martes, 4 de junio de 2019

11 - EL REINO DE LOS CIELOS




MENSAJE DOMINGO 17/04/2016

Por el Hno. Santiago


Introducción
En este bloque, hablaremos acerca de lo que predicaron tanto Juan como Jesús.
Como ya hemos visto, la vida de Juan y Jesús estaban destinadas para una obra específica. Durante 30 años habían estado como ocultos, Juan en un desierto y Jesús como un carpintero en Nazaret.
De repente Juan ordenado por Dios entra en escena:

Mateo 3
En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, 2 y diciendo: Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Durante el ministerio de Juan, un hombre llamado Jesús es también bautizado y es lleno del Espíritu Santo; Prontamente es apartado al desierto para ser tentado por el diablo, posteriormente comenzó a reclutar hombres, a quienes llamó discípulos y comenzó haciendo señales extraordinarias.

Pero Jesús no había iniciado oficialmente su ministerio sino hasta que Juan el bautista fue encarcelado; Fue a partir de ese momento que abierta y públicamente comenzó a predicar el Reino de los Cielos.

Marcos 1
14 Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepiéntanse, y crean en el evangelio.

Mateo 4
17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado

El Reino de los Cielos era el centro de la predicación del Señor Jesús y la solicitud de todo hombre.

Mateo 4
23 Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

Mateo 6
10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Posteriormente envió a sus discípulos a que prediquen exactamente lo mismo:

Mateo 10
Y yendo, prediquen, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado.

Y predicar el Reino de Dios ha sido y es la esencia del Evangelio encomendada a los discípulos (Hch 8:12; 28:31)

¿Pero que era el Reino de los Cielos? ¿Qué significaba aquello de que hablaba Jesús?

Lamentablemente, muchas religiones que se dicen cristianas o seguidores de Jesús no predican lo que Jesús predicaba.

En cierta ocasión, sentado en el banco de una plaza, observaba con indignación como un grupo de jóvenes con algunos mayores se pronunciaban diciendo que eran cristianos y que estaban predicando.
Unos con un cartel en la calle decía "toca bocina si crees en Dios", otros con remeras que decían "Dios te ama, se feliz", otros disfrazados de payasos o de una especie de hombre biblia repartían caramelos y globos, en fin… Era bastante desagradable y decía para mis adentros "que mal que anda todo el cristianismo" y se acercó un grupo de jóvenes a predicarme, me saludaron, los observé y traté de hacerles entrar en razón; Les pregunté rápidamente quién los había enviado y que querían, para sorpresa no dijeron que Jesús los había enviado sino que señalaron a un posible ministro o pastor vestido de traje que observaba a todos de lejos. Uno de ellos dijo que Dios me amaba y que quería contarme como Dios había cambiado su vida, le dije rápidamente porque haces eso y como esperas que yo crea en tu propio testimonioporqué no haces lo que dijo Jesús, Que ordenó Jesús: "predicar el Reino de los Cielos", pues bien, predícame el Reino de los Cielos, no me cuentes tu historia o tus anécdotas, háblame del Reino de los Cielos, como ordenó el Señor y se quedó mirándome, le pregunté: No sabes lo que es el Reino de los Cielos, entonces pregunté: dime… que significa la palabra Señor, que significa Fe, que significa amén o aleluya y tantas palabras que utilizas, No hubo respuestas, algunos comentarios desacertados, se enojaron me dijeron cosas y se fueron.

El punto es, que independientemente de la buena voluntad o disposición para evangelizar o predicar, muchos cristianos no tienen ni idea de lo que es el Reino de los Cielos. Muchos cristianos sin preparación, sin lectura, sin oración y sin experiencia se lanzan a hacer lo que le ordenó el pastor de su congregación sin discernir si eso proviene o no del Señor Jesús; y para peor no se dan cuenta de que las denominaciones solo buscan reclutar personas para someterlas y sacar beneficios económicos para sí mismos y para la institución.

Querer servir a Dios es bueno, pero no es para cualquiera. Predicar el Evangelio es bueno, pero debes saber como hacerlo. Para ello, debes conocer profundamente al Señor Jesús y sus enseñanzas, debes experimentar las cosas del Reino, y por sobre todo ser enviado, para entonces poder predicar su doctrina, sus valores, su Verdad, de otra manera solo serás un vulgar intento religioso movido por el corazón humano, pensando que así se agrada a Dios.

Por eso, en esta oportunidad queremos hablar acerca del Reino de los Cielos, para que cuando se evangelice se sepa de que se trata.

La palabra "Reino" puede que no tenga un significado profundo para nosotros, puesto que la cultura humanista desde hace 250 años ha derrocado las monarquías y ha establecido nuevas formas de control.
Pero, la palabra "Reino" hace referencia a una forma de gobierno, en este caso un gobierno monárquico.
El vocablo proviene de:

basileia Código MAB: 831 - Código Strong: G932
- Pronunciación: basilía
- Diccionario MAB: reino, reinado, imperio

La palabra "Cielos" en plural hace referencias al absolutismo sobre las diversas esferas o dimensiones conocidas. Deben saber que en la filosofía judía, la funcionalidad universal estaba distinguida por tres partes o tres cielos (expansiones celestes o firmamentos): El "Primer Cielo" que es la esfera celeste que rodea toda la tierra; El "Segundo Cielo" considerado por el espacio universal de astros y estrellas y el "Tercer Cielo" considerado como el hábitat de Dios. Así el Tercer Cielo contiene a los otros dos.
El vocablo proviene de:

ouranov Código MAB: 3227 - Código Strong: G3772
- Pronunciación: úranos
- Diccionario MAB: cielo, (extensión celeste); firmamento

Así que cuando Jesús habla del Reino de los Cielos, habla de la forma de gobierno que estaba por encima de todos los espacios conocidos, es decir habla del Reino desde donde está Dios, o como también se menciona en otros evangelios "El Reino de Dios".
Si uno se fija, en el libro de Mateo siempre se habla del "Reino de los Cielos", de hecho se menciona 33 veces y solo 5 veces el "Reino de Dios".
En el resto de los evangelios se menciona solo "Reino de Dios", lo que nos lleva a la cuestión de, si Jesús decía "Reino de los Cielos" o "Reino de Dios"?.
Dado el adoctrinamiento y la filosofía judía, es preciso inferir, que la frase que Jesús usaba era "El Reino de los Cielos" ¿Por qué?; Porque era una expresión que los judíos entendían a la perfección, sin embargo el resto de los evangelios tiene una orientación general, sobre todo para los gentiles (no judíos) por lo que los escritores reemplazaron la expresión por "Reino de Dios", para que los gentiles la entendieran desde su adoctrinamiento religioso politeísta de la época.

Pero nosotros hoy, para entender esta expresión debemos sumergirnos en la historia de la humanidad y sobre todo en la historia judía, que por muchos siglos habían buscado vivir pacíficamente, bajo un gobierno justo y prospero.
Desde la desobediencia y caída del hombre, el imperio o reino de la muerte entró en el mundo para provocar terribles estragos y grandiosas pérdidas de vidas humanas como también en el resto de la creación. Posteriormente el hombre ha intentado luchar por sus propios medios para cambiar la situación del mundo, pero ningún reino humano ha podido hacerle frente a la muerte y a la vida pecaminosa y corrupta del hombre. Después de 6.000 años de historia humana, está comprobado que ni la ciencia humana, ni la medicina, ni la tecnología puede hacerle frente a la muerte y al pecado.

Desde sus inicios, una y otra vez el hombre siempre ha buscado paz, felicidad, justicia, igualdad y ha esperado por milenios para que un rey o un régimen justo lo hiciera posible. A través de la historia, muchos hombres se han levantado mediante la espada, las armas y la fuerza tecnológica para provocar sangrientas guerras con el fin de destituir regímenes y proponer el suyo con la mismas promesas de paz, igualdad, justicia, fraternidad, etc…, para beneficiar solo a una minoría y al resto tenerlos como esclavos pobres, escolarizados y obedientes a su sistema de control; Como verán no es muy diferente de las premisas demagógicas de los lideres políticos actuales, que obviamente no son más que títeres de las elite de control.

Es evidente entonces, que el hombre maldito nace para ser gobernado por otros hombres; Hablamos de que una forma de control es necesario y esencial para el hombre, es parte de su cultura y se le prepara para ello. Pero hasta ahora todos los gobiernos humanos han fracasado y solo un Reino puede hacerle frente al  imperio de la muerte, solo un Reino puede dar Vida eterna, solo un Reino puede brindar lo que el hombre tanto busca. Ese Reino es el Reino de Dios.
Por eso, a diferencia del cristiano actual, cuando los judíos escuchaban decir a Juan y a Jesús el "Reino de los Cielos se ha acercado", comprendían perfectamente que se trataba de la monarquía absoluta de Dios. A su vez entendían que se trataba de un gobierno perfecto, de carácter santo, justo, pacífico; Una forma de gobierno que todo hombre esperaba.
Pero, cuando Jesús hablaba del Reino de Dios, las personas quedaban aturdidas, porque escuchaban hablar a Jesús de cosas que nunca habían oído y que Él parecía conocer muy bien; Y obvio porque Él venía de allí, a su vez a todos les quedaba la sensación de que nadie era digno de entrar en el Reino de Dios, por causa de su condición pecaminosa. Pero Jesús venía brindando una Esperanza Viva.

El Reino de los Cielos en parábolas
El Señor Jesús vino a manifestar ese Reino de Justicia, mediante la conversión y con promesas de Vida Eterna y Paz. Y es importante destacar, que ha diferencia de tantos generales que se han levantado como emperadores Jesús vino como siervo, sin levantar espada, sin hacer demagogia y sin prometer prosperidad y vanidad.
Y explicó el Reino mediante enseñanzas, a su vez hizo señales y milagros para demostrar que es posible revertir cualquier situación adversa, aún aquellas que son muy conflictivas como la muerte.

Jesús declaraba que el Reino de los Cielos estaba al alcance de cualquier hombre que se arrepintiera de su vida pecaminosa y renunciara a toda vanidad para vivir en la santificación Espiritual.
Quizás lo difícil para muchos, era que Jesús describía el Reino de los Cielos, mediante parábolas, algunas de ellas difíciles de entender.
Para tener algunas referencias importantes al respecto, resumidamente podemos concluir que:

-       El “Reino de los Cielos” comenzó con la parábola del Sembrador, es decir, con la predicación del Evangelio (Mt 13:1-9) indicando como este afecta a las personas.

-       Posteriormente el enemigo sembró cizaña entre el trigo, lo que implica que el “Reino de los Cielos” fue contaminado (Mt 13:24-30).

-       Posteriormente el “Reino de los Cielos” ha crecido a través de los tiempos en toda la humanidad como un árbol de mostaza; Actualmente el cristianismo cunde en todo el mundo, al punto tal que muchas “aves” (religiones) se aprovechan de ella y viven en ella y de ella (Mt 13:31-32).

-       Posteriormente el “Reino de los Cielos” se ha diluido como levadura en pan. La Iglesia está en medio de la religión (aunque no en todas) (Mt 13:33).

-       Finalmente el "Reino de los Cielos" será un clamor a medianoche para que la Iglesia despierte y se aparte de la insensata e imprudente religión y se prepare para la Venida del Señor (Mt 25:1-13)

Al observar cada una de las parábolas, vemos que el Reino de los Cielos es conflictivo para este mundo. A su vez ponía en evidencia que todos los hombres estaban sujeto a un reino mortal, sujeto un reino de carácter carnal contradictor al Reino de Dios, y esto es algo que Jesús manifestó claramente a Nicodemo.

Los dos reinos
Actualmente los cristianos asumen de manera preconcebida el Reino de Dios, pero no entienden su Régimen Espiritual sobre los hombres y tampoco entienden la total incompatibilidad con el estilo de vida mundano, de hecho muchos piensan que pueden vivir en esta tierra haciendo lo que se les ocurra, buscando sobrevivir, tener comodidad, lujos, bienes, prosperidad y luego heredar el Reino de los Cielos por el solo hecho de hacer una oración de fe e ir un par de horas los fines de semana a un templo religioso; Pero eso no es así.

Como cristianos, debemos tener bien en claro que existen dos tipos de reinos incompatibles entre sí, en este mundo, uno es propio del mundo conocido como “reino de las tinieblas o reino carnal o reino terrenal” que está regido por la ley de la carne (vida consumista y materialista) cuyo príncipe es Satanás (Heb 2:14; Jn 12:31; 14:30; 16:11; 1 Jn 5:19), y el otro Reino, llamado “Reino de los Cielos o Reino de Dios o Reino de la Luz” del cual Jesús es el Rey y Señor y que se rige por la ley del Espíritu, que es de arriba pero que se ha acercado para estar en la tierra; Los reinos al ser opuestos entre sí no tienen coordinación y esto implica que están en guerra; Y esa guerra se manifiesta aún en el interior del hombre (1 Pe 2:11).

Por otro lado, no cualquiera pude pertenecer al Reino de Dios, puesto que no depende de los hombres sino de Dios; Porque para ser parte de un reino, uno debe nacer en ese reino. Así, todos nosotros hemos nacido en el reino carnal y para pertenecer al Reino de los Cielos uno debe primeramente morir al reino carnal para entonces nacer en el Espíritu para el Reino de Dios.

Consideremos las características básicas de los reinos:

- REINO DE DIOS O DE LA LUZ

Nación                       : Celestial, de arriba (Heb 11:16; 12:22)
Bandera                     : El amor (Cnt 2:4)
Tipo de vida              : Espiritual y eterna (Jn 3:36)
Forma de Gobierno : Señorío de Cristo (Fil 2:11)
Rey y Señor              : Jesús, El Cristo, Él es el Señor de Señores, Rey de Reyes
Religión                     : Sin religión

- REINO DE SATANÁS O DE LAS TINIEBLAS

Nación                       : El mundo (1 Jn 5:19)
Bandera                     : La mentira (Jn 8:44)
Tipo de vida              : Carnal y mortal (Ga 5:19-21)
Forma de Gobierno : Potestad Maligna (Ef 6:12)          
Príncipe                     : Satanás (Jn 14:30)
Religión                     : Muchas religiones y sectas

Cuando nos referimos a “vida carnal” no solamente lo hacemos por la naturaleza física del hombre  sino también por los deseos y propósitos humanos en el mundo; Ser carnal es seguir la corriente de este mundo, sometido a hacer la voluntad de un sistema que controla y regula todas las facetas o áreas del hombre (educación, trabajo, supervivencia, entretenimiento, impuestos, etc), llevándolo a una vida en esclavitud endulzada con placeres y entretenimientos. Por lo tanto, los parámetros de una vida carnal se refleja en lo que se pretende de uno mismo en el mundo, lo que proyecta, lo que trabaja y espera por el confort, la felicidad, las riquezas, los placeres, etc.

Eres carnal, cuando tus deseos son para el mundo, cuando tu corazón está en el mundo, y eso es estar en pecado y por lo tanto muerto, porque el ocuparse de la carne es muerte (Ro 8:6). Si vivimos en la carne no podemos agradar a Dios y si no se agrada a Dios estamos bajo condenación.

Así que cuando Jesús dijo que el Reino de los Cielos se había acercado (Mt 4:17, 10:7), no lo dijo en el sentido de que tal Reino sería amigo del mundo (Stg 4:4), sino que estaría en el mundo pero que no tendría alianza ni compartiría nada con el mundo, porque el Reino de los Cielos llegaría como un Reino Libertador y Conquistador, lo cual implicaba que el Reino de los Cielos iba a ser muy conflictivo para el mundo (Mt 10:34; Lc 12:51).

¿Cómo ser parte del Reino de Dios?
Todos somos carnales por naturaleza, y por lo tanto pecadores, nacemos muertos y con rumbo a la condenación; Y si no fuera porque Dios acercó su Reino y nos abrió las Puertas nuestro destino sería la condenación eterna.

Colosenses
13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

Ya que el hombre no podía ingresar al Reino de los Cielos, por sus pecados y corrupción, Dios acercó su Reino anteponiendo un Mediador (llámese también "abogado", "embajador", "pacificador") que logró la reconciliación mediante un crudo sacrificio para que los que creen en Él sean trasladados al Reino de Dios.
Cuando las Escrituras dicen que somos “trasladados” de un reino carnal a uno Espiritual, está diciendo que sufrimos una conversión total en nuestro ser, una conversión en el sentido y la dirección de nuestra vida. Para entenderlo mejor daremos un ejemplo: Este mundo esta divididos por fronteras que determinan los límites de un país, ese límite no es solamente regional sino que también cada país tiene una constitución y un sistema de gobierno que regula el comportamiento y los objetivos de cada sociedad. Si un ciudadano de un país quiere pasar o nacionalizarse en otro necesita una autorización, pasaporte y nuevos documentos; Y en el nuevo país no puede hacer lo que quiera o lo que esté acostumbrado a hacer, porque debe regirse de acuerdo a la constitución y a las leyes del nuevo país al que pertenece. Así también el cristiano que se ha bautizado (que ya tiene el “pasaporte o la nueva documentación” por así decirlo) ya no puede comportarse con la constitución o ley carnal sino que ahora debe ponerse al tanto en conocer la Nueva Constitución y conocer la Ley del Espíritu para ponerla por obras.
Un ciudadano permanece como ciudadano cuando cumple la ley y si no cumple con las leyes es echado a la cárcel, si un extranjero no cumple con las leyes del país que visita es echado del país. De la misma manera el cristiano debe permanecer en la ley de Cristo sino es tomado por gentil y publicano (Mt 18:17).

Juan 15
Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3 Ya ustedes están limpios por la palabra que les he hablado. 4 Permanezcan en mí, y yo en ustedes. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. 5 Yo soy la vid, ustedes los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada pueden hacer. 6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

Conclusiones:
El Reino de los Cielos es entonces la forma de Gobierno que el hombre necesita, un Gobierno Eterno, justo, santo, pacífico, agradable; Es el Reino que todo cristiano espera porque sabe que vendrá.
Ese Reino tiene un régimen Espiritual, una ley Espiritual, el cual tenemos que aprender a degustar y prepararnos para vivir en ese Reino.
Ese Reino tiene una sede en este mundo, una embajada que es la Iglesia, para que todo mortal que cree en el Señor pueda ser nacido del agua y del Espíritu, para que todo creyente sea santificado y edificado en Cristo Jesús.
Debemos experimentar el Reino en todo su esplendor y debemos predicar el Reino de los Cielos.



La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande