miércoles, 5 de junio de 2019

05 - ¿CRISTIANO O RELIGIOSO? ¿DE LA LIBRE O DE LA ESCLAVA?



MENSAJE DOMINGO 15/04/2018

Por el Hno. Santiago.-


En esta oportunidad desarrollaremos bloques del capítulo 4 de la carta a los gálatas.

Introducción
Continuando con el desarrollo, veremos que Pablo profundizará en la doctrina de la justificación por la fe destruyendo a su vez, los inútiles dogmas deformados del judaísmo debido a su mala interpretación de la ley y los profetas.

Considerando, ¿se puede aplicar hoy en día esta epístola?, es decir a nuestra realidad cristiana?; Pues, no es muy diferente de nuestra dura lucha por destituir a los fascinadores ilusionistas usurpadores religiosos que se han impuestos como autoridades en la Iglesia del Señor Jesús, imponiendo sus falsos evangelios, sus falsas teologías, sus doctrinas preconcebidas que solo provocan división tras división.

Recordando la aseveración de Pablo, la cual por el Espíritu declaró que solo existe un único Evangelio y que cualquier otra “forma” de Evangelio es maldición, es decir hay un único Evangelio correcto sustentado en las Escrituras y los demás "evangelios" o variaciones del mismo son incorrectos. Hoy necesitamos analizar ¿Cuál es el correcto y verdadero evangelio? ¿El evangelio que predica la religión católica?, el de la religión de los testigos? ¿El de los mormones?, ¿el evangelio de los pentecostales?, ¿el de los bautistas?, ¿el de los metodistas?, el de los anglicanos?, etc., etc. Hoy existen más de 39.000 denominaciones religiosas en el mundo, unas 3.500 en Argentina. Y cada una con su evangelio y su teología que difiere ampliamente del resto. ¿Cuál es entonces el Evangelio correcto? El Evangelio correcto es el Evangelio bíblico, El evangelio libre de doctrinas preconcebidas, libre de denominación, de cobertura humana, libre de religiosidad, libre de legalismo, libre de instituciones humanas, porque todos esos evangelios son falsos evangelios.

Los que los cristianos denominacionales deben comprender es que no existe el “cielo pentecostal”, “el cielo católico”, o “el cielo bautista” o el cielo de la denominación a la que pertenezca. Solo existe un solo Reino, con un único Evangelio, lo que implica una única Iglesia sin denominación, sin dogmas religiosos.

No es que el pentecostal muere y va al cielo a preguntar cuál es el lugar de los pentecostales. No es que arriba te preguntan ¿qué clase de evangelio practicaste? “pues, yo hablé en lengua, pagué los diezmos, toqué la guitarra en el ministerio de alabanza, bailé, pacté, profeticé, sembré, obedecí al pastor que estudió teología liberal”, ¿leíste la biblia? "No, el pastor dijo que no hacía falta".. ¿a dónde voy? O que el bautista diga: “estudié de memoria las 95 tesis de Lutero, me sé las 5 solas. Soy ultracalvinista pretribulacionista premilenarista trinitario.. ¿A dónde voy yo?". Si antepones cualquier bandera denominacional, sus dogmas, sus doctrinas preconcebidas, sus teologías y sus actividades terrenales, arriba te dirán “no te conozco, apártate de mí hacedor de maldad (Mt 7:23), porque no se trata de hacer lo que dicen los hombres o las instituciones religiosas con sus correspondientes teologías, se trata de obedecer al Señor Jesús, lo que Él por el Espíritu inspiró en las Escrituras.
Muchas cosas que se practican y enseñan hoy en las congregaciones no son bíblicas, hay tantas cosas a las que llaman ministerios los cuales no son bíblicos ni ordenados por el Espíritu”.

Y respecto del ministerio de Pablo, ya había demostrado a la Iglesia en Corinto que el apostolado es un don Espiritual, al igual que el pastorado, el evangelismo, el discipulado son dones del Espíritu. No son cosas que se puedan obtener mediante estudios universitarios o seminarísticos en alguna institución religiosa. Es una aberración que las instituciones religiosas intenten suplantar al Espíritu con sus escuelas. Y es claro que anteponen sus títulos, sus teologías a fin de que le cedan el control para intereses personales o institucionales. No tengo más que decirles "Apártate de los tales".

Rudimentos inútiles
Volviendo al capítulo 4, luego de haberse demostrado que la ley judía finaliza con la obra expiatoria del Cristo Jesús, por lo cual dice paralelamente en Romanos 10:4 “el fin de la ley es Cristo”, el término “fin” no refiere a objetividad, sino a finiquitar, concluir, terminar. Cristo Jesús terminó con la Ley dada a Moisés, para establecer un Nuevo Pacto, no según el régimen de la letra sino según el régimen del Espíritu (Ro 7:6). Esto implica un cambio completo de paradigma, quedando la religión judía relegada. Y aunque esto era intolerable para los judíos, antes de tratar con ellos le dice a aquellos que habían creído en la Gracia por medio del Señor Jesús.

CAPITULO 4
Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servían a los que por naturaleza no son dioses; 2Cr 13:9; Is 37:19; Jer 2:11; Jer 5:7; Jer 16:20; 1Co 1:21; 1Co 8:4; Ef 2:11-12; 1Ts 1:9; 1Ts 4:5; 2Ts 1:8; 1Jn 4:8; Jn 7:28; Fil 3:8;
9 mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que se vuelven de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales se quieren volver a esclavizar? Ro 8:3; 1Co 8:3; Gá 3:3; He 7:18; Pr 2:6; Mr 14:17; Ro 15:26; Fil 3:8; Col 2:8; Col 2:20;
10 Guardan los días, los meses, los tiempos y los años. Ro 14:5; Col 2:16;

Los rudimentos, refiere a las prácticas religiosas primitivas de los judíos (sacrificios por los pecados, alimentación restringida, días de reposo y festivos, reglamentos sociales y personales, etc.). Si los gálatas que eran gentiles y desconocían por completo el régimen de la letra, ¿Por qué habrían de sujetarse a ella? No eran judíos, estaban contaminados en su idolatría, ¿De qué pues le serviría la ley?
Los rudimentos judíos eran formas religiosas esclavizantes que no generaban ningún beneficio, sino un continuo estado de culpabilidad y frustración, y obviamente una persona en ese estado es fácil de manipular, fácil de engatusar.
El trabajo del Señor Jesús fue cumplir la ley a la perfección, por eso tuvo que nacer como hombre y bajo la ley para incluir a los judíos, y para que ya nosotros no tuviésemos que cumplirla, a fin de que nos dediquemos de lleno a los frutos del Espíritu sin tener que lidiar con ritos, votos, calendarios, etc.

Romanos 6
19 Hablo como humano, por su [de ustedes] humana debilidad; que así como para iniquidad [maldad grande, gran injusticia, perversidad extrema] presentaron sus [de ustedes] miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presenten sus [de ustedes] miembros para servir a la justicia.
20 Porque cuando eran esclavos del pecado, eran libres acerca de la justicia. 
21 ¿Pero qué fruto tenían de «aquellas cosas» de las cuales ahora se avergüenzan? Porque el fin de ellas es muerte. 
22 Mas ahora que han sido libertados del pecado y hechos esclavos de Dios, tienen por su [de ustedes] fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

Someterse al régimen del Antiguo Pacto, volverse a los rudimentos del Antiguo Testamento es desmerecer la obra del Señor Jesús. Y hasta ahora, cualquiera que quiera someterse a algunos de los mandamientos y ordenanzas del antiguo pacto queda sujeto a maldición por la obligatoriedad de la ley desmereciendo la Gracia, y de esto hablaremos más adelante, pero desde ahora:

Gálatas 5
Estén, por lo tanto, firmes en la libertad «con que» Cristo nos hizo libres, y no estén otra vez sujetos al yugo de esclavitud.  Is 9:4; Jn 8:32; Ro 6:18; 1P 2:16;
2 He aquí, yo Pablo les digo que si se circuncidan, de nada les aprovechará Cristo.  Hch 15:1;
3 Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley.
De Cristo se desligaron, los que por la ley se justifican; de la gracia han caído.

Son estos los textos con lo que hay que enfrentar a todos los falsos ministros que imponen la totalidad o parcialidad de la ley mosaica (sean diezmos, comidas, días de reposos, ritos, votos, etc.)

Gálatas 4
11 Me temo de ustedes, que haya trabajado en vano con ustedes. Gá 2:2; Gá 5:2; Gá 5:4; 1Ts 3:5;

No permitan que nadie les arrebate la Gracia, no permitan que nadie les haga caer de la Gracia imponiéndoles diezmos, ofrendas, ritos, días, votos. Aléjense de todo ministro que persiga algún lucro, porque no es un ministro de Cristo.

Reflejos de una fe sin desprecios

Gálatas 4
12 les ruego, hermanos, que se hagan como yo, porque yo también me hice como ustedes. Ningún agravio [ofensa grave de deshonra] me han hecho. 2Co 2:5; 2Co 6:13;
13 Puesto que ustedes saben que a causa de una enfermedad del cuerpo les anuncié el evangelio al principio; 1Co 2:3; Gá 1:6;
14 y no me despreciaron ni desecharon por la prueba «que tenía» en mi cuerpo, antes bien me recibieron como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús. 1S 29:9; Mal 2:7; Mt 10:40; 2Co 5:20; Jn 13:20;
15 ¿Dónde, por lo tanto, está esa satisfacción «que experimentaban?» Porque les doy testimonio de que si hubiesen podido, se hubieran sacado sus [de ustedes] propios ojos para dármelos.

En este párrafo, vemos algo que en el libro de los Hechos no está relatado. Que mientras Pablo realizaba su primer viaje evangelístico en Galacia, estaba enfermo.
Consideremos. Habían partido de Antioquía con Bernabé, estaban llenos del Espíritu Santo que los había apartado para tal obra. Pablo estaba enteramente preparado para hablar y predicar con precisión (lo que diríamos “en su mejor momento”) pero le vino una enfermedad que debía sobrellevar, una enfermedad a modo de prueba. No sabemos con precisión el tipo de enfermedad que tenía, pero según se describe hablando de su cuerpo y de los ojos, tal parece que tenía alguna afección que hacía que sus ojos supuren o tenga alguna forma de conjuntivitis (todo esto es especulación), pero lo importante es que debía predicar en ese estado.
Consideremos, para los judíos la enfermedad era y es sinónimo de pecado y de indignidad. Los gentiles igualmente son personas que desprecian las enfermedades, suelen rechazar a los enfermos porque son insensibles al dolor y a la miseria que sobrellevan algunas personas.
Los leprosos y todas aquellas personas que sufrían enfermedades contagiosas eran aborrecidas, escupidas, echadas del lugar. Así que ver a Pablo predicar en ese estado hacía, tal vez para algunos, que carezca de credibilidad.
Recordemos también que Pablo sufrió mucho en Galacia. En cierta ocasión había sanado a un paralitico en Listra (Hch 14:8-23) y casi los confunden con dioses a quienes querían ofrecer sacrificio, lo que obligo a Pablo a rasgar sus vestiduras y evitar que lo hicieran a fin de que Dios no destruyera el lugar. Posterior a la predicación los judíos que perseguían a Pablo lo apedrearon y lo dejaron como muerto.
Pero a pesar de todo eso, Pablo alaba la hospitalidad de la Iglesia en Galacia.

14 και-Y τον-a la πειρασμον-(tentación)/puesta a prueba μου-de mí τον-a el εν-en τη-la σαρκι-carne μου-de mí ουκ-no εξουθενησατε-despreciaron/consideraron como nada ουδε-ni εξεπτυσατε-escupieron hacia afuera αλλ-sino ως-como αγγελον-a ángel/mensajero θεου-de Dios εδεξασθε-recibieron con buena disposición/(favorablemente) με-a mí ως-como χριστον-a Cristo/Ungido ιησουν-Jesús

No despreciaron, ni escupieron a Pablo, le recibieron como a un mensajero de Dios, como si recibiesen al Señor Jesús.
Tal acción provocó una gran manifestación de Fe y fueron llenos del Espíritu Santo.

Por eso Pablo, después de casi 6 años, les pregunta “¿Quién era su dicha?”, “¿Dónde está esa satisfacción que experimentaron?”, “¿Dónde está esa fe, para que hoy se conviertan en hombres religiosos y legalistas?”.
El legalismo y la religiosidad atentan contra la fe en Cristo Jesús para salvación. El obligar a los cristianos a cumplir ritos, reglas, diezmos y ofrendas obligatorias hace que pierdan el gozo y la dicha del Evangelio. A su vez, el legalismo atrae la culpabilidad, el desprecio, el fracaso.

Reformulando la pregunta de Pablo para estos tiempos: ¿Está usted viviendo y disfrutando de la fe y libertad en Cristo Jesús o está intentando ser cristiano cumpliendo con las demandas y expectativas de los fascinadores?

Derrocando al legalista, sea judaizante o religioso

16 ¿Me he hecho, por lo tanto, su [de ustedes] enemigo, por decirles la verdad? Gá 2:5; Ef 4:15;

Con el riesgo de perder su vínculo con la Iglesia en Galacia. A Pablo no le importó cuan popular era él entre los hermanos. Va a hablar la Verdad, aunque eso lo constituya un enemigo ante los demás.
¿Están molestos con esta reprensión?, ¿No les gusta lo que he escrito? Lo he hecho por amor, para su corrección. Porque lo único que importa es que hagan lo correcto.

Cada vez que se perfecciona el paradigma bíblico o se cambian parámetros, la negatividad, el rechazo, el desprecio se expone desde todos lados.
Somos leprosos por hablar abiertamente de la libertad en Cristo, de una Fe que obra sin necesidad de una institución religiosa. Nos llaman sectarios por ser una Iglesia bíblica Independiente, por hacer iglesia en casas, por desechar el humanismo anticristiano y por buscar una educación cristiana independiente.
Pero no callaremos, seguiremos, aunque seamos unos cuantos.

17 Tienen celo por ustedes, pero no para bien, sino que quieren apartarlos de nosotros para que ustedes tengan celo por ellos. Ro 10:2; 2Co 11:12;
18 Bueno es mostrar celo en lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con ustedes. Gá 4:13;
19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en ustedes, Ro 8:10; 1Co 4:15; Flm 1:10; Stg 1:18; 1Ts 2:11;
20 quisiera estar con ustedes ahora mismo y cambiar de tono, pues estoy perplejo en cuanto a ustedes.

Los ilusionistas fascinadores, estudian en escuelas religiosas, buscan títulos, papeles que acrediten un esfuerzo intelectual por dominar a los demás. Y luego se presentan ante la congregación y reclaman obediencia porque se consideran autoridad religiosa, se consideran y se hacen llamar teólogo, PhD, ungido, apóstol, profeta. Son expertos conociendo al antiguo testamento, tuercen las Escrituras para someter a los insensatos.
Los falsos ministros utilizan bien los recursos ilusionistas, construyen su imagen como políticos, se maquillan, se preparan en motivación social, son persuasivos, simpáticos, graciosos, pero por dentro son lobos egoístas, ambiciosos, destructores de vidas.
La única manera de descubrirlos es analizando sus enseñanzas a la luz de las Escrituras.

El texto 4:18, parecería ser una regla de conciencia. Bueno es tener celo por el buen comportamiento, por la sana doctrina, por la ministración o servicios dentro de la Iglesia; y que ese celo no ocurra sólo por una vez o temporalmente, sino mantenerlo siempre y perfeccionarlo. De llevarlo adelante evitaría la intromisión de falsos ministros en la congregación. Dichosa la Iglesia celosa por la Obra Espiritual de Cristo Jesús nuestro Señor.

Pablo trabajó tanto para engendrarlos y desarrollar la madurez espiritual, que, a pesar de la infidelidad de los gálatas, él está dispuesto a trabajar y a empezar de nuevo. Este es un gran ejemplo.

La analogía que golpea a los religiosos

21 Díganme, los que quieren estar bajo la ley: ¿no han escuchado la ley?
22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Gn 16:5; Gn 21:2; Gn 16:15; Jn 8:37; Ro 8:15; Ro 8:21; He 2:15; He 2:16; Gn 16:2; Hch 7:8; He 11:11;
23 Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Gn 17:16-19; Gn 18:10; Gn 18:14; Gn 21:1-2; Ro 9:7; Gá 4:28; Gá 4:29; He 11:11; Jn 8:39;
24 Lo cual es una alegoría, puesto que estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. Dt 33:2; Ro 9:4; Gn 16:1; Ex 16:1;
25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Is 21:13; Jer 25:24; Ez 27:21; Mt 23:37; Hch 8:1; Gá 1:17;
26 Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre. He 12:22; Ap 3:12; Ap 21:2; Ap 21:10;
27 Porque está escrito: Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz; Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto; Porque más son los hijos de la desolada, que de la que tiene esposo. Is 54:1; Gn 11:30; Lc 1:7; Hch 15:15;
28 Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa. Ro 9:8; Gá 3:29; Gá 4:23; Gn 12:7; Sal 105:9; Stg 2:21; Ro 9:7-8;
29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Gn 21:9; Gá 5:11; Sal 51:11; Jn 1:33; Hch 2:4; Ro 8:9; Gá 5:25; Tit 3:5; Ap 3:22;
30 Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre. Gn 21:10; Jn 8:35;

Este último bloque es muy importante, porque nos enseña muchísimo respecto de la hermenéutica de Pablo, es decir la manera de interpretar y enseñar con las Escrituras.
Pablo nos muestra como el Espíritu Santo abrió su mente al entendimiento analógico de las Escrituras, es decir, ver por encima del hecho relatado una verdad oculta como misterio. Mientras algunos se concentran en la historia y sus valores, Pablo por el Espíritu comprende que todo es consecuencia, que los eventos reflejan lo que Dios está haciendo en un plano superior.
Sara y Agar eran íconos para los judíos, Sara la promesa, Agar la esclavitud. Y obviamente los judíos se identificaban con Sara. Sin embargo, Pablo les va a dar vuelta su doctrina. Pablo contrasta entre aquellos que son esclavos por estar sujeto a la ley representada por Agar (la esclava) y aquellos que son libres de la ley representados por Sara (la libre).
Consideremos las actitudes, Agar (la esclava) al concebir de Abraham despreciaba a Sara (la libre) (Gn 16:4) y aún el hijo de la esclava perseguía al de la libre (Gn 21:9). Jesús (la simiente) fue perseguido por los judíos legalistas, los cristianos judíos fueron perseguidos por los religiosos. Y ahora los judaizantes intentaban someter a los cristianos gentiles y lo hacían insistiendo en sobremanera en el cumplimiento de la ley judía como medio de salvación. Al final la simiente de Sara (que vino a posterior) prevaleció y la esclava con su hijo fueron desterrados.

De igual manera, nosotros cristianos, libres de la ley, somos los herederos por la fe en Cristo Jesús.
Y cualquier cristiano que se someta total o parcialmente a la antigua ley, estará sujeto al peso de maldición propuesta por la misma ley.
Y mientras los judíos se sujeten a la ley, seguirán bajo maldición y la Gracia nunca los alcanzará, sino hasta que Dios intervenga y los haga volver.

Finalmente
Existe un único Evangelio, la de la Libertad en Cristo, el Evangelio de Gracia, el Evangelio que fructifica santificación para salvación.

Sabiendo esto, considero que el cristianismo lucha muchísimo con las deformaciones o distorsiones del Evangelio bíblico.

Existen a la fecha las siguientes deformaciones: El cristianismo judaizante, el cristianismo legalista y el cristianismo libertino.

-       El cristianismo judaizante: Aquellos que se disfrazan de judíos (expertos en la Torah) y que están continuamente hablando de Israel e intentan imponer la antigua ley a la Iglesia. Tratan de agregar tradiciones, banderas, símbolos. Apártense de los tales.

-       El cristianismo libertino:

-       El cristianismo legalista: Aquellos que tienden a regular y controlar la conducta de los demás, mirando el comportamiento, la vestimenta, lo que habla, lo que ve, y continuamente están hablando mal del hermano, diciendo esto está mal, eso está mal.
Estas personas intentan ganar un lugar por su esfuerzo religioso, por mostrarse mejor que los otros, pero por dentro están llenos de pecado, de malas intenciones y de una carnalidad que no pueden controlar, porque sus obras apartan al Espíritu de sí.

-       El cristianismo libertino: Cristianos sin ley. Personas que carecen del Espíritu Santo, y que por sus debilidades utilizan el concepto de gracia para vivir en pecado y dar riendas sueltas a su vida carnal. Personas que andan a su manera y que solo asisten a las reuniones de fines de semanas esperando que su conocimiento bíblico (que no practica) sea suficiente.

Si bien el cristiano está libre de la ley del antiguo pacto, no obstante, está sujeto a un régimen Espiritual, con una ley Espiritual, vinculado a Cristo mediante un Nuevo Pacto, un Pacto sin religión.

Debido a la lucha con este mundo, vivimos una continua revolución, estamos continuamente buscando el paradigma bíblico y eso implica derribar los paradigmas religiosos, derribar las ideologías, derribar la cultura humanista y escapar de esos principios para volvernos al primer amor y a las primeras obras, aunque nos consideren leprosos por ello.


La Paz del Señor Jesús con ustedes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande