martes, 4 de junio de 2019

04 - UNA ORGANIZACIÓN NECESARIA


para descargar el audio click aquí
MENSAJE DOMINGO 23/10/2016

Por el Hno. Gabriel.-


Continuando con el desarrollo del Libro de los Hechos, y habiendo abordado ya los primeros capítulos del libro (del 1 al 5) que exhibieron el inicio y desarrollo de la Iglesia Primitiva mostrando el comportamiento de los primeros cristianos como una nueva raza sobre la tierra, con una mente nueva, una misma doctrina, como una nueva cultura, funcionado como una comunidad celestial en medio de un mundo terrenal; proseguiremos desde aquí estudiando el proceso de funcionalidad organizativa de la misma. En esta ocasión abordaremos lo relatado en el capítulo 6 con el mensaje que se titula “Una Organización Necesaria”.

Introducción
Hasta aquí, en los capítulos anteriores observábamos el nacimiento y desarrollo de la iglesia de Cristo bajo el efecto de la predicación del evangelio con el poder del Espíritu Santo el cual generó una comunidad de personas convertidas y dirigidas por el mismo Espíritu, personas que renunciando al mundo pusieron su interés en lo celestial desestimando sus bienes terrenales y disponiéndolo para el bien de toda la iglesia, tanto el capitulo 2 (Hch 2:42-47) como también el capitulo 4 (Hch 4:32-37) se nos describe claramente que toda la comunidad de creyentes se comportaba como un solo hombre, y comenzando desde la doctrina de los apóstoles tenían todas las cosa en común. No obstante, en virtud del crecimiento físico de la misma, llegando al capítulo 6 observamos que surgió la imperiosa necesidad de una organización o reorganización funcional que regule y administre las múltiples tareas y demandas que debían suplirse en la iglesia.

Hechos 6:1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6 a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. 7 Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.

El crecimiento y las consecuencias
Los primeros versos de este capítulo mencionan de forma sintética que la iglesia de Cristo en Jerusalén estaba creciendo exponencialmente, su número se incrementaba de forma significativa, en Hch 1:15 menciona que los primero en congregarse y permanecer juntos fueron un grupo que en número no superaban las ciento veinte personas, posterior a la predicación de Pedro en Hch 2:41 menciona que unas tres mil persona se añadieron a la iglesia y perseveraban unánimes, luego en Hch 4:4 se menciona que como resultado de la segunda predicación publica de Pedro unos cinco mil hombres más creyeron y se sumaron a la vida de la iglesia, y ya en los primeros veros del capítulo 6 (Hch 6:1) (pasado ya dos años desde el inicio de la misma) se menciona que la iglesia aun seguía creciendo en número, lo cual nos lleva a pensar que habían llegado a ser en total cerca de doce mil a quince mil personas. Ministrar tal cantidad de personas demandaba a los apóstoles una mejor organización que pudiera suplir primeramente las necesidades espirituales de toda la iglesia como también las necesidades físicas y materiales de algunos. Es evidente que tal demanda había superado la capacidad operativa de los apóstoles los cuales procedieron a establecer una mejor organización que pudiera regular y suplir la necesidad de todos.
A su vez este suceso vislumbra que frente a tal crecimiento exponencial de creyentes nació también la disensión y la desunión en la comunidad, y a pesar de ser la iglesia espiritual ministrada por los hombres espirituales a los cuales Dios había investido con poder del cielo, no obstante esto no garantizaba la ausencia de conflictos internos.

La Iglesia de Cristo al ser una comunidad de personas compuesta por hombres y mujeres, entre los cuales había niños y jóvenes, adultos y ancianos, demandaba de un orden administrativo y funcional para una correcta convivencia. Espiritualmente eran una nueva raza de personas sobre la tierra, el reino celestial de Dios en el mundo, el pueblo escogido por Dios en toda la humanidad, pero de ningún modo funcionarían sin una correcta  organización establecida por Dios, porque ser espiritual no es sinónimo de liberal o desorden, ser espiritual es sinónimo  de perfección en todo sentido, porque se trata del trabajo del Espíritu de Dios sobre la tierra, Espíritu con el cual dirigió toda la creación desde el principio (Job 26:13).

1°Corintios 14
33 pues Dios no es Dios de confusión (del griego también; desorden, tumulto, anarquía), sino de paz.
… 40 pero hágase todo decentemente y con orden.

Esta primera parte del texto nos demuestra la necesidad que tienen las iglesias de Cristo de funcionar de manera organizada en todos los ámbitos, tanto en el plano espiritual como en lo material, pero tal organización no debe ser diseñada bajo una estructura humana sino bajo el trabajo de una mente espiritual, un trabajo orquestado por el Espíritu de Dios con el claro objetivo de que la iglesia funcione armónicamente como el verdadero cuerpo de Cristo en la tierra.

El Conflicto
Para aquel tiempo la iglesia primitiva estaba compuesta por dos grupos de judíos, los denominados hebreos que eran los nativos de Jerusalén y Judea y los denominados griegos que eran los judíos dispersos, o sea de padre y madre judíos pero nacidos en otros países por causa de la diáspora, pero que año a año subían a Jerusalén por causa de las fiestas y en esta ocasión permanecieron allí. Tanto los hebreos como los dispersos habían creído igualmente en Jesús y permanecían juntos como una comunidad y tenían las cosas en común, y que la iglesia tenga todas las cosas en común implicaba también que las necesidades de unos y otros era la necesidad de todos. En este sentido asumieron el cuidado de todas las viudas como una necesidad que debía ser suplida por todos (lo que luego se convirtió en una regla para la iglesia 1°Ti 5:9-11), por lo tanto la iglesia suplía el sustento diario de las viudas tanto en lo alimenticio como también en lo personal. Sin embargo fue notorio a toda la comunidad el parcialismo que había hacia las viudas de los hebreos lo cual fue motivo o causa de división entre los hermanos.
Puntualmente se trataba de un caso de injusticia en la comunidad que debía ser regulado, es evidente que las personas que hasta aquí estaban a cargo de la distribución diaria para las viudas no contaban con la pericia espiritual para sobrellevar esta tarea de manera equitativa, por ende surgieron estos problemas. O sea, el conflicto era que personas injustas tenían a su cargo la distribución diaria, esto dio pie a la murmuración entre unos y otros que desencadeno luego en una división de la comunidad. Tal situación fue puesta en el conocimiento de los apóstoles a fin de que se solucionara de inmediato. No nos olvidemos que estamos hablando de una asamblea de cerca de quince mil personas.

El procedimiento y Resolución
Hechos 6:2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

Tal situación puso en evidencia dos cosas, primeramente exhibió las limitaciones de los apóstoles que más allá de haber sido investidos del poder de Dios de todos modos no podían suplir ellos solos todas las demandas de la iglesia, sino precisaban de colaboradores que pudieran contribuir en otras áreas, lo que evidencio la urgente necesidad de una reorganización de la iglesia.
Esto nos demuestra que los ministerios y los ministros dentro de las iglesias tienen limitaciones, y por más que una persona haya sido llena del Espíritu Santo e investida con poder extraordinario de Dios de todos modos no está capacitada para encargarse de todas las áreas de la iglesia, sino solamente en la función a la que fue llamado. No debe existir en la viña del Señor el siervo multifunción o el súper siervo que se encarga de todo, sino que tal como Pedro mismo lo describe en su carta y bajo su propia experiencia;

1° Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 11 Si alguno hablahable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministraministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Otra enseñanza importante a destacar, la cual considero el centro o foco de este pasaje es la posición de los apóstoles frente a la situación, porque nos demuestra la prioridad que debe mantener siempre una iglesia, y es que una iglesia debe indefectible y permanentemente tener personas dedicadas tiempo completo a la oración y al ministerio de la palabra a fin de que la iglesia no pierda jamás la dirección, ellos dijeron; – No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas – aunque la traducción RV utilizo la palabra “justo”, la expresión correcta sería: “no es conveniente  o no es apropiado que nosotros abandones el ministerio que recibimos del Señor para ocuparnos en otras cosas”, los apóstoles demostraron a toda la comunidad que preciso era para el bien de todos que ellos persistieran en la constante oración sin descuidar el ministerio que el Señor les había encomendado, por tanto no podían ocuparse de ninguna otra labor que estorbe este primer trabajo. Algo que tristemente ocurre con muchos pastores y maestros de hoy es justamente eso, comienzan por lo espiritual y después se involucran en fundación de escuelas, fundaciones de bien social (comedores, merenderos, etc.), editoriales, etc. y descuidan el ministerio principal al que fueron llamados, y los resultados finales son catastróficos, no obstante los apóstoles demostraron tener bien en claro cuál era su verdadero trabajo tanto para el bien de la iglesia como para ellos mismos; verso 4 – nosotros “persistiremos o perseveraremos o también permaneceremos fiel” en la oración y en el ministerio de la palabra – como también Pablo se lo escribe a su colaborador Timoteo:

1°Timoteo 4:13 Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.

Otras dos cosas que también deseo aclarar de este pasaje es la interpretación que se le da en el verso 2 a la expresión “palabra de Dios” y también a la palabra “mesas” Porque muchos consideran que la expresión “palabra de Dios” se refiere de forma directa a las escrituras, o sea, consideran que los apóstoles se referían a que ellos necesitaban tiempo para estudiar las profecías y demás libros del antiguo testamento para luego poder enseñar a la comunidad, y aunque la idea no está mal porque en cierto modo era necesario indagar las escrituras, no obstante la expresión “palabra de Dios” se refería de forma directa al testimonio que se les había encomendado, al mensaje, a la predicación del evangelio, a la gran comisión, ellos necesitaban dedicar tiempo completo al discipulado, al alimento espiritual de toda la comunidad, su trabajo era servir este alimento, ser el canal por el cual Dios instruiría y alimentaria espiritualmente a su pueblo. Y segundo, la palabra “mesas” puede referirse de forma directa a “comida solida” para las personas como también puede referirse a “mesa de negocios” que trata asuntos administrativos y económicos, y las dos expresiones tranquilamente encajan en el contexto de la cita; – no es conveniente que abandonemos la predicación y el ministerio que recibimos del Señor para ocuparnos de los asuntos económicos que tiene que ver con la comida y demás necesidades diarias –
No estaba mal ocuparse de las necesidades físicas de las viudas, pero los apóstoles no eran las personas indicadas para esa labor ya que ellos debían velar por las necesidades espirituales de la iglesia, o sea, el discipulado de más de quince mil personas con la capacidad de responder y disipar todas las dudas y demás cuestionamientos de esta inmensa cantidad de personas, era una labor inmensa.

La nueva organización
Ahora bien, resolver el problema planteado consistía en seleccionar de entre la multitud personas integras espiritualmente que pudieran encargarse de revertir esta injusticia y ocuparse del trabajo de la distribución de manera equitativa a fin de que el conflicto desaparezca para que la comunidad funcione de manera correcta y armónica. Dicho de otro modo, se necesitaba de un grupo de personas que organice y distribuya de forma equitativa todos los ingresos y egresos de la comunidad para suplir tanto las necesidades de las viudas como también todas las que surgieran.
Esto demuestra primeramente que para toda labor en la iglesia tanto en el área doctrinal como en el área logística se requiere de personas dotadas del Espíritu de Dios que puedan desarrollar estos trabajos de manera objetiva, no de forma jerárquica sino funcional.
Para esta ocasión los apóstoles propusieron delegar el trabajo de la distribución diaria en otras personas, pero a su vez no cualquier persona sino aquellas que cumplieran con ciertos requisitos necesarios para que el trabajo se haga de forma correcta; Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo, y lo primero que se piensa en virtud de este pasaje es lo exagerado y extremo de tal requisito para servir simplemente comida en las mesas, y por supuesto hay un error de interpretación, porque la propuesta de los apóstoles no fue buscar siete personas llenas del Espíritu Santo y de sabiduría para que sean mozos y eternos sirvientes de la comunidad, sino fue buscar siete personas llenas del Espíritu Santo y de sabiduría que puedan organizar de manera correcta y equitativa el desarrollo convivencial de la comunidad, la idea era plantear una nueva organización provista por hombres espirituales para que la comunidad funcione espiritualmente en todas las áreas. En este sentido la organización comprendía una correcta y equitativa distribución no solo de la distribución diaria para las viudas, sino abarcaba también una completa administración económica de los ingresos y egresos. Esta metodología de buscar personas espirituales para dar solución a los problemas internos de la iglesia es la misma que Pablo les plantea a la iglesia de Corinto, que busquen  personas espirituales para que regulen los diferentes conflictos internos (1°Co 6:3-8).
Ahora, aunque la palabra “diacono” específicamente no figura dentro del texto, no obstante en el texto original si aparece, y es la palabra “servicio = diakonia”, dicho de otro modo tenían que elegir a siete servidores o diáconos que se encarguen de regular y establecer una correcta logística para el funcionamiento de la comunidad.
Una diaconía no está definida solamente por un tipo de servicio específico (servir a las mesas), sino que engloba múltiples tareas prácticas de la iglesia que contribuyen al trabajo espiritual del presbiterio, se podría decir que los diáconos son los que sostienen la soga para que los ministros bajen al pozo. Una iglesia funcional debe tener la capacidad de organizar la comunidad tanto en la provisión del alimento espiritual como también en el sustento material.

Particularmente imagino que estas siete personas debieron encargarse de organizar y diseñar la logística de los lugares de reuniones, los lugares de bautismo, organización de la comida comunitaria, de los elementos para la cena del Señor, en fin, y tantas otras actividades que hacen a la correcta convivencia y funcionalidad. No nos olvidamos que reunidos todos eran en número aproximadamente quince mil personas, personas que necesitaban ser ministradas de manera justa y correcta.

Otro detalle a tener en cuenta en este pasaje es que la espiritualidad de estos servidores no se determino por ellos mismos sino por medio de toda la congregación, o sea, su espiritualidad era una virtud que sobresalía en ellos y no pasaba desapercibida para los demás, una vez seleccionados fueron presentado a los apóstoles los cuales poniendo sobre ellos las manos los confirmaron para el ministerio previa oración de por medio;  eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás – curiosamente todos son nombres griegos, esto demuestra la imparcialidad de la elección y a su vez la garantía de un trabajo justo.

También es importante aclarar que la organización plateada no nació como consecuencia de un problema de distribución, sino se planteo la nueva organización a partir de la necesidad imperiosa de mantener fielmente a los  apóstoles sumidos en el trabajo de la oración y la palabra de Dios, o sea, la necesidad de tener personas entregadas al ministerio espiritual fue la causa principal que genero el ministerio diaconal.

Lo primero que necesitaba la iglesia primitiva era un grupo de personas enteramente dedicados a la oración y a la palabra de Dios, eran miles de personas, se precisaba del tiempo completo de hombres que conozcan la voluntad de Dios para direccionar a toda esta gente, y para que se pueda contar con un grupo de personas dispuestas para esta labor se precisaba de un grupo de personas que sirvan en la organización logística y material de la iglesia, para que todo funcione en su respectivo orden.

¿Quien fue Esteban?
Hechos 6:8 Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo. 9 Entonces se levantaron unos de la sinagoga llamada de los libertos, y de los de Cirene, de Alejandría, de Cilicia y de Asia, disputando con Esteban. 10 Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba. 11 Entonces sobornaron a unos para que dijesen que le habían oído hablar palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios. 12 Y soliviantaron al pueblo, a los ancianos y a los escribas; y arremetiendo, le arrebataron, y le trajeron al concilio. 13 Y pusieron testigos falsos que decían: Este hombre no cesa de hablar palabras blasfemas contra este lugar santo y contra la ley; 14 pues le hemos oído decir que ese Jesús de Nazaret destruirá este lugar, y cambiará las costumbres que nos dio Moisés. 15 Entonces todos los que estaban sentados en el concilio, al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel.

El nombre de Esteban figura primero en la lista de los siete elegidos, probablemente fue el primer seleccionado entre estas miles de personas. Él no era un apóstol pero por su mano se hacían extraordinarios prodigios y señales a favor del pueblo, él no era un profeta pero predicaba con el poder y la sabiduría del Espíritu de Dios ¿Quién era Esteban? En Hechos 22:20 Pablo se refiere a Esteban como un testigo de Cristo, y en Hechos 7:55 Esteban declara haber visto a Cristo sentado a la diestra de Dios. Esteban fue la persona que Dios escogió para ser el primero que enfrentase el padecimiento de Cristo hasta la muerte por causa del evangelio, enfrentando básicamente el mismo juicio injusto que el Cristo, tratado del mismo modo, y asesinado sin razón. Fue el primer mártir de la iglesia primitiva, el primero en sellar su testimonio con sangre, el primer ejemplo de fidelidad y lealtad a la causa de Cristo, expuso uno de los mejores sermones que hay descripto en las escrituras, las autoridades judías y aun Pablo escucharon ese mensaje, sin embargo su resultado fue la muerte.
Pero a su vez su muerte no acalló la predicación del evangelio, antes por el contrario, genero el  efecto opuesto a lo que esperaban las autoridades judías, su muerte fue el punto de partida que Dios trazo para que la predicación del evangelio se expandiese hacia afuera de Jerusalén a otras regiones. Su muerte fue el primer paso o el nexo entre los judíos y los gentiles (Hch 8:1 y 4-5), su muerte explosiono la predicación del evangelio hacia el resto del mundo.
Él no fue un apóstol a los gentiles, él no fue un apóstol a los judíos, el no fue un profeta de Dios, es fue un testigo fiel y leal a la causa de Cristo.

Cuatro cosas quiero destacar de este hombre; “su investidura”, “su carácter”, “su valor” y “su semblante”;
Su investidura; Hch 6:5y eligieron a Esteban, varón lleno… del Espíritu Santo. Esteban era un hombre lleno del Espíritu Santo de Dios, era un hombre sumergido en Cristo, inundado de su presencia, trasformado a la imagen de Cristo
Su carácter; Hch 6:5y eligieron a Esteban, varón lleno de fe. Esteban era un hombre plenamente convencido de que Jesús de Nazaret era el Cristo, pero no por una fe débil e ignorante, sino por medio de una fe inteligente que lo llevo a confirmar la veracidad de que Jesús era el Cristo por medio del cumplimiento de todas las escrituras en él, estaba plenamente convencido de que Jesús era el Cristo porque lo había confirmado por medio de las escrituras, y de hecho lo demostró por medio de su predicación frente a todas las autoridades en donde enlazo la historia, las profecías y los hechos en Cristo (Hch 7). Esteban es un ejemplo de un hombre lleno de una genuina fe en Dios.
Su valor; Hch 6:10 no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba Tenía denudo para predicar el evangelio sin temor alguno, su preparación y seguridad lo llevaba a debatir abierta y públicamente con judíos inconversos los cuales no podían responder palabra a lo que Esteban exponía, incluso estando en el concilio frente a todas las autoridades judías no tuvo reparo en acusarlos y exponerlos frente a la verdad (Hch 7:51-53) aun sabiendo que esto le costaría la vida. 
Su semblante: Hch 6:8 Y Esteban, lleno de gracia… 15 al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel. Su rostro reflejaba la presencia de Dios, reflejaba pureza, verdad, quizás su apariencia fue similar al rostro de Moisés, y en cierto modo es el rostro de un hombre que conoce a Dios. Él estaba lleno de gracia, la inocencia era una virtud que se reflejaba en él. Sus palabras antes de morir reflejan la vida de Cristo en él (Hch 7:60).

Esteban es un ejemplo de cristiano, y digo esto en el sentido práctico en que demostró ser un hombre sabiamente preparado para dar razón de la esperanza que había en él, de hecho así debe ser la preparación de todo cristiano de la iglesia, tener una plena certeza y convicción de lo que cree con la capacidad y la sabiduría de poder exponerlo sin dejar cabos sueltos para avergonzar a los que contradicen la verdad.

1°Pedro 3:14 Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, 15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

Todos, cada miembro de la iglesia debe alcanzar esta virtud, no solo los maestros y pastores, sino todos.

Conclusión
De acuerdo al libro de los hechos está claro que una iglesia de acuerdo al modelo de Dios es una iglesia organizada, tanto en el área doctrinal como en el área logística, y en ambos casos tanto en lo espiritual como en lo material se precisa de personas llenas del Espíritu Santo para que el trabajo sea objetivo y perfecto. Para que una iglesia funcione correctamente debe indefectiblemente tener personas dedicadas tiempo completo a la oración y a la palabra de Dios, de otro modo fracasará espiritualmente. Pero también para que la iglesia tenga personas enteramente dedicadas a la parte espiritual y doctrinal debe existir otro grupo de personas llenas del Espíritu Santo que se encargue de la logística material para sostener al grupo que trabaja en la parte espiritual. Esta organización orquestada por Dios está implícita en el libro de los hechos, y es el  modelo que la iglesia de hoy debe recuperar. La eficacia de una comunidad cristiana tal como la de la iglesia primitiva radica en la correcta organización dirigida por el Espíritu Santo de Dios.

1° Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo (diakoneo, sírvalo, trabájelo) a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 11 Si alguno habla (se refiere al trabajo de la enseñanza y crecimiento espiritual)hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra (se refiere al trabajo diaconal para la organización física y material de la iglesia)ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Romanos 12:6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; 7 o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; 8 el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.

Por último, una iglesia, por mas espiritualidad que tengas los servidores, no va a estar exenta de conflictos internos, sin embargo la pericia espiritual radica en dar solución a todo tipo de conflicto, Dios le concedió a la iglesia la autoridad de resolver todo conflicto interno sin necesidad de tener que recurrir a personas del mundo, solo que se precisa de personas llenas del Espíritu de Cristo que tengan la pericia para resolver dichos conflictos.

1°Corintios 6:3 ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?


La paz del Señor Jesucristo.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande