miércoles, 5 de junio de 2019

11 - EL CONCILIO EN JERUSALÉN


para descargar el audio click aquí
MENSAJE DOMINGO 11/12/2016

Por el Hno. Santiago


Luego de haber desarrollado el primer viaje ministerial o evangelístico de Pablo, que provocó que el mundo gentil oyese el Evangelio, hubo un gran gozo que prontamente fue ofuscado por una diferencia cultural, de judíos cristianos contra gentiles cristianos debido a la incompatibilidad en los estilos de vidas respectivamente.

Hechos 15
Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no se circuncidan conforme al rito de Moisés, no pueden ser salvados. 2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión. 3 Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos. 4 Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos. 5 Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.

La predicación del Evangelio a los gentiles generó una comunidad cristiana paralela a la de judíos cristianos.
Los judíos cristianos habían estimado que solo ellos (los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob) eran dignos del Evangelio y por ende los únicos hijos de Dios en el mundo. Nunca se hubieran imaginado que Dios haría partícipe de la Salvación a aquellos que eran considerados impíos por naturaleza, abominables, impuros, idólatras, paganos e indignos del conocimiento del Dios verdadero.
Para los judíos el "no judío" era considerado abominación, y esto desde la antigüedad; Inclusive el actual movimiento sionista y los judíos ortodoxos lo estiman así.
Es lamentable mencionar que el judaísmo actual se considera la raza superior, se estiman genéticamente superiores e inteligentes, y el resto del mundo es considerado ganado a su servicio.

Génesis 34
14 Y les dijeron: No podemos hacer esto de dar nuestra hermana a hombre incircunciso, porque entre nosotros es abominación.

Sin embargo fue Dios mismo quien enseñó que tal pensamiento era un absurdo.

Deuteronomio 10
16 Circunciden, pues, el prepucio de su [de ustedes] corazón, y no endurezcan más su [de ustedes] cerviz. 17 Porque Jehová su [de ustedes] Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho;

Romanos 2
11 porque no hay acepción de personas para con Dios.

Al respecto, con anterioridad habíamos tratado lo que le había sucedido a Pedro al serle ordenado ir a la casa de un romano a predicar el Evangelio.

Hechos 10
Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. 10 Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; 11 y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; 12 en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. 13 Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. 14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. 15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. 16 Esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo.

Hechos 10
28 Y les dijo: Ustedes saben cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjeropero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo;

Con la conversión de gentiles al Evangelio, surgió la duda de qué habrían de hacer ellos o como mantener una relación cristiana con los gentiles convertidos. La mayoría gentil provenía del paganismo y sus estilos de vidas eran totalmente incompatibles con la de los judíos (hablamos de alimentación, vestimenta, usos y costumbres, socialización, etc).
Los judíos tenían una disciplina rudimentaria estricta con respecto a las comidas, a las vestimentas, los horarios de oración, la conducta y enseñanza de los hijos, etc. Tal diferencia cultural generaba un abismo entre judíos cristianos y gentiles cristianos.
El relato de Lucas en Hechos 15 demuestra que era de suma prioridad resolver tal situación. Los judíos convertidos consideraban que la conducta y el estilo de vida gentil podían derrocar la cultura judía, sus normas y moralidad mosaicas. Por esa razón los judíos (más que nada los fariseos convertidos al cristianismo que se aferraban al antiguo pacto) habían resuelto judaizar a los gentiles recientemente convertidos, imponiéndoles la ley dada a Moisés. Decían que la circuncisión y la ley dada a Moisés eran parte de la salvación, lo que implicaba tener que hacer todos los ritos desde la circuncisión. Sin embargo Pablo y Bernabé no estaban de acuerdo con ellos y discutían al punto de generarse una gran contienda que atentaba contra la unión Espiritual de la Iglesia.
Los cristianos gentiles se sentían presionados por los cambios rudimentarios, muchos consideraban que sería difícil cambiar de estilo de vida después de tantos años y esto quizás haya hecho que muchos pensaran en volverse del Evangelio.

Se resolvió entonces, hacer una reunión con los apóstoles y ancianos para ver como habría de resolverse esta situación doctrinal y rudimentaria.
Esta reunión o concilio, se efectuó en el año 49 dC, a casi a un año y medio de haber terminado Pablo y Bernabé su viaje ministerial. Y todos estaban expectantes por los resultados.

Hechos 15
Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto. 7 Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, ustedes saben cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen. 8 Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; 9 y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones. 10 Ahora, pues, ¿por qué tientan a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? 11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvados, de igual modo que ellos.
12 Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.

Un punto importante de la reunión, es que Pedro ya había crecido en la Fe y entendía perfectamente el plan de Salvación y estaba de acuerdo con Pablo y Bernabé y mostró su apoyo al referir sus experiencias con los gentiles.
A su vez consideró absurdo querer añadir la ley de Moisés a los gentiles. Puesto que obligar a gentiles a judaizarse era indicar que la muerte y la Sangre del Señor Jesús no eran suficientes para redimirlos; Imponer la ley judía (Torá) a la Fe es tentar a Dios, es menospreciar la Obra del Señor Jesús. La Obra del Señor Jesús es suficiente, todo fue consumado y ya no se requiere de una religión y de imposición de disciplinas, solo se necesita vivir por la Fe en Cristo Jesús.

Gálatas 2
21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

Gálatas 5
porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.

Con ese pie, Pablo y Bernabé dieron una serie de contundentes evidencias de cómo el Señor, mediante su Espíritu Santo operaba grandemente entre los gentiles, como también fueron patentes las palabras del Señor respecto de las persecuciones y tribulaciones que tuvieron que soportar por amor a Cristo.

Romanos 15
18 Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, 19 con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo.

1 Corintios 2
y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que su [de ustedes] fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Continuando con el relato del concilio

Hechos 15
13 Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. 14 Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. 15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:
16 Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído;
Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, 17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,
18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.
19 Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. 21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día sábado [día de reposo o festivo].*

Jacobo, referido al hijo de María, hermano de Jesús, había sido ya afirmado como uno de los pilares de la Iglesia, y era el que presidía la reunión y luego de haber escuchado los testimonios y de común acuerdo con los ancianos se dispone a dar el dictamen.
Muchos de los fariseos convertidos esperaban que Santiago diese un dictamen a de las sectas judías, puesto que conocían que Santiago era celoso y estricto en las cosas de la ley. Sin embargo Jacobo comienza con la profecía dada a Amós

Amos 9
11 En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; 12 para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto.

Y con estas palabras Santiago revela que desde la antigüedad estaba previsto que los gentiles habían de ser llamados a Dios para invocar su Santo Nombre una vez que el Mesías muriese para Salvación.
Y dio por sentado que los gentiles no necesitan el yugo de la religión judía. Cristo Jesús era suficiente.
Quizás una mayoría (sobre todo de los fariseos convertidos) deben haberse sentido defraudados.
La resolución imponía de ahora en más que los gentiles sean libres de rudimentos judíos y que se les aceptase tal como son, lo único que se les solicitaba a los cristianos gentiles era que se abstuviesen de prácticas que moles­taran en forma directa a los creyentes judíos:

-       De la idolatría: Implica de fiestas paganas y actividades relacionadas con el paganismo.
-       De fornicación: De toda clase de inmoralidades sexuales y sensuales
-       De ahogado: Referido a que las carnes debían comerse sin sangre, puesto que muchos comían el animal ahogado en su sangre, sea por estrangulación o golpe
-       De sangre: Referido a que no debían comer la sangre, ni derivado de ellas

Hechos 15
22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, varones principales entre los hermanos; 23 y escribir por conducto de ellos: Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia, salud. 24 Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando sus [de ustedes] almas, mandando circuncidarse y guardar la ley, 25 nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a ustedes con nuestros amados Bernabé y Pablo, 26 hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. 27 Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra les harán saber lo mismo. 28 Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29 que se abstengan de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si se guardan, bien harán. Pásenlo bien.
30 Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; 31 habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación. 32 Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras. 33 Y pasando algún tiempo allí, fueron despedidos en paz por los hermanos, para volver a aquellos que los habían enviado. 34 Mas a Silas le pareció bien el quedarse allí. 35 Y Pablo y Bernabé continuaron en Antioquía, enseñando la palabra del Señor y anunciando el evangelio con otros muchos.

La Carta de consolación
Todas las Iglesias esperaban la decisión, querían saber si era necesario realmente dejar muchas de sus costumbres y rudimentos por causa de los judíos.
El concilio formuló una carta genérica, firmada y aprobada por la Iglesia en Jerusalén para informar a todas las iglesias en Antioquia, Siria y Cilicia de la decisión. La carta declaraba que los gentiles iban a ser recibidos con toda libertad en la iglesia, considerados iguales a los judíos señalando solo algunas restricciones para mantener una armonía con los judíos.
La carta de consolación fue llevada a Antioquia por Judas y Silas quienes viajaron al norte con Pablo y Bernabé.
Fue así como las Iglesias tuvieron paz y establecieron los primeros fundamentos de libertad e igualdad cristiana.
Judas y Silas predicaron en Antioquia por un tiempo, y entonces regresaron a Jerusalén. Aunque Silas decidió quedarse con Pablo y Bernabé; Y permanecieron en Antioquia, ministrando la Palabra de Dios.

Conclusión
Hoy por hoy, es muy difícil para nosotros apreciar y comprender la situación apremiante en la que se encontró la Iglesia frente al judaísmo. También es difícil apreciar la importancia del conflicto y la decisión de la Iglesia en Jerusalén.
A algunos cristianos les parece que este concilio no fue de mucha importan­cia.
Pero Lucas le dio la importancia debida y le dedicó una buena parte de su libro.
Comprender que si el concilio hubiese tomado una decisión distinta, a favor del judaísmo la labor evangelísticas de Pablo y de muchos otros hubiera finalizado de repente o hubiese habido una gran y turbulenta división doctrinal;
Un Evangelio judaizante no hubiera tenido efectos sobre los gentiles; Nadie habría de poder sobrellevar el yugo de la ley judía, y la ordenanza del Señor Jesús de llevar su Evangelio a todo el mundo no hubiera sido obedecido.

Finalmente este capítulo ayuda a comprende que el fin de la ley es Cristo.

Romanos 10
porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.




La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande