, 21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero 22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

Está claro que el problema de los creyentes de Éfeso no era la falta de bendición en Dios, sino la falta de sabiduría e inteligencia para comprender todo lo que tenían en Dios, y ese es el mismo problema con el cristianismo actual, esa es la razón por la cual no tienen una firme convicción. Todo cristiano debe saber con toda certeza cuál es la esperanza a la que fue llamado, cual es la herencia que le fue otorgada, y cuál es el poder que Dios desplego para llevar a cabo todo este asunto.

Pablo ora fervientemente a Dios primeramente para que los creyentes de Éfeso entiendan 1) la grandeza del plan de Dios, en segundo lugar, 2) para que comprendan la grandeza del poder de Dios que opera en el cristiano, y en tercer lugar 3) la gloriosa exaltación y posición de Cristo y su relación íntima con la Iglesia. Y para comprender tales cosas se precisa de la iluminación espiritual de Dios para que cada creyente puede entender estos misterios, porque no es simplemente algo racional; Curiosamente en el versículo 18 la palabra que en la Reina Valera se traduce “entendimiento” en realidad es el vocablo griego “kardía” que es “corazón”, si reemplazamos esta palabra leemos así; alumbrando los ojos de nuestro corazón para que sepamos…y esto nos muestra que la sabiduría de Dios no es cuestión de intelectualidad racional sino es de naturaleza del corazón, no es conocimiento de letras sino algo empírico, de convicción, de pasión de fervor, tiene que ver con amor.

Entonces el primer punto aquí es que cada cristiano entienda la grandeza del plan de Dios que Pablo expuso en los primeros 13 versículos de esta carta; para que sepan cuál es la esperanza a que él les ha llamado [reclutado], y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos… un plan perfecto trazado desde antes de la fundación del mundo y ejecutado a perfección departe de Dios, un plan perfecto que no tiene cabos sueltos ni improvisaciones, sino que todas las cosas hechas son las que Él dispuso, no hay sorpresas en el desarrollo de la creación. Se trata de un plan perfecto que revela todas las verdades de la elección, predestinación, adopción, redención, perdón, sabiduría, inteligencia, el sello de Dios, las arras del Espíritu Santo… Un plan perfecto que Dios revelo a sus hijos para que comprendan de antemano todas las riquezas que Él dispuso para nosotros para que vivíamos esta vida terrenal anclados en la eternidad.

El segundo punto a tratar aquí es que el cristiano entienda la grandeza del poder que Dios desplego para redimir a sus escogidos; y es el poder que Dios desplegó para resucitar a Jesús el Cristo de entre los muertos; y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales… Hermanos, la mayor muestra del poder de Dios no fue cuando abrió el Mar Rojo para los hebreos, o cuando todo el Sinaí bramaba por su presencia, o cuando descendió fuego del cielo ni ningún otro evento del Antiguo Testamento, ni siquiera el poder de la creación misma requirió tal despliegue de poder como el que se evidenció al momento de resucitar a Cristo de entre los muertos, porque aquí se trató del poder de la victoria sobre la muerte y el pecado para siempre, se trató del poder de la vida venciendo al aguijón de la muerte, del poder que levanto a Cristo de las tinieblas del sepulcro hasta aquella luz insoportable e inaccesible, del poder que lo levanto hasta lo sumo para sentarlo en la diestra de Dios… y que ese mismo poder opera a favor nuestro y opera llevándonos a vivir la vida de Cristo en obediencia y humillación. Pablo no oro para que el poder de Dios les fuera dado a los creyentes, sino para que los creyentes fueran conscientes del poder que ya poseían en Cristo.

Y en tercer punto aquí es la gloriosa exaltación de Cristo y su relación íntima con la Iglesia. Cristo está absolutamente sobre todo, sobre todo nombre que se nombra, sobre todo título que existe, sobre todo rango que distingue, sobre todo nivel que categoriza, sobre todo poder que posiciona, sobre toda jurisdicción tanto en el ámbito terrenal como en todo el universo Cristo esta sobre todo, Su posición es muy excelsa, sublime más que los cielos, sin embargo fue dado como cabeza a su Iglesia. Que la Iglesia sea el cuerpo y Cristo la cabeza nos muestra la estrechez que hay entre el Señor todo Poderoso y nosotros débiles pecadores redimidos, no hay honor y distinción más grande que pertenecer a la Iglesia de Cristo y estar en una estrecha relación con Él. Somos su cuerpo aquí en la tierra, somos el medio por el cual Jesús el Señor sublime ejecuta su voluntad, somos las herramientas por la cual Dios manifiesta su poder y su gloria. Todo esto indica que fuimos diseñados para la gloria de Dios.

Conclusión
No puedo concluir este mensaje sino utilizando las palabras de Pablo a los colosenses;

Colosenses 3:2 Pongan la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra3 Porque han muerto, y su [de ustedes] vida está escondida con Cristo en Dios.

La fe del cristiano no está fundada en una creencia ciega y supersticiosa de cosas que pudieron haber sucedido con un alto nivel de dudas y cuestionamientos, sino que la verdadera fe es una fe inteligente que no está fundada en el conocimiento humano sino en la ciencia de Dios y opera bajo el poder de la sabiduría de Dios, a fin de que podamos dar con toda convicción y certeza razón de la esperanza que hay en nosotros a cualquiera que lo demande y representar muy bien el reino de Dios en la tierra como verdaderos embajadores.
Tal conocimiento revelado departe de Dios es lo que le da el verdadero sentido a nuestra vida, sentido de vivir para lo eterno, para lo inmortal, para lo incorruptible, vivir para Cristo y con Cristo en una vida eterna, en un cuerpo que no muere en una nueva creación sin corrupción, tan solo debemos peregrinar esta vida pasajera aquí en la tierra para alcanzar prontamente lo eterno.


La paz del Señor Jesús el Cristo. –

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande