miércoles, 5 de junio de 2019

05 - LA EJEMPLAR FE DE ABRAHAM


para descargar este audio click aquí
MENSAJE DOMINGO 08/10/17

Por el Hno. Santiago.-


En esta oportunidad desarrollaremos el capitulo 4 de la carta a los romanos.

Introducción
Lo primero que debemos decir, es que, aún no hemos llegado al mensaje o argumento central del libro o carta. Todavía estamos en la introducción. Pablo está cubriendo todos los posibles efectos negativos de las mentes que están escuchando el mensaje (tanto de gentiles como de judíos); Y se ha hecho largo debido a lo difícil que es derribar la religión judía en la mente del judío; Puesto que es difícil destituir una cultura milenaria llena de eventos y manifestaciones del Dios Viviente. (¿Cómo le explicas a un judío que su religión ya no tiene sentido? ¿Cómo le explicas que el Pacto dado a Moisés ha finalizado?).

Nuestro hermano Gabriel ha desarrollado el capitulo 3, que muestra la injusticia de todos los hombres, inclusive y principalmente la de los judíos.

Romanos 3
10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;
11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.
12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

Esta verdad contundente debe haber golpeado duramente el corazón de los judíos que formaban parte de la Iglesia en Roma. Y es para pensar y razonar mucho.
Si el camino a la justificación era el cumplimiento del Pacto y ese pacto fue dado solo a los judíos, la desobediencia parcial o total dejaba expuesto al judío como un ser completamente destituido de la Gloria de Dios (y ni hablemos de los gentiles).
Sin embargo, mientras Pablo desarrolla la introducción, va irrigando la mente y el corazón quebrantado con frases claves, (yo le llamo "perlas") que solo pueden ser observadas por aquellos que están asimilando rápidamente y sin resistencia las premisas de Pablo.
Es interesante denotar que el Espíritu tiene muchas riquezas que quiere mostrar con esta carta.

Por ejemplo: Cuando llegamos al texto de

Romanos 3
23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

Uno hubiera esperado que este texto diga algo así: "por cuanto todos pecaron están destinados al lago de fuego eterno" que por cierto es una frase certera. Pero lo que realmente quiere el Espíritu es que seamos conscientes de lo que realmente estamos perdiendo.
Por encima de la condenación, el Padre quiere que sus hijos comprendan que el pecado los aleja cada vez más de la Gloria, es decir del esplendor Divino.

doxa Código MAB: 1241 Codigo Strong: G1391
- Pronunciación: doxa
- Diccionario MAB:  gloria, esplendor, honor
----------------------------------------
Diccionario STRONG: de la base de G1380; gloria (como muy aparente), en una aplicación amplia (literalmente o figurativamente, objetivamente o subj.):- gloria, glorificar, glorioso, honra, honroso.

En esta primera parte, es importante destacar que el objetivo de Dios no es enfatizar la condenación de los pecadores, sino la gloria que está perdiendo por desecharle a Él.
Cuando pensamos en la cuestión del pecado, "instintivamente" (y más que nada por el influjo religioso) pensamos en el juicio que este trae aparejado, e invariablemente asociamos el pecado con la condenación, el infierno, el hades, y el lago de fuego, de esta manera el razonamiento del hombre es siempre el castigo que le vendrá si peca. Sin embargo el "razonamiento" de Dios para con el hombre, es siempre acerca de la gloria que pierde por pecar. Más adelante hablaremos de esto con claridad. Por lo pronto piense en la parábola del hijo pródigo (Lucas 15:11-32). Cuando el hijo menor decidió irse de su casa, no era consciente de lo que realmente estaba perdiendo, porque solo estaba pensando en gastar su herencia (su vida) en los supuestos placeres del mundo lejos de su casa. El hijo pródigo desechó el amor de su Padre, se alejó de Él y lo perdió todo; Y pensaba también que había perdido el amor de su Padre para siempre y se condenaba por ello; Y al tomar coraje para volver avergonzado, humillado y triste, esperaba ser tenido a lo sumo como un obrero de muy bajo rango. Sin embargo su Padre, le demostró que el amor nunca se pierde; El Padre estaba esperándolo no para castigarlo sino para amarle de nuevo.
Un punto importante de la historia, es que el Padre no fue a buscar al hijo mientras este desperdiciaba su vida, debió esperar a que el hijo se diera cuenta de su condición y entendiese lo que realmente estaba perdiendo para que volviese completamente arrepentido y jamás volver a ser el de antes.

Volviendo al capítulo 4, Pablo está buscando ese arrepentimiento genuino de la congregación, espera que los oyentes tomen conciencia de lo que realmente son y comprendan que la única manera de alcanzar a Dios es por medio de la Fe en su Hijo Jesús.

Nuestro hermano Gabriel habló también introductoriamente acerca de la justificación por la Fe.
No pretendemos hacer un estudio acerca de ello, nos llevaría mucho tiempo. Esperamos que estos estudios sean complementario a estudios más profundos. Damos por sentado que el cristiano conoce al menos la doctrina básica de la Fe. De no haber hecho el estudio puede solicitarlo a apoyobiblico@gmail.com o descargarlo de nuestro blog: http://www.apoyobiblico.com.ar/ (descargar archivo PDF de Doctrinas Básicas).

Respecto al tema de hoy: Voy a comenzar con una respuesta de Jesús a sus discípulos respecto de la salvación del hombre.

Mateo 19
25 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, por lo tanto, podrá ser salvado? 26 Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

Pablo desea presentar e introducir el plan de Salvación para el hombre mediante el único camino que es la justificación por la Fe en Cristo Jesús.
Obviamente al hablar de Fe, no hablamos de ese equivocado e ignorante concepto sentimental que tienen los hombres del mundo, de estimar que la fe sea una virtud propia del hombre; De hecho, lo que ellos llaman "fe" no es más que una vana esperanza carente de confianza; Tampoco hablamos de aquella fe filosófica tratada en universidades y seminarios de tantas religiones y denominaciones.
Para el cristiano genuino, su Fe es una Fe inteligente: la Fe es ciencia, es cultura, es evidencias, es convencimiento, es certeza, es actividad. La Fe es un don de Dios, no es algo propio del hombre sino un fruto Espiritual otorgado por Dios (Ro 12:3, Ef 2:8). No hay otra manera de obtenerlo, procede de Dios, es fruto del Espíritu Santo (Ga 5:22) y el mismo se recibe por el oír (Ro 10:17) cuando Cristo habla produciendo en nosotros Palabras de Vida y para quienes son más profundos diremos que es únicamente para los hijos de Dios, los cuales ya han sido predestinados (Ga 3:26, Ef 1:3-14).
La fe por ser fruto del Espíritu Santo es Espiritual, “la fe es un espíritu” (2 Co 4:13); Lo que implica que mantiene propiedades espirituales, se mueve en la mente (Ef 4:23), nace y está en el corazón (Ro 10:8), crece (2 Pe 1:5-7) y se desarrolla como cualquier espíritu en el hombre, obteniendo proporciones y medidas (Ro 12:3). Por ser espíritu, está reflejada en la mente, en la conciencia (1 Ti 3:9), como leyes, mandamientos, palabras que mantienen vivo al hombre Espiritual para hacer buenas obras.

Quizás para nosotros es fácil asimilarlo, aunque no es para todos (2 Te 3:2); sin embargo Pablo necesita que los judíos que forman parte de la congregación lo entiendan bien, para que no intenten imponer el  Antiguo Pacto a los gentiles que creen en el Señor Jesús, ni les estorben con su cultura religiosa;  Porque conoce la dureza de sus corazones como así también es consciente del velo que tienen los judíos (2 Co 3:14) (de las cuales cosas hablaremos más adelante).

Por ahora, lo que queremos enfatizar, es que la carta se ha escrito con tanta inteligencia, que anticipa todo pensamiento (tanto judío como gentil).
Mientras se leía la carta, los judíos aferrados a su religión deben haber quedado pasmados por las declaraciones anteriores; Y a pesar de su irrefutabilidad, los judíos avergonzados deben haber entrado en modo negación, diciendo quizás en su interior (en sus adentros) "no … no puede ser,", "no puede ser cierto"…"que hay de Abraham entonces?", "Cómo queda la promesa, el pacto, nuestra religión, nuestra nación?", tantos siglos de historia, tantas señales, para qué?
Por eso Pablo por el Espíritu, va a ordenar los pensamientos:

CAPITULO 4
 ¿Qué, por lo tanto, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne?  Ro 4:16; Ro 1:3; Is 51:2;
 Porque si Abraham fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse [jactarse, elogiarse], pero no para con Dios.  1Co 1:31;
 Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia Gn 15:6; Ro 4:9; Ro 4:22; Gá 3:6; Tit 3:8; Stg 2:23;
 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda;  Dt 9:4-5; Ro 11:6;
 mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío [irreverente, (sin piedad), sacrílego], su fe le es contada por justicia.  Jn 6:29; Ro 3:22; Jn 3:33;

Consideren la intención de Pablo; ¿Como competir con la estructurada religión judía?: Ellos tenían a Moisés, el sacerdocio Aarónico, tenían a Elías. Y toda su historia está llena de hombres que han sido favorecidos por Dios: Josué, David, Salomón, Eliseo, Josías, etc. y por encima de todos está Abraham, el gran patriarca escogido.
Así que Pablo va a la raíz de la religión y cultura judía, para explicar que la justificación por la fe actuó en Abraham, muy por encima de su obrar, implicando que el obrar es consecuencia de la fe (obediencia).

La fe que justificó a Abraham
Abraham es el primer hombre pos diluvio en ser llamado y escogido por Dios; Es por así decirlo, el elegido y eso es algo que vanamente enorgullece a su descendencia carnal (hasta el día de hoy).
Pero deberíamos analizar en que circunstancia fue llamado. El libro de Génesis ocupa uno 13 capítulos para hablar acerca de Abraham (Gn 12:1 – 25:11), pero no para contar sus logros según su carne o su oficio, sino que cuenta todas las veces en la que Dios habló y trató con Abraham y como Abraham creyó en aquellas palabras, las cuales fueron grandes pruebas para él, considerando que no había más testimonio de Dios en aquel entonces que las experiencias de Abraham (realmente se requería de Fe para obedecer a aquella voz que guiaba su vida).
Abraham vivió 175 años, pero a lo largo de su vida, Dios habló con él solo en unas cuantas oportunidades, el resto es historia del impacto que tuvo ese vínculo (con los aciertos y desaciertos de Abraham).
Entonces lo que justificó a Abraham es el haber creído, el haber confiado en el Dios que le había llamado y escogido para cumplir con un propósito.

Génesis 15
Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia.

La Torah es clara y es lo que Pablo está utilizando para reordenar los argumentos y la filosofía judía en lo que respecta a la salvación del hombre.

Por otro lado, el verso 4 "Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda;" puede escribirse de la siguiente manera para que se entienda mejor: "el cumplir (parcialmente) la ley no da derecho a ganarse parcial o totalmente el favor de Dios, sino que el cumplimiento total de la ley es una obligación necesaria, aunque no suficiente", porque se requiere de fe y de sentido de justicia (no de una estricta religión que fuerza la voluntad del hombre ha hacer lo que no quiere hacer).

Mateo 23
23 ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezman la menta y el eneldo y el comino, y dejan lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

¿Cuál es realmente el error del judío o de aquel que persigue la ley?: El error es la "autoconfianza", es decir, el estimar o poner la confianza en sí mismo para lograrlo.
Debemos comprender que la carrera de todo hombre por querer ser justo está perdida desde un principio, puesto que es imposible (Mt 19:25); Es por eso necesitamos que alguien con capacidad quiera correrla gratuitamente en representación de nosotros para que obtengamos la victoria por medio de Él.

Ahora: ¿Cuál es el error del religioso cristiano de hoy?: El error es cuestionarse si tienen la suficiente fe para ser justificados o no; O si son débiles en la fe. En cuyo caso yo llamaría a eso ignorancia de las Escritura y falta de oración.
Debemos comprender que ser justificados por la fe, no se trata de cantidad de fe, sino de comprensión cultural del propósito de la fe. Así que se espera que el cristiano se cultive en las Escrituras y que elimine de sí la ignorancia que atenta contra su fe. A su vez se solicita que potencie su fe para hacer las cosas de manera correcta.

Entonces, querer ser bueno o justo no es algo que pueda alcanzarse por obligación o religión (sabiendo que el corazón busca hacer lo contrario). Querer ser bueno o justo debe ser un anhelo ferviente del alma apelando a la misericordia y gracia de Dios de que haga algo para salvarnos.

 Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye justicia sin obras,
 diciendo: Dichosos [afortunados, bienaventurados] aquellos cuyas iniquidades [maldades grandes, grandes injusticias, perversidades extremas] son perdonadas, Y cuyos pecados son cubiertos.  Sal 32:1-2; Sal 32:1;
 Dichoso [afortunado, bienaventurado] el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.  2Co 5:19; Sal 32:1-2;

A través de los Salmos, puede demostrarse que hombres como David (que cometió adulterio, homicidio, mentiras), era consciente que el perdón puede ser hallado a pesar del peso de la ley. David entendió la necesidad de justificar al hombre por encima del cumplimiento de la ley.
Por un lado, implícitamente, Pablo da a entender que la ley fue dada para demostrar la incapacidad del hombre de ser bueno por sí mismo y demostrar al mismo tiempo cuan pecador es; Y por otro lado se utilizó como estrategia, a fin de encerrar al pecado en la misma ley.
David fue un hombre que estuvo muy cerca de Dios, confió en Él, pero también cayó en terribles pecados que a posteriores debe haber buscado con ansiedad el perdón de Dios, consideremos que el hombre del AT no tenía el Espíritu Santo sujetando su vida como goza hoy en día un verdadero cristiano.
Lo que justificó a David fue el creer que Dios tiene otro medio mejor que la ley para salvar al hombre.

 ¿Es, por lo tanto, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia.  Ro 3:30; Ro 4:3; Gn 15:6;
10  ¿Cómo, por lo tanto, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión.
11  Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;  Gn 17:10-11; Lc 19:9; Ro 3:22; Ro 4:12; Ro 4:16; Jn 3:33; Gn 17:11;

Esto es inteligencia pura. Tanto esfuerzo religioso, tanto valor dado a la circuncisión, para comprender que la verdadera justificación no requiere de circuncisión; Puesto que aún Abraham mismo fue justificado 25 años antes de ser circuncidado. Por lo tanto la circuncisión judía no era un requisito para ser justificado, sino una "señal" de la justicia por la fe. La circuncisión misma demostraba que no era el rito lo que tenía valor, sino que lo valioso era ser parte de la cultura revelada "quitado el velo de la carne" (aunque lamentablemente espiritualmente estaban ciegos, pero no todos).
Entonces, un cristiano no necesita ser circuncidado para ser justificado; Tampoco se requiere que el cristiano se someta al Antiguo Pacto, puesto que fue cumplido y reemplazado por un Régimen mejor (Nuevo Pacto) que no requiere de estatutos religiosos, ni de sacerdocio, ni de sacrificios, ni de nada, sino solamente de fe en Cristo Jesús.

12  y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham «antes de ser circuncidado.»
13  Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.  Gn 17:4-6; Hch 13:32; Ro 9:8; Gá 3:16; He 6:15; He 6:17; He 7:6; He 11:9; He 11:17; Gn 21:17-18;
14  Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.  Gá 3:17-18; Gá 3:18;
15  Puesto que la ley produce ira [furia]; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.  Ro 3:20; Ro 7:7; Ro 7:10-25; 2Co 3:7; 2Co 3:9; Gá 3:10; Gá 3:19; 1Co 15:56; Jn 15:22; Ro 5:20; Ro 7:8;
16  Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros  Ro 3:24; Ro 9:8; Ro 15:8; Gá 3:22; Is 51:2;
17  (como está escrito : Te he puesto por padre de muchas gentes) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.  Gn 17:5; Jn 5:21; Ro 4:18; 1Co 1:28; He 11:3; He 11:19; Is 48:13; Is 51:2; Gn 17:4;

Pablo demuestra que el proselitismo judío no tiene valor, y no es un requisito para ser considerado pueblo de Dios.
Ser hijos de Abraham no es una cuestión carnal, es una cuestión de fe.
La promesa que Dios le dio a Abraham (mediante un pacto) afirmaba que sería padre de muchas naciones (Génesis 17:2-4) referido al alcance de la promesa de otras naciones por medio de la simiente prometida. Esta promesa fue cumplida en Jesús, el Cristo. Jesús era de la descendencia de Abraham y en verdad el mundo entero recibió bendición mediante Él.

18  El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia.  Gn 15:5; Gn 17:5; He 11:12;
19  Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara.  Gn 17:17; Gn 18:11; He 11:12;
20  Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios,  Mt 9:8; Jn 8:56; He 11:11; He 11:18;
21  plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido;  Gn 18:14; He 11:19; Ro 14:5; Sal 115:3;
22  por lo cual también su fe le fue contada por justicia.  Gn 15:6; Ro 4:3;

Abraham nunca dudó de que Dios cumpliría su promesa. Si bien la vida de Abraham estuvo marcada por aciertos y también por errores y pecados, siempre confió en Dios. Su vida es un ejemplo de fe en acción.
Si Abraham se hubiera propuesto utilizar sus recursos, sus esfuerzos por conquistar Canaán y establecer la nación que Dios quería hubiera fracasado y caído en profunda decepción y desesperación. Pero puso sus ojos en Dios, le obedeció y esperó a que Él cumpliera su Palabra.

Hebreos 11
17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,
18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;
19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.

De igual manera nosotros debemos confiar en su Promesa y no en nuestra capacidad o religiosidad. La fidelidad de Dios se mantiene por Promesa no por conducta o disciplinas.
Puede que nuestra vida tenga desaciertos, pero eso no anulará la Promesa de Dios.

Los últimos textos del Capítulo 4

23  Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada,  Sal 102:18; Ro 15:4; 1Co 9:9-10; 1Co 10:6; 1Co 10:11; 2Ti 3:16-17; 1Co 9:9; 2Ti 3:16;
24  sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro,  Hch 2:24; Ro 10:9; 1P 1:21;
25  el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.  Is 53:5-6; Mt 20:28; Ro 5:6; Ro 5:8; Ro 5:18; Ro 8:32; 1Co 15:17; Gá 1:4; 2Co 5:15; Gá 2:20; Ef 5:2;

Texto Bizantino de
Romanos 4:25
ος παρεδοθη δια τα παραπτωματα ημων και ηγερθη δια την δικαιωσιν ημων

Interlineal Griego Español
ος-Quien παρεδοθη-habiendo sido entregado δια-por/por causa de τα-las παραπτωματα-delitos/errores/ofensas/(transgresiones) ημων-de nosotros και-y ηγερθη-fue levantado/(resucitado) δια-por/por causa de την-el δικαιωσιν-justificar/declarar justo/recto ημων-de nosotros

Texto Septuaginta (LXX) de

Isaías 53:5
αυτος δε ετραυματισθη δια τας ανομιας ημων και μεμαλακισται δια τας αμαρτιας ημων

Interlineal Griego Español
αυτος-él δε-pero ετραυματισθη-fue herido/dañado δια-por/por causa de τας-las ανομιας-iniquidades/violaciones de la ley ημων-nuestra/de nosotros και-y μεμαλακισται-fue molido/(completamente debilitado) δια-por/por causa de τας-los αμαρτιας-pecados ημων-nuestro/de nosotros

Isaías 53:12
… και δια τας αμαρτιας αυτων παρεδοθη

Interlineal Griego Español
… και-y δια-por/por causa de τας-los αμαρτιας-pecados αυτων-de ellos παρεδοθη-habiendo sido entregado

Pablo resalta la obra de Jesús el Señor mediante dos declaraciones en paralelo:
La Primera es la afirmación profética dada a Isaías (Is 53:5-6,12) y que Pablo está usando muy posiblemente la traducción de la Septuaginta (LXX) que dice claramente 5 "Él fue herido por causa de nuestras iniquidades, molido por causa de nuestros pecados” y el 12 "... y por causa de los pecados de ellos fue entregado". La preposición griega δια en acusativo significa “a causa de”, que implica que Jesús fue entregado a muerte porque era necesario hacer provisión para nuestra condición pecaminosa.
La segunda afirmación radica en que Jesús fue levantado de los muertos. El texto en griego utiliza nuevamente la preposición griega δια en acusativo significa “a causa de” con el propósito de proveer para nuestra justificación.
Que texto tan rico; Mientras Pablo relaciona nuestra justificación con la muerte de Cristo, muestra también que la resurrección de Jesús cumple una función en la reconstrucción o reparación de nuestra relación con Dios.

Nuestro hermano Facundo nos compartía al principio

Salmos 51
Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.
Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.
Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí.
Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; Para que seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio.
He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.

Entonces, ser justificados por la Fe, implica creer de todo corazón que Dios nos perdona y nos resucitará porque hemos depositado toda nuestra incapacidad, toda nuestra maldad en un representante que ya ha vencido la muerte y que ya ha justificado a tantos a lo largo de siglos de cristianismos.

Respecto a la fe de Abraham

Juan 8
56 Abraham su padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó.

¿Quieres tener fe? Sigue los pasos de Abraham, sigue al Señor Jesús.

Hebreos 12
Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,  1Co 9:24; Ef 4:22; He 6:18; He 10:36; He 11:2; He 11:4-5; He 11:39; Ro 6:4; Ro 12:12; Col 3:8; 1P 2:1-2;
puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, despreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.  Sal 22:6-7; Sal 69:19; Is 53:3; Is 53:11; Lc 24:26; Fil 2:8; He 1:3; Fil 2:8-9; He 13:13; He 8:1; 1P 1:11;



La Paz del Señor Jesús con ustedes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande