miércoles, 5 de junio de 2019

03 - HUMILLACIÓN Y EXALTACIÓN DE CRISTO - Filipenses 2:1-11



para descargar este AUDIO click aquí

para descargar archivo PDF click aquí


MENSAJE DOMINGO 28/10/2018

Por el Hno. Santiago.-


Introducción
Con anterioridad, y desarrollado por mi hermano Gabriel, la expresión sobresaliente e incomprensible para el mundo era y es hasta hoy: “será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte, porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia” (Fil 1:20-21).

Al respecto, consideremos lo que dijo el Señor Jesús:

Lucas 14
33 Así, por lo tanto, cualquiera de ustedes que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.  Lc 14:26; Lc 18:28; Fil 3:7; Mat 19:21; He 11:26;
33 ουτως-Así ουν-por lo tanto/(entonces) πας-todo εξ-de/del/procedente de υμων-ustedes ος-quien ουκ-no αποτασσεται-está diciendo adiós πασιν-a todas τοις-las (cosas) εαυτου-de sí mismo υπαρχουσιν-poseyendo/teniendo (bienes) ου-no δυναται-puede/está siendo capaz μου-de mí ειναι-ser μαθητης-discípulo/aprendiz/aprendedor

Lucas 14
26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo Dt 33:9; Mat 10:37; Lc 14:33; Lc 16:13; Jn 12:25; Hch 20:24; Ap 12:11; Dt 21:15; Dt 22:13; Dt 24:3; Mat 11:28; Mr 10:14; Lc 6:47; Jn 5:40; Dt 13:6;
26 ει-Si τις-alguno/alguien ερχεται-viene/está viniendo προς-hacia με-a mí και-y ου-no μισει-está odiando/aborreciendo τον-a el πατερα-padre αυτου-de él/su/sus και-y την-a la μητερα-madre και-y την-a la γυναικα-esposa και-y τα-a los τεκνα-hijos και-y τους-a los αδελφους-hermanos και-y τας-a las αδελφας-hermanas ετι-ya δε-pero/(y)/(sin embargo)/(por otro lado) και-también την-a el εαυτου-de sí mismo ψυχην-alma/vida/(ánimo) ου-no δυναται-puede/está siendo capaz μου-de mí μαθητης-discípulo/aprendiz/aprendedor ειναι-ser

Romanos 6
22 Mas ahora que han sido libertados del pecado y hechos esclavos de Dios, tienen por su [de ustedes] fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.  Rm 6:18; Rm 7:4; 1Co 7:22; 1P 1:9; 1P 2:16;

Cuando Pablo fundaba Iglesias, lo hacía bajo el principio básico del Evangelio de renunciar a la carne para invertir la vida en Cristo Jesús, es decir, vivir siguiendo las enseñanzas y ejemplos dados por Jesús para servir y amar al prójimo. Pablo había comprendido perfectamente el mensaje del Señor Jesús, “renunciar a uno mismo” “aborrecer aún su propia vida” ¿para qué?, para que lo que resta de la existencia en este mundo sirva a los propósitos del Reino de Dios, teniendo como recompensa la Vida Eterna.

Un poco de historia resumida
Consideren, durante los primeros siglos de la era cristiana, la Iglesia tuvo que soportar cruentas persecuciones, tuvo que sufrir el despojo de sus bienes, padecer vergonzosas muertes públicas, y lo hacían con gozo, porque mantenían los principios básicos del Evangelio, permanecían en las Palabras y ejemplos del Señor Jesús.

Obviamente para los incrédulos que se empeñaban en un estilo de vida egoísta, basado en valores carnales y en los principios de una vida placentera, el Evangelio era incomprensible, irracional, incompatible y contradictorio al Estado y a la sociedad, por eso perseguían a la Iglesia (Siglo I al V), porque la consideraban enemiga del Estado.
Pero al ver que no podían eliminar la Iglesia de Dios, posteriormente, una astuta maniobra del enemigo logró que su cizaña, es decir, la religión católica dominara varios siglos a la humanidad (desde el siglo V al XV) imponiendo a todos sus dogmas, su institución supuestamente “clerical y jerárquica”, impuso sus impuestos, su filosofía y la vida austera e ignorante para controlar a todos, pero, sobre todo, para desacreditar el Evangelio, para que el mundo lo aborreciera. Obviamente la Iglesia debía permanecer oculta de la religión católica, porque la religión católica perseguía y asolaba a la Iglesia, tratándola de hereje, matando, torturando y quedándose con sus bienes. Aún con todo, las Iglesias lograron mantener las Escrituras en su idioma original.
Y viendo la humanidad la corrupción, la hipocresía y el descaro de la religión católica se reveló contra ella y destronó a la usurpadora religión católica, para que el mundo volviera a su religión humanista, para volverse con todo a los placeres de la vida, cambiando el paradigma, volviendo a la vieja cultura, poniendo al hombre como centro y liberando a la ciencia para servir al engrandecimiento del hombre (Desde el siglo XV al presente). Esto permitió que la Iglesia deje de ocultarse, pero cometió el error de aliarse a nuevas religiones y nuevas instituciones humanas, cometieron el error de brindar sus manuscritos y libros a la nueva religión de carácter protestante, que influyó en la mayoría de las constituciones estatales. Finalmente quedaron todos encerrados en una masa heterogénea. Cristianos e incrédulos conviviendo y uniéndose en yugo desigual. Hoy vivimos este período de consecuencias.

La razón del extravío
Entristece ver que muchos que se dicen “cristianos” se empeñan en valores egoísta tales como el dinero, la prosperidad, la educación, la fama, la popularidad, los placeres y deleites temporales del régimen humanista.
Es vergonzoso como muchas religiones predican los valores humanistas mediante la prosperidad económica como bendición de Dios, cuando la verdadera bendición es servir al prójimo (Ga 6:10), velar por los huérfanos, por las viudas, por los ancianos.

Es claro que la Iglesia ha perdido lo que debería estar obedeciendo, ha perdido los principios básicos y la revelación de las Escrituras.
¿Quién puede decir hoy: ¿Para mí el vivir es Cristo? ¿Quién tiene como meta vivir para el prójimo?
Lo más importante para Pablo era hablar con denuedo del Señor Jesús, imitar tanto a su Señor para ser semejante a Él.

Debemos comprender que fallecer es ganancia para nosotros, ¿Por qué? Porque al hacerlo quedamos libres de las preocupaciones humanas, libres de las ansiedades y de los instintos carnales, libres del régimen de la muerte.

Algunas expresiones recurrentes pueden aplicarse al cristiano de hoy: “Si no estás listo para morir, tampoco estás listo para vivir”, otra más: “el que no vive para servir no sirve para vivir”.
Pablo tenía como propósito servir cada vez mejor a la Iglesia del Señor Jesús, ¿Cuál es tu propósito?
Pablo tenía como meta una Iglesia digna del Señor ¿Cuál es tu meta?

Pablo animaba a la Iglesia en Filipo “firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe”.

Pablo consideró un privilegio sufrir por Cristo. ¿Quién considera hoy el sufrimiento como un privilegio? Obviamente si vivimos bajo el principio del placer jamás entenderemos la carta a los filipenses, ni mucho menos lo que significa la humillación de nuestro Señor Jesús.

Buscando el consuelo

Filipenses 2
1 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, Rm 15:30; 2Co 13:14; Col 3:12; 2Ts 2:16; Rm 5:8; 1Co 12:13; 2Co 13:13; Ef 4:3; 1Jn 3:16; 1Jn 4:9-10; 1Jn 4:16;
completen mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Jn 3:29; Jn 15:11; Rm 12:16; Jn 11:52; Rm 15:5; 2Co 13:11; Fil 4:2; 2Ts 1:3; 1Jn 3:16; 1Co 1:10; Fil 3:16; 1P 3:8;
Nada hagan por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; Rm 12:10; Gá 5:26; Ef 4:2; Ef 5:21; Fil 1:17; Rm 2:8; Rm 13:1; Fil 3:8; Fil 4:7; Col 3:12; 1P 2:13; 1P 5:5;
no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Rm 15:2; Lv 19:18; Mr 10:45; Mr 12:31; Rm 15:1; 1Co 10:24; 1Co 13:5; Fil 2:21;

ει-Si τις-algún ουν-por lo tanto/(entonces) παρακλησις-ánimo εν-en χριστω-Cristo/Ungido ει-si τι-alguna παραμυθιον-consolación αγαπης-de amor ει-si τις-alguna κοινωνια-comunión/participación en común πνευματος-de espíritu ει-si τις-algún σπλαγχνα-corazón/el asiento de tiernos cariños και-y οικτιρμοι-compasión
πληρωσατε-cumplan/completen/llenen en su totalidad/(a pleno) μου-de mí την-a el χαραν-regocijo/(gozo) ινα-para que το-lo αυτο-mismo φρονητε-estén estimando/pareciendo/pensando/suponiendo την-a el αυτην-mismo αγαπην-amor εχοντες-teniendo συμψυχοι-juntos en alma/vida/ánimo το-a la εν-uno (cosa) φρονουντες-pensando
μηδεν-nada κατα-según εριθειαν-facciones/egoismo/obstinación η-o κενοδοξιαν-vanagloria αλλα-sino τη-a la ταπεινοφροσυνη-humildad de mente αλληλους-unos a otros ηγουμενοι-considerando υπερεχοντας-teniendo por encima/(considerado como superior o sobrepasado) εαυτων-de ustedes mismos
μη-no τα-a las (cosas) εαυτων-de ustedes mismos εκαστος-cada uno σκοπειτε-estén poniendo atención αλλα-mejor/más bien και-también τα-a las (cosas) ετερων-de otros diferentes εκαστος-cada uno

¿Necesita consolación?, en otras palabras ¿Necesita ser aliviados de penas y aflicciones?
Solo podremos experimentar una genuina consolación, cuando volvamos a los principios bíblicos, cuando aprendamos a vivir por el prójimo.
¿Qué es lo que nos impide ser una Iglesia como la que estaba en Filipo?: Es la ambición y el afán lo que arruina nuestras metas y objetivos cristianos. Es la cultura consumista y egoísta la que no nos permite alcanzar los objetivos de una comunidad cristiana.
Nunca podremos mirar y velar por el otro si solo estamos velando por nosotros mismos

De igual forma, nunca entenderemos la humillación, si siempre estamos buscando la exaltación.

Aprendamos del Señor Jesús

Haya, por lo tanto, en ustedes este sentir que hubo también en Cristo Jesús,  Mat 11:29; Rm 15:3; Jn 13:15; 1P 2:21; 1Jn 2:6;
el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  Jn 1:1; Jn 5:18; Jn 10:33; Jn 14:28; 2Co 4:4; Is 9:6; Jn 1:14; Jn 20:28; Rm 9:5; Col 1:15-16; Tit 2:13; He 1:2-13; 2P 1:1; 1Jn 4:14-15; Col 1:15; He 1:3;
sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de esclavo, hecho semejante a los hombres;  Is 42:1; Mat 20:28; Mr 9:12; Jn 1:14; Rm 8:3; 2Co 8:9; 2Co 13:4; Gá 4:4; Is 53:12; Mr 10:45; 1Ti 2:5; He 2:17; Sal 8:5; Jn 13:14;
y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.  Mat 26:39; Jn 10:18; Rm 5:19; He 5:8; He 12:2; Lc 23:26; Fil 3:10; He 2:9; He 2:14; He 2:17; He 4:15;
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,  Is 52:13; Is 53:12; Mat 28:18; Jn 10:17; Hch 2:33; Hch 5:41; Ef 1:21; He 1:4; He 2:9; Dn 7:14; Hch 2:32; Hch 5:30; Hch 5:31; Ef 1:20-21;
10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;  Is 45:23; Rm 14:11; Ef 1:10; Ap 5:3; Ap 5:13; Mat 28:18; 2Co 5:1; Ef 1:20; Ef 2:6; Ef 3:10; Ef 6:12; He 3:1; He 12:22;
11 y toda lengua confiese que Jesús, el Cristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.  Jn 13:13; Rm 10:9; Rm 14:9; 1Co 12:3; Is 45:23; Lc 9:32; Jn 17:24; Rm 14:11; 2Co 3:18; 2P 3:18; 1Co 8:6;

τουτο-A esto γαρ-porque φρονεισθω-sentir/esté siendo pensado εν-en υμιν-ustedes ο-cual και-también εν-en χριστω-Cristo/Ungido ιησου-Jesús
ος-quien εν-en μορφη-forma θεου-de Dios υπαρχων-existiendo ουχ-no αρπαγμον-aferrar/a (un) arrebatar violento ηγησατο-dio estimación/consideración το-a el ειναι-ser ισα-iguales θεω-a Dios
αλλ-mejor/más bien εαυτον-a sí mismo εκενωσεν-se despojó/vació/desvaneció μορφην-a forma δουλου-de esclavo λαβων-tomando/habiendo tomado εν-en ομοιωματι-semejanza/(en igual condición)/equivalente/(del mismo tipo o rango) ανθρωπων-de hombres γενομενος-habiendo sucedido/acontecido/llegado a ser
και-y σχηματι-a condición ευρεθεις-habiendo sido hallado/encontrado ως-como ανθρωπος-hombre εταπεινωσεν-humilló εαυτον-a sí mismo γενομενος-habiendo sucedido/acontecido/llegado a ser υπηκοος-obediente μεχρι-hasta/(mientras) θανατου-de muerte θανατου-muerte δε-pero/(y)/(sin embargo)/(por otro lado) σταυρου-de cruz/poste vertical en T
διο-Por cual και-también ο-el θεος-Dios αυτον-a él υπερυψωσεν-puso muy por encima/(exaltar al maximo) και-y εχαρισατο-favoreció/(lleno de gracia)/(engrandeció) αυτω-a él ονομα-a nombre το-el υπερ-por παν-todo ονομα-nombre
10 ινα-para que εν-en τω-el ονοματι-nombre ιησου-de Jesús παν-toda γονυ-rodilla καμψη-doble επουρανιων-de aquellos en cielo και-y επιγειων-de aquellos en tierra και-y καταχθονιων-de aquellos bajo el suelo
11 και-y πασα-toda γλωσσα-lengua εξομολογησηται-confiese/reconozca/(de testimonio con hechos) οτι-que κυριος-Señor ιησους-Jesús χριστος-Cristo/Ungido εις-en/en un/en una/para/por/hacia dentro δοξαν-a esplendor/(para gloria) θεου-de Dios πατρος-Padre

¿Quién está dispuesto a rebajarse?
Humillación, es una palabra que desechamos con fuerza, quizás podemos conocer su significado, pero nadie quiere sentir su efecto, nadie quiere ser humillado.
Humillarse, es rebajarse, hacerse pobre, desestimarse, reconocer una posición de inferioridad.

tapeinow Código MAB: 4339 Código Strong: G5013
- Pronunciación: tapinóo
- Diccionario MAB:  humillar, rebajar; [Media] vivir en la pobreza     
Diccionario STRONG: de G5011; deprimir; figurativamente de humillar (en condición o corazón):- allanar, bajar, humildemente, humillar.

Me preguntaba cómo podría hablar yo acerca de esta humillación. ¿Soy digno de hacerlo? ¿Acaso lo he entendido?, lo he asimilado? Solo sé que es posible teniendo temor de Dios, conociendo el dolor, algunos con aguijones para controlar el orgullo y la altivez.
He visto a tantos ministros y líderes religiosos hablar de este tema, algunos escribieron libros, muchos de ellos se hicieron apóstatas y ecuménicos y me pregunté ¿Cómo puede ser posible?, como Judas se levantaron, con besos traicionaron al Señor, y les pregunto ¿Cómo pueden vivir con eso?
Actualmente muchos predicadores se disfrazan de humildad, intentan ser piadosos, pero anhelan tener bienes, vivir en comodidades y algunos quieren ser ricos. Algunos intentan ser brillantes, hombres plenos, formados, pero su arrogancia (altanería, soberbia, altivez) les termina destruyendo con prontitud.
Estudian en seminarios, se esfuerzan, ponen empeño, hacen postgrado, obtienen recursos. Al principio se enorgullecen de su humildad al no tomar créditos por su capacidad, pero les gusta que los graven en videos y que se reproduzcan en las redes sociales, les gusta aparecer en tv, ser escuchados en radios, quieren fama y popularidad, les gusta que los entrevisten, comienzan una carrera por lograr un estatus, se miden con otros y con los del pasado. Por eso, su humildad es falsa, como falsa es su modestia, su ego puede más que su fe, intentan tomar el control y retenerlo, fingen y ese engaño crece desmedidamente y se extravían, lo saben, pero no les importa, por alguna extraña razón su ego supera su razón y por esa causa caen en graves pecados (avaricia, adulterio, fornicación, vicios, etc) y terminan avergonzados como se muestran en muchos videos.

Con esto quiero demostrar, que no es fácil entender la humillación del Señor Jesús. Así que, ¿A quién quiero llegar? (El Señor lo sabe no yo), ¿Habrá cristianos que puedan comprender la humillación de nuestro Dios en estos tiempos? ¿Entender lo que realmente ha tenido que hacer el Señor Jesús por nosotros? ¿entender el trabajo de reconciliación? (Solo los hijos de Dios)

2 Corintios 5
19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.  Sal 32:2; Rm 4:8; 2Co 5:18; Tit 2:11; 2P 2:20; Rm 3:24-25; Col 1:20

Pretender explicar la humillación a los seres humanos, es como pretender que el león aprenda a comer pasto en vez de carne, o pretender que el rico anhelara ser pobre.
Es contradictorio para el hombre hablar de humillación. ¿Por qué?, porque el hombre solo busca la exaltación de sí mismo, su propio engrandecimiento. Pero ¿quién le ha enseñado al hombre a aspirar, a ser mejor, a ser como Dios (Gn 3:5)?
Así que mientras el hombre tenga esa filosofía, esa dirección, jamás entenderá la humillación.

Pero ¿Qué hay en la cúspide de la exaltación? ¿En que se convertiría el hombre?
Y es aquí donde me toca hablar como un loco: Porque la exaltación tiene un camino, ¿hacia dónde? Un camino hacia el poder y el control total mediante la ciencia del mal y su ocultismo, un camino hacia la posible inmortalidad.
El hombre anhela controlar el cielo y la tierra y todo lo que hay en ella, en definitiva, quiere ser como Dios.
La mente humana no conoce límites. Y una mente que se siente superior anhela la dirección, pretendiendo que todos sirvan a una única inteligencia humana (el anticristo).
Una mente basada en la inteligencia humanista busca tener poder. Y una vez que lo tiene se da cuenta que sobrevivir no es suficiente, quiere más, quiere expandirse. Busca ser el orquestador de una conciencia colectiva que logre efectos tangibles en el entorno físico. El poder del pensamiento no es solo la ideología sino su manifestación física. Actualmente vivimos bajo una conciencia colectiva que llevará al mundo a la manifestación del hijo de perdición (2Te 2:3).

Por otro lado, el anhelo más grande del hombre es escapar del dolor, de la enfermedad, quiere evitar envejecer, evitar morir o convertirse en un hombre post-biológico. Lo hace porque hay que entender, que el hombre en esta condición sufre y se deteriora, y la mente humana se cansa de sufrir (por sus pecados) y busca una salvación, pero sin Dios. Busca a través de su infantil ciencia vivir más, sanar enfermedades, curar al mundo. Algunos buscan pactar con el diablo que está también en las religiones para satisfacer los egoístas anhelos de superación personal.

Pero el que toma la dirección opuesta, el que no busca la exaltación sino la humillación como Jesús, ese salvará su vida (Mt 16:25).

Cristo Jesús se humilló

Filipenses 2
el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  
sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de esclavo, hecho semejante a los hombres;  
y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

1 Timoteo 3
16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad [reverencia y respeto, compasión]Dios fue manifestado [dado a conocer, mostrado] en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

16 και-y ομολογουμενως-indiscutiblemente μεγα-grande εστιν-es/está siendo το-el της-de el ευσεβειας-piedad/(la) buena reverencia/(temor) μυστηριον-misterio θεος-Dios εφανερωθη-fue hecho manifiesto εν-en σαρκι-carne εδικαιωθη-fue justificado/declarado justo/recto εν-en πνευματι-espíritu ωφθη-fue visto/aparecido αγγελοις-a ángeles/mensajeros εκηρυχθη-fue predicado/proclamado εν-en εθνεσιν-naciones/(gentiles)/(no judíos)/(del mundo) επιστευθη-fue creído εν-en κοσμω-mundo ανεληφθη-fue tomado hacia arriba εν-en δοξη-gloria/esplendor/(majestad)

¿Cuál es la humillación?
En que el Creador tomó forma de ser creado. ¿Porqué? Ya que el hombre no lograría la salvación por medio del cumplimiento de la ley dada a Moisés. Dios predeterminó el medio para que Él mismo se encargara de hacerlo, pero como hombre.
Dios mismo bajó al mundo manifestando al Hijo del Hombre, engendrado por el Espíritu Santo, nacido de mujer y nacido bajo la ley (Ga 4:4).
Jesús es aquella manifestación de Dios como hombre. Hecho igual, igual a los hombres. Jesús fue un hombre sin pecado, que creció bajo las mismas circunstancias, y nunca hasta los treinta años (antes de su ministerio) mostró indicios de superioridad o poderes sobrenaturales. Jesús fue un ser humano que creció y se llenó de sabiduría y de la gracia de Dios por la fe en la ley y en Dios, y por eso Dios estaba con Él. (Lc 2:40, 45-52).

Ejemplos para comprender técnicamente la humillación de Cristo Jesús: Antes de venir Él era omnisciente, omnipresente, omnipotente, (omnitodo). Él no necesitaba comer, ni beber, ni sudar, ni dormir, ni ir al baño. Pero al venir tuvo que aprender a caminar, a comer, beber, trabajar, sobrevivir, ir al baño, obedecer, eso es humillación (Heb 5:8-9).

Para entender el despojo estableceremos una situación (poco racional pero suficiente para comprenderlo): Pensemos en que Dios quiere salvar a las cucarachas y te escoge y te pide que dejes tu trabajo, que dejes a tu familia, que dejes tu hogar, que dejes de ser un hombre y te conviertas en una cucaracha y lleves un mensaje a las cucarachas, para enseñarles a escapar de los venenos, de los pesticidas y de los posibles pisotones (y de los peligros que abaten a las cucarachas).
¿Cuál sería tu reacción? ¿Dejarías de ser hombre para convertirte en un insecto limitado y vulnerable? ¿Dejarías de ser humano para convertirte en algo inferior, de poca o escasa inteligencia, que escarba en la basura para comer y que vive continuamente con el riesgo del exterminio? Obviamente la repuesta será siempre “NO, yo soy un hombre como voy a tomar forma inferior”, pues bien; Lo que realmente está ocurriendo en ti, es que te estás aferrando a tu condición y no te quieres desprender de ella. Sin embargo, El Hijo se hizo hombre en una humillación o degradación mucho mayor que la de nosotros convirtiéndonos en una cucaracha.

Por otro lado, Jesús en la tierra nunca dijo ¡Atención, soy un hombre, pero también soy Dios y he venido para que me sirvan! Jesús no vino para ser servido, ni para hacer la voluntad del hombre, sino para servir haciendo la voluntad del Padre;

Juan 5
30 No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Y como hombre se humilló aún más, porque no buscó su propio engrandecimiento, no buscó lo que todo el mundo buscaba, sino que se limitó a obedecer y hacer la Voluntad del Padre. Y obedeció hasta la muerte, siendo su muerte también muy humillante al morir en la cruz, asumiendo injustamente nuestra condenación, asumiendo el infierno de todos los hijos de Dios perdidos. ¡Qué humillación! y cuanto amor.
Para amar hay que saber humillarse.

Dios le exalto hasta lo máximo
Y así como hemos hablado de la humillación, hablaremos de la exaltación, la cual solo puede ser otorgada por Dios.

uperipsow Código MAB: 4542 Código Strong: G5251
- Pronunciación: iperipsoo
- Diccionario MAB:  encumbrar sobremanera
Diccionario STRONG: de G5228 y G5312; elevarse por sobre otros, i.e. subir al cargo más alto:- exaltar a lo sumo.

Miremos con atención estos pasajes bíblicos y tratemos de entender.

Mateo 4
Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos,
y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.
10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.
11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Jesús nunca buscó por sí mismo el máximo poder como lo hacemos nosotros, nunca se exaltó así mismo como lo hacemos nosotros. A Jesús lo exaltó Dios.

Jesús en la tierra es Dios hecho hombre, para nosotros “el Hijo del Hombre”, para Dios el Hijo Unigénito, el Amado. Y como hombre su condición ante sí mismo en el Cielo (Padre) es la de un siervo, y siendo hombre comprendió quien es su Padre, como hombre supo que Dios es el Soberano y el que dispone de todas las cosas. Supo que Él no debía hacer su voluntad, sino únicamente la voluntad de Dios. (Jn 5:30)
En todo el tiempo en que estuvo en su carne Jesús no buscó el hacer su voluntad a pesar de conocer todo su potencial, Él podía por su propia capacidad levantar un reino en la tierra y permanecer para siempre en ese estado (en carne y sangre), Jesús tenía la capacidad y la potencia de levantar en poco tiempo un ejército y derrocar a todo los emperadores y reyes para establecerse como un único y eterno rey en la tierra. Se lo imaginan, se hubiera hecho dueño absoluto de toda la humanidad. Esto era posible porque Él sabía que todo era suyo y podía hacer con él lo que quiera.
Si Jesús hubiera querido esto, Él estaría reinando en carne actualmente sobre nosotros y estoy seguro que todo sería paz y armonía. Pero a Jesús no le atrajo esta posibilidad que satanás le mostró en la tentación. Me he puesto a pensar en la última tentación de satanás a Jesús y un profundo análisis desde varios puntos de vistas me sorprendieron y me han enseñado a humillarme y a amar a Jesús. Es maravilloso que Él haya dicho “vete satanás”, de otra forma toda la humanidad de principio a fin hubiera muerto eternamente.
Me imaginé por un momento estar frente a esa tentación y que me mostraran la gloria de los reinos y dije “pero esto es el todo de todo hombre”, quién podría realmente rechazar semejante oferta, nadie lo hubiera pensado dos veces, todo hombre se hubiera postrado ante satanás esperando que él le entregara los reinos preciados, esta tentación es realmente inmensa para cualquier hombre carnal y mortal. Pero en Jesús es mucho más grande la oferta, porque si a un hombre se le brindara esa oportunidad, su reinado duraría hasta que muera (no más de cien años), pero si Jesús hubiera aceptado su reinado sería eterno porque Él es eterno, y otra observación muy importante es que Jesús vino al mundo para establecer un reino, es decir, que lo que satanás le estaba ofreciendo era lo que Jesús tenía como objetivo y aún con el camino más fácil para obtenerlo, porque Jesús sabía que su muerte en la cruz sería una experiencia horrible, tormentosa, dolorosa e injusta, basta recordar que oró tres veces pidiendo pasar de esa copa, (Mt 26:36-46). Esto es doblemente maravilloso, porque no solo rechazó la oferta de satanás, sino que asumió la inmerecida y Horrible muerte condenatoria de cada uno de nosotros, soportó la ira de Dios que debía ser derramada sobre nosotros.
Mi pregunta ante semejante hecho fue: ¿Por qué? ¿Por qué aceptar morir y rechazar los reinos que, en definitiva, eran suyos?
Y a partir de allí comencé a comprender porque “es” realmente mi verdadero Señor y el Señor de toda la Creación
Jesús no prefirió la oferta de satanás, porque si lo hubiera aceptado su reino habría sido sobre hombres que se mueren, su reino hubiera sido un reino en el que la muerte se apodera de su pueblo por sus pecados. A Jesús no le interesaba ser “el rey de los muertos”. Él quería ser “El Rey de hombres vivos”, y para ello debía deshacer el poder de la muerte. Pero para deshacer el poder de la muerte debía cumplir la ley como Él la cumplió y cumplida Él estaba justificado, pero con su sangre perfecta, santa, con su vida humana, compró a su pueblo que estaba muerto, con su vida pudo justificar a todos los hombres de su reino y así deshacer el poder de la muerte que había sobre su pueblo. Hemos sido comprado con su sangre (1Co 7:23). Somos esclavos “vivos” de Él.

Hechos 2
31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción.
32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.
33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que ustedes ven y oyen.
34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice:
Dijo el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien ustedes crucificaron, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

Entonces en el momento de Jesús en la cruz, muerto Él, comenzó a comprar a su pueblo, es decir estaba abriendo la posibilidad de vivificar a su pueblo, pero Él estaba muerto, por tres días podríamos decir que se trataba de un pueblo que podía vivir, pero con su Rey muerto. Pero la fe, la obediencia y la esperanza de Jesús tuvo su fruto, aquel Rey alcanzó la gloria máxima entregada por su Padre quien lo levantó del Seol y le dio un cuerpo glorificado y un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra y toda lengua confiese que ¡JESUCRISTO ES EL SEÑOR! para la gloria de Dios Padre por todas las edades, por los siglos de los siglos Amén. ¡Aleluya! Por el poder de nuestro Padre y por nuestro SEÑOR Jesucristo.

1 Juan 3
Amados, ahora somos hijos de Diosy aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.

Ahora tenemos un pueblo vivo con su Rey vivo, ¡Y qué vida! una vida eterna con un cuerpo glorificado sostenido en la esperanza; en la que también nosotros por medio de Él venceremos a la muerte y a todo su poder eternamente para obtener aquel cuerpo semejante al de nuestro Señor.
Es así como logró el Señorío sobre el hombre, dándole vida a su pueblo, comprándonos del reino de la muerte, para trasladarnos al reino de la luz (Col 1:13). No con dinero sino con sangre y por amor.
Y no solo al hombre sino también al mundo entero, porque con su amor cubrió todo el mundo (Jn 3:16), a tal punto que en su muerte no solo está la esperanza de nuestra transformación sino también la redención de la tierra y de los cielos (Ro 8:18-25, Ap 21:1).
Jesús en este mundo fue coronado de maldición, corona de espinos pusieron sobre su cabeza (Gn 3:18; 22:13; Jn 19:5), pero Dios la convirtió en una corona de gloria inefable e indescriptible. Jesús quitó la maldición y venció al poder de la muerte.
Es maravilloso semejante suceso y solo lo podremos comprender cuando realmente reconozcamos a Jesús como Señor y crezcamos Espiritualmente (Ef 3:14-21).

Aplicación a nuestra vida
Hasta aquí entendemos que el Evangelio está basado en la humillación para alcanzar la exaltación de Dios.
No necesitamos buscar nuestra exaltación, debemos aprender a humillarnos.
¿Cuándo nos humillamos? Nos humillamos cuando creemos, cuando verdaderamente renunciamos a nosotros mismos, renunciamos a nuestros planes, a nuestro estilo de vida, a lo que poseemos. Renunciamos a todo para que no sea gobernando nuestra mente, sino la mente de Cristo en nosotros.

Y así como Él se humilló para salvarnos, nosotros nos humillamos ante Él, porque reconocemos su Majestad y su Poder. Reconocemos nuestra limitada condición humana frente a su naturaleza divina.
Nos humillamos al reconocerle como nuestro Dios y Señor, y esto al obedecer su Palabra y vivir de conformidad con su voluntad en cada acción y/o aspecto de nuestras vidas. 
Somos cristianos, porque reconocemos que todo lo que tenemos proviene de la misericordia y la provisión de Dios y que no lo merecemos por nuestros propios méritos.

1 Corintios 2
16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo Is 40:13; Jn 15:15; Rm 11:34; Col 2:2;

Nuestro servicio se nota más cuando nos humillamos, es decir, cuando dejamos de hacer algo importante para nosotros para hacer algo necesario solicitado para nuestro prójimo.

Finalmente aclaramos algunos detalles:

Debemos entender entonces que Jesús al venir, renunció a sus privilegios divinos y adoptó la humilde posición de un esclavo y nació como un ser humano.
¡Cuidado! Jesús no renunció a ser Dios, se despojó circunstancialmente de sus virtudes.

Colosenses 2
Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,  Jn 1:14; Col 1:19; Col 2:17; Fil 2:6;

Por otra parte, no es que Jesús vino para ser humillado, Él se humilló así mismo. Y si bien su muerte si fue bien humillante, Él decidió voluntariamente ser humillado por nosotros.

Esperamos haber aportado al desarrollo Espiritual de la Iglesia.

La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande