jueves, 6 de junio de 2019

02 - ANDAR DIGNAMENTE Y LA DEIDAD DE CRISTO - Col 1:3-23



para descargar este AUDIO click aquí

para descargar archivo PDF click aquí


MENSAJE DOMINGO 10/03/2019

Por el Hno. Gabriel. -


Introducción
La meditación del domingo pasado (impartida por nuestro hermano Santiago)
 nos introdujo en la carta a los colosenses, y con el mensaje de hoy vamos a empezar con el análisis y desarrollo doctrinal de las verdades bíblicas contenidas en el capítulo 1, buscando extraer las enseñanzas más notables y la forma correcta de aplicarlas a nuestras vidas.

Introducción y Contexto
Colosenses 1:1 Pablo, apóstol de Jesús, el Cristo por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, 2 a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas: Gracia y paz sean a ustedes, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesús el Cristo. 3 Siempre orando por ustedes, damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesús el Cristo, 4 habiendo escuchado de su [de ustedes] fe en Cristo Jesús, y del amor que tienen a todos los santos, 5 a causa de la esperanza que les está guardada en los cielos, de la cual ya han escuchado por la palabra verdadera del evangelio, 6 que ha llegado hasta ustedes, así como a todo el mundo, y lleva fruto y crece también en ustedes, desde el día que oyeron y conocieron la gracia de Dios en verdad, 7 como lo han aprendido de Epafras, nuestro consiervo amado, que es un fiel ministro de Cristo para ustedes, 8 quien también nos ha declarado su [de ustedes] amor en el Espíritu. 9 Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por ustedes, y de pedir que sean llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, 10 para que anden como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios 11 fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad 12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo14 en quien tenemos liberación [redención] por su sangre, el perdón de pecados.

La dignidad que demanda el evangelio
El centro de este pasaje y lo que le da sentido es esta corta expresión; “Para que anden como es digno del evangelio”… y de hecho este va a ser el primer título a desarrollar en este mensaje, “La dignidad que demanda el evangelio”, y lo primero que vamos a decir es que el cristianismo se trata solo de decir que creo y que albergo una esperanza sin que tal esperanza impacte en nuestras conductas, Pablo escribe claramente en los versículos 9 y 10 que “él no ha dejado de orar para que los creyentes de Colosas sean llenos del conocimiento de Dios para que anden como es digno del evangelio”, dándonos a entender indirectamente que existe entonces un modo indigno de andar en la vida cristiana, como el andar de un creyente que dice albergar una esperanza celestial pero no tiene ninguna convicción de dicha esperanza, que dice profesar el evangelio de Cristo pero sin que dicho evangelio cause algún impacto en su conducta y en su vida, caminando solo una vida religiosa pero sin dignificar la senda de Cristo, como una caminar desinteresado de las promesas celestiales, como creyendo a medias o sin mucho convencimiento; ¿puede existir tal conducta? ¡Por supuesto que SI!, pues ese es el resultado de cristianismo religioso de hoy, personas que dicen que creen en Jesús y albergar una esperanza de herencia celestial pero solo de palabras (de la boca para afuera), una esperanza sin vida, sin fuerza, porque no se ve convicción detrás de su creer, el resultado de sus actos y conductas los delata, sus ojos aún están puestas atrás, como caminado por la senda, pero mirando constantemente hacia atrás, deseando las cosas que se ven tal como la conducta de la mujer de Lot solo que estos aún no se han convertido en estatuas sal… No puedo simplemente poner la mano en el arado y estar mirando constantemente hacia atrás, debo renunciar al mundo y mirar solo hacia adelante, si voy a ir por esta senda angosta que es una cresta divisoria entre el mundo y Dios debo ser consciente de sus implicaciones:

Mateo 10:37 El que quiere [tiene cariño y afecto fraternal] a padre o madre más que a mí, no es digno de mí, el que quiere [tiene cariño y afecto fraternal] a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí 38 y el que no toma su cruz y sigue detrás [en pos] de mí, no es digno de mí.

Pablo escribe, desde el día que oímos de la fe de ustedes por medio de Epafras nuestro consiervo fiel, de cómo sus conductas se han visto afectadas por la esperanza celestial (verso 5), por el conocimiento de la gracia de Dios, de tal como que han dado frutos (sus vidas cambiaron en virtud del conocimiento de la gracia de Dios) y han hecho crecer la palabra (tenían convicción de lo que creían), desde ese momento —dice Pablo— nosotros no hemos cesado de orar por ustedes, y de pedir que sean llenos del conocimiento de la voluntad de Dios en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que anden como es digno del Señor…

En otras palabras, ésta carta les está diciendo a ellos y a nosotros: ¡sean dignos de Cristo!, sé digno de vivir para Cristo, sé digno de transitar por la misma senda angosta por donde caminaron hombres y mujeres valientes de otros tiempos y magnificaron el Nombre de Cristo, ahora es tu turno, camina por esa senda dignamente para la gloria del Señor, ¡sé digno de esa sangre derramada en la cruz!…

Y es que no podemos ser indiferentes o indolentes al evangelio del Señor Jesús, no podemos simplemente decir que hemos comprendido su gracia sublime sin que esta comprensión afecte toda nuestra vida y nuestras decisiones, no se trata solo de creer una verdad sino ser parte de ella… Él nos ha librado de la potestad de las tinieblas, de las prisiones del pecado, de las miserias del alma y su postrer condenación, ha pagado nuestro rescate y libertad del mercado del pecado al precio de su propia sangre, (la cuenta esta saldada, nuestros pecados fueron perdonados) a fin de restituirnos en su gloria eterna, trasladándonos a su reino celestial por toda la eternidad, no podemos decir que hemos entendido esta verdad y continuar viviendo ordinariamente, es obvio que entender esta verdad tiene que cambiar necesariamente nuestra vida y todo nuestro sentido de existencia, debemos ser afectados por esta verdad, y esto se refiere Pablo cuando escribe anden como es digno del Señor.

Filipenses 1:27 Solamente que se comporten como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a verles, o que esté ausente, escuche de ustedes que están firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio,

Efesios 4:1 Yo, por lo tanto, preso en el Señor, les ruego que anden como es digno de la vocación [llamamiento, reclutamiento] con que fueron llamados,

Ahora ¿Cómo se refleja esta dignidad en el andar cristiano? Pues bien, Pablo enumera aquí algunas acciones que hacen notorio nuestro digno andar en el evangelio

1)      Agradándole en todo: se trata de una vida centrada en Cristo, en donde todo lo que soy y lo que hago lo hago pensando en Cristo para que Él sea glorificado en todo, mis pensamientos, mis palabras, mis acciones, mis sentimientos todo tiene una sola dirección “hacerlo para el agrado de Cristo” ¿eso no es fanatismo? No hermanos, sencillamente es el cumplimiento del primer mandamiento “amar a Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, con todas tus fuerzas y con toda tu alma”

2)      Llevando frutos en toda buena obra, se refiere a dar frutos, hacer fructificar la vida cristiana con buenas acciones, esto tiene que ver con el amor al prójimo, con la ayuda mutua, con la empatía entre los hermanos… producto de un cambio de carácter.

3)      Creciendo en el conocimiento de Dios, y aquí el concepto de “conocimiento de Dios” (del gr. epignosis) se refiere al conocimiento de la ciencia de Dios, al conocimiento de su doctrina y enseñanzas por medio de las escrituras: 2°Ti 3:16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar [instruir], para redargüir [refutar argumentos], para corregir [rectificar, restaurar], para entrenar [instruir, educar] en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

4)      Fortalecidos con todo poder para toda paciencia y longanimidad, la evidencia de una vida poderosa en Dios no es por medio de elocuencia al predicar o fervor para orar, sino en paciencia para soportar situaciones difíciles (pruebas) y longanimidad para soportar tratos difíciles (ofensas), la evidencia del poder de Dios obrando en el cristiano se vislumbra por medio del carácter… Ef 3:16 para que les dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu

5)      Con gozo agradeciendo a Dios que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos, la dignidad del evangelio va acompañada del gozo y de la gratitud He 12:28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia… Nuestra grado de percepción de esta herencia perdurable en los cielos primeramente va a hacernos caminar con gozo en este polvoriento mundo sabiendo que todo este peregrinaje sufrido es solo mi traslado al reino de los cielos, y por otro lado va a darme un profundo sentido de gratitud constante y eterna por causa de haberme hecho apto para participar de su reino celestial. No había posibilidad que yo herede algo en los cielos, no había mérito alguno computado a mi favor que pudiera darme mi entrada, sencillamente no pertenecía allí, pero Cristo me hizo apto, me incluyo en Él, sus méritos fueron computados a mi favor y ahora soy parte de la familia de Dios y voy camino a cobrar mi herencia en los cielos.

1°Pedro 1:3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesús, el Cristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesús, el Cristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, conservada [reservada] en los cielos para ustedes, 5 que son guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo último [postrero].

Esta es la dignidad que se espera de todo cristiano, debemos analizar nuestras convicciones para ver si se alinean con estas verdades que Pablo les escribe a la Iglesia, debemos saber si estamos andando dignamente en la senda cristiana, si estamos corriendo legítimamente nuestra carrera (2°Ti 2:4-6). Pablo nos enseña que hay un modo de transitar por la senda angosta “andar como es digno del Señor”. Que Jesús sea el camino tiene que ver con sus huellas marcadas las cuales debemos ir pisando para legar a Él.

1°Pedro 2:21 Pues para esto fueron llamados porque también Cristo sufrió [padeció] por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigan sus pisadas

1°Juan 2:6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

Juan 13:15 Porque ejemplo les he dado, para que como yo les he hecho, ustedes también hagan.

Que el Señor nos complete y nos llene del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría en inteligencia espiritual para que andemos dignamente nuestro cristianismo agradando al Señor en todo conformando su voluntad.

Los atributos del Cristo
Colosenses 1:15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten 18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia 19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

Esta es la parte más seria y difícil de este capítulo, ya que es un texto “cardinal” para la fe cristiana, y quizás el tema más importante y sobresaliente de esta carta, porque se habla de la Deidad y Plenitud de Jesús el Cristo, un tema probablemente cuestionado por los griegos y paganos de esos tiempos y también por los incrédulos y seudos ateos y agnósticos de hoy (humanistas)… si el dilema de aquel tiempo era resolver ¿Quién es Jesús? ¿Es Jesús Dios? ¿Cómo es que hizo lo que hizo? Este pasaje responde satisfactoriamente todas estas preguntas, ya que Pablo describe quien es Jesús en relación con Dios, quien es Jesús en relación con la Creación y quien es Jesús en relación con la Iglesia, todo esto por medio de la mención de algunos de los atributos eternos de Jesús el Cristo tales como: Jesús es Dios, Jesús el Primogénito de la creación, Jesús el Creador, Jesús el Señor de todo lo creado, Jesús el Eterno, Jesús la Vida, Jesús el Salvador y Mediador… ¡SI! todas estas verdades están concentradas en estos 9 versículos que hemos leído, y así lo vamos a desarrollar

1)      Jesús es el Dios Invisible: Él es la imagen, la figura y representación del Dios invisible del antiguo Testamento, de aquel Jehová que nunca vieron y que no podían ver, del cual solo escucharon su palabra, pues bien, Jesús es esa palabra encarnada, el Verbo hecho carne Juan1:14 Y aquel Verbo (aquella palabra creacional y poderosa del antiguo testamento) fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Juan también escribe en el mismo capítulo, pero unos versos más adelante Juan 1:18 A Dios nadie le vio jamás, el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer… Jesús es la imagen de Dios Juan 14:9… El que me ha visto a mí, ha visto al Padre… El Dios invisible e inaccesible se manifestó a los hombres por medio del Cristo, tomo forma de hombre y se acercó a nosotros 1°Timoteo 3:16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado [dado a conocer, mostrado] en carne… la naturaleza de Dios es Espiritual, Dios es Espíritu (Jn 4:24), por lo tanto, nadie podía verlo ni mucho menos acercarse a ÉL y palparlo, por lo cual Dios se acercó a nosotros de forma visible por medio de Cristo Filipenses 2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de esclavo, hecho semejante a los hombres… ¡Cuidado! Jesús no es alguien aparte del Dios invisible como un embajador de los cielos, sino que ¡Él mismo es el Dios de los cielos en la figura de Cristo!, Pablo va a escribir unos versos más adelante Colosenses 2:9 Porque en él (refiriéndose al Cristo) habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, el escritor de la carta a los hebreos reporta en su epístola: Hebreos 1:1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos últimos [postreros, siguientes] días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la declaración de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados «por medio de sí mismo,» se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas… En otras palabras, hermanos míos, lo que estamos diciendo aquí solamente con versículos bíblicos es que Jesús es Dios, Jesús es Jehová del antiguo testamento…

Isaías 45:5 Yo soy Jehová, y ninguno más hay no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste, 6 para que se sepa desde el nacimiento del sol, y hasta donde se pone, que no hay más que yo, yo Jehová, y ninguno más que yo…

Isaías 52:6 Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente… y todo el contexto de este capítulo y del siguiente (53) que en realidad son uno solo, está profetizando y hablando de la manifestación del Cristo.

1°Juan 5:20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesús, el Cristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

2)      Jesús el Primogénito de toda Creación; Y aquí el término “primogénito” no tiene que ver con orden de nacimiento (ese no es el contexto del pasaje), si así fuera entonces Jesús mismo sería un ser creado y no el Creador, pero no es así, sino que en este contexto “el primogénito de toda la Creación” se refiere a la supremacía y preeminencia absoluta del Cristo sobre toda la creación, por lo tanto, Jesús tiene todo el derecho de poseer y heredar toda la creación porque es el Primogénito de todo lo creado, todo es de Él.

3)      Jesús el Creador: Todo fue creado por medio de Él y para Él, Jesús es el arquitecto de la creación, todo el universo fue creado por su orden y poder, Él es la palabra Creacional del Génesis, la declaración que manda que las cosas sean creadas solo por el poder de su palabra, Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho… Hebreos 11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la declaración de Dios, de modo que «lo que se ve» fue hecho de lo que no se veía.

4)      Jesús el Señor de toda la creación: Todo lo que existe en los cielos y en la tierra, visibles e invisibles sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades todo fue creado por medio de él y para él, lo que implica que Jesús es el Señor de todo lo creado en todo el universo, desde el cielo hasta la tierra y debajo de la tierra, no existe hueco que no esté bajo su dominio y autoridad, visible e invisible, angelical celestial como potestad enemiga, todo está bajo sus pies. Filipenses 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra 11 y toda lengua confiese que Jesús, el Cristo es el Señor, para gloria de Dios Padre

5)      Jesús el Eterno: Él es antes de todas las cosas, no dice “él fue antes de todas las cosas” sino que él ES antes de todas las cosas (tiempo presente), lo cual hace de Jesús el Dios eterno que no tiene cuentas de días ni fin de vida, por lo tanto, Él es el principio y fin de todo lo creado, todo empieza en Él y concluye en Él Apocalipsis 22:13 Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.

6)      Jesús es la Vida; Todas las cosas en Él subsisten, lo que implica que todo de forma absoluta fuera de Cristo no puede subsistir, solo por medio de Cristo toda la creación permanece, Él es el centro de todo lo creado y quien sustenta todo las cosas con la palabra de su poder (He 1:3)… Hechos 17:24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo puesto que él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

7)      Jesús Cabeza de su Iglesia: Él es la cabeza del cuerpo que es la Iglesia, Él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia… Jesús ejerce el control y gobierno de toda la Iglesia, controla cada parte de su cuerpo que es la Iglesia, como también es Cabeza en el sentido del principio de una nueva creación (o raza) sobre la tierra, Jesús es el principio de la Iglesia ya que la Iglesia nació de Él, como también es el primogénito de entre los muertos para nunca más morir, de este modo Jesús es Cabeza de la Iglesia y tiene la preeminencia y primer lugar en todos los sentidos y en todas las cosas.

Jesús el Salvador y Mediador
20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. 21 Y a ustedes también, que eran en otro tiempo extraños y enemigos en su [de ustedes] mente, haciendo malas obras, ahora les ha reconciliado 22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentarlos santos y sin mancha e irreprensibles delante de él 23 «si en verdad» permanecen fundados y firmes en la fe, y sin moverse de la esperanza del evangelio que han escuchado, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo del cual yo Pablo fui hecho ministro.

Este último bloque de versículos nos muestra a Jesús el Cristo en la función de Salvador con las implicancias de dicho trabajo, Jesús en la función de Reconciliador y Mediador, en la función de Abogado, en la función de Propiciador y en la función de Sustituto para expiar los pecados ajenos.

1)      El Reconciliador: De manera resumida este último pasaje nos habla de todas estas cosas, y primeramente para presentar a Jesús como el Reconciliador necesitamos entender cuál era nuestra posición delante de Dios y el porqué de la necesidad de un reconciliador

Salmo 5:4 Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad El malo no habitará junto a ti5 Los insensatos no estarán delante de tus ojos Aborreces a todos los que hacen iniquidad [gran maldad e injusticia]. 6 Destruirás a los que hablan mentira Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.

Salmo 7:11 Dios es juez justo, Y Dios está airado contra el impío [irreverente y sin ley] todos los días.

Salvarnos requería la función de un Reconciliador que pudiera mediar entre nosotros y Dios, nuestro gran conflicto era el pecado que nos separaba de Dios y a la misma vez nos condenaba. Éramos enemigos de Dios (Jn 3:19-20), aborrecedores de Dios en la mente y en los actos (Ro 1:21-24)era totalmente justo que él esté airado contra nosotros y que seamos condenados, ¿Quién se atrevería a mirar nuestra miserable condición y mediar a nuestro favor? ¿Quién se presentaría delante de Dios para reconciliar al delincuente con el Justo Juez? Sencillamente no éramos dignos de un reconciliador, antes de nosotros hay ángeles que pecaron y Dios los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día sin que exista reconciliación para ellos (Judas 6), sin embargo, Cristo fue nuestro reconciliador, Jesús hizo ese trabajo a nuestro favor, nos reconcilio con Dios, y por medio de Él ya no somos aborrecidos por la justicia divina, sino que ahora somos amigos de Dios. 2°Corintios 5:19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados…

2)      La propiciación: Reconciliar es hacer la paz donde antes había enemistad, pero de qué manera podría Cristo reconciliarnos con Dios y borrar nuestros pecados sin pasar por alto la justicia divina, la justicia ya ha emitido su sentencia sobre nosotros y de ningún modo tendrá por inocente al culpable (Nr 14:18), ha preparado la copa de ira y está dispuesta para los pecadores ¿De qué manera será aplacada la ira de Dios? ¿Quién satisfará la justicia divina? Pues bien, Jesús es nuestra propiciación, Jesús apaciguo la ira de Dios y satisfizo la justicia divina por medio de su sangre en la cruz del calvario. La reconciliación implicaba la negociación en donde Cristo ofrecía su propia sangre en propiciación por nuestros pecados a fin de apaciguar la ira y satisfacer la justicia, la ofrenda fue él mismo. Romanos 3:25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, «a causa de» «haber pasado por alto,» en su paciencia, los pecados pasados,

3)      La expiación: Y por último tenemos la expiación, lo cual está vinculado de forma directa a la sustitución de Cristo en nuestra condena, su sangre fue la propiciación por nuestros pecados, pero la expiación tiene que ver con que él cargo nuestra condena y murió nuestra muerte, Él es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, É bebió la copa de ira trazada para nosotros, el cáliz de Dios y de este modo todo quedaba satisfecho en la justicia divina Romanos 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (en sustitución por nosotros). 9 Puesto que mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvados de la ira [furia]. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvados por su vida.

Hacer la paz, satisfacer la justicia divina y a la misma vez borrar todos nuestros pecados le costó la vida a nuestro Salvador, pero lo hizo de forma satisfactoria y plena, a fin de presentarnos “santos” (apartados del pecado) y “sin mancha” (sin tacha, perfectos) e “irreprensibles” (sin que alguien nos pueda acusar) delante de Dios y restituirnos en la gloria que habíamos perdido. Nuestra primera posición era “enemigos de Dios” mientras que ahora somos “amigos de Dios”, en nuestra primera posición éramos pecadores condenados mientras que ahora somos santos con una esperanza viva.

Ahora, la evidencia de una vida reconciliada con Dios se exhibe por medio de un andar piadoso y libre de pecado, no puedo decir que he comprendido el asunto y permanecer en el pecado, Cristo no solo se ocupó de lo que habíamos hecho en el pasado, sino que también se ocupó de lo que somos en nuestra esencia caída dándonos su Espíritu Santo para que andemos en santidad, si he sido justificado y declarado santo por medio de los méritos de Cristo significa que ese es mi estado presente y constante. Muchos consideran que el verso 23 está condicionando al cristiano a tener obras para asegurar su salvación, sin embargo, lejos está el texto de decir algo así, sino que las buenas obras son en realidad consecuencia de una vida regenerada por medio del Espíritu Santo, es la evidencia de Cristo obrando y operando en mi vida.

2°Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo… 21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Él es digno de toda gloria honra y honor, estas verdades no solo nos quebrantan sino nos impulsan a vivir una vida llena de temor y reverencia a Dios, caminando dignamente par Cristo.


Gracia y paz del Señor Jesús el Cristo. –





0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande