miércoles, 5 de junio de 2019

12 - EL SEGUNDO VIAJE MINISTERIAL DE PABLO



para descargar este audio click aquí
  MENSAJE DOMINGO 18/12/2016

Por el Hno. Santiago


Hechos 15
36 Después de algunos días, Pablo dijo a Bernabé: Volvamos a visitar a los hermanos en todas las ciudades en que hemos anunciado la palabra del Señor, para ver cómo están. 37 Y Bernabé quería que llevasen consigo a Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos; 38 pero a Pablo no le parecía bien llevar consigo al que se había apartado de ellos desde Panfilia, y no había ido con ellos a la obra. 39 Y hubo tal desacuerdo entre ellos, que se separaron el uno del otro; Bernabé, tomando a Marcos, navegó a Chipre, 40 y Pablo, escogiendo a Silas, salió encomendado por los hermanos a la gracia del Señor, 41 y pasó por Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias.

Luego de su primera experiencia como evangelista y predicador itinerante; Pablo siente la necesidad de saber como estaban las congregaciones y hermanos a quienes habían predicado en el primer viaje.


Recordamos que el primer viaje de Pablo con Bernabé lo realizó entre los años 47 y 48 dC.
Las principales regiones visitadas fueron: La región de Panfilia y el sur de Galacia. El método de predicación fue ir primeramente a las sinagogas judías y luego predicar en las plazas a los gentiles.
Las ciudades mencionadas en el itinerario son: Desde Antioquía, pasando por Seleucia, de allí por mar a la isla de Chipre desde Salamina a Pafos, desde allí nuevamente por mar a Perge de Panfilia, Antioquía de Pisidia hasta Iconio, Listra, Derbe de Licaonia (todas estas ciudades de Galacia). Y regresaron por Derbe, Listra, Iconio, Antioquía de Pisidia, Perge, Atalía y de allí por mar hasta Antioquía.

Lo que se estimaba un gran viaje llenas de expectativas, resultó un viaje lleno de situaciones difíciles, la cual ni se hubieran imaginado; El Evangelio fue productivo pero a su vez repulsivo para los principales judíos de las sinagogas y los incrédulos, y el rechazo al Evangelio provocó una reacción hostil en contra de Pablo y Bernabé; Fueron insultados, echados, perseguidos y Pablo apedreado a punto de morir; Sin embargo la Gracia del Señor estuvo con ellos.
Otra situación bastante desagradable para Pablo, fue la deserción de Marcos (sobrino de Bernabé) que aunque no se mencione, es muy probable que la hostilidad que provocaba el Evangelio no recibido hizo que Marcos renunciara al ministerio prácticamente desde sus inicios, a falta de reemplazo esto provocó una seria carga logística al propósito del viaje.
Considerando todo esto, podemos ver que el primer viaje estuvo lleno de imprevistos y situaciones difíciles, no obstante a pesar de las adversidades lograron el objetivo primario.

Posterior al concilio, con un acuerdo respecto de la evangelización hacia los gentiles y con un aval por parte de la Iglesia a mediados del año 49 dC Pablo y Bernabé se disponen a viajar. Pero de nuevo un imprevisto pone en riesgo el viaje.
Bernabé quería llevar de nuevo a su sobrino Marcos, quizás más dispuesto y arrepentido de haberles dejado en su primer viaje, buscando una segunda oportunidad. Pero Pablo se opuso a la idea y es interesante destacar que Pablo no consideraba "digno" a Marcos de participar de la obra evangelística. Esto habla de un Pablo estricto referido al obrar para el Señor. Sin embargo Bernabé no estaba de acuerdo con Pablo y ambos discutieron al punto de separase uno del otro.
Debe haber sido algo difícil para ambos y para la Iglesia. Bernabé tomó a Marcos y navegó a Chipre, en tanto que Pablo tomó a Silas (también conocido como Silvano) y decidieron ir por tierra.
Saliendo de Siria, pasaron por la región de Cilicia, posiblemente por Tarso, ciudad natal de Pablo y de allí se dirigieron al sur de Galacia, confirmando y fortaleciendo a las Iglesias.

Hechos 16
Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; 2 y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio. 3 Quiso Pablo que éste fuese con él; y tomándole, le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego. 4 Y al pasar por las ciudades, les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardasen. 5 Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día.

Historia, Conversión y Servicios de Timoteo:
Un punto importante del segundo viaje de Pablo, es el hallazgo y participación de un joven llamado Timoteo.
"Timoteo" del griego Timoyeov "Timodzeos", la etimología proviene de la unión de dos vocablos Timo "Timo" que significa apreciar u honrar y yeov "dzeos" que significa Dios, Timoteo puede significar "el que aprecia a Dios" o "el que honra a Dios".
Timoteo es natural de Listra ciudad de la provincia de Licaonia (Hch 16:1), hijo de un matrimonio mixto, de padre griego y madre judía. El nombre de su madre era Eunice y el de su abuela Loida (2 Ti 1:5) y desde su niñez había leído las Sagradas Escrituras y tenía pleno conocimiento de la religión judía (2 Ti 3:15).
Es muy probable que Timoteo haya tenido cierta afinidad por los deportes griegos y que haya sido un gimnasta antes de convertirse (1 Ti 4:8) cuya carrera se vio frustrada por sus frecuentes enfermedades (1 Ti 5:23). Pablo le propuso que haga una carrera Espiritual en Cristo Jesús.

En el año 47 dC durante el primer viaje evangelístico, Pablo predicó en las ciudades de Galacia llegando hasta Listra lugar donde le apedrearon hasta dejarlo como muerto (Hch 14:8-19), y a pesar de los conflictos, tanto Loida como Eunice y el joven Timoteo escucharon y se convirtieron al Señor Jesucristo.

En el año 49 dC al iniciar el segundo viaje evangelistico, separado de Bernabé y Marcos, Pablo con Silas pasan por Listra y luego de escuchar el testimonio que tenían de Timoteo, un joven de aproximadamente unos 19 a 21 años (Hch 16:2) Pablo decide reclutarlo en reemplazo de Marcos y lo discípula (Hch 16:3; 1 Ti 1:2; 2 Ti 3:10-11). Lamentablemente a causa de los judíos se vio obligado a circuncidarlo, puesto que era la primera vez que un gentil era reclutado para el Evangelio, previa aprobación del Espíritu (1 Ti 1:18; 4:14; 2 Ti 1:6).

Timoteo se hace fiel colaborador y útil para el ministerio de Pablo (1 Co 4:17). Viajo con Pablo (del 49 al 52 dC) atravesando Misia, Bitinia, Troas, Samotracia, Neapolis, colaboró en Filipos, Anfipolis, Apolonia, Tesalónica, Berea, Atenas (Hch 16; 17). Estando en Atenas se le encomendó realizar un informe sobre el desarrollo del Evangelio en Tesalónica (1 Te 3:1-8), Pablo le hace copartícipe de las dos cartas a Tesalónica (1 Te 1:1; 2 Te 1:1). Posteriormente trabaja en Corinto (2 Ti 1:19), luego continúan el recorrido por Cencrea, Efeso, Cesarea, Antioquía.

El Ejemplo de Timoteo:
La leal compañía y la fiel colaboración de Timoteo fueron de gran ayuda en el ministerio del apóstol Pablo. A través de las Escrituras podemos ver como desde un primer momento se estableció entre ellos una relación, que jamás se rompió, una relación de confianza y amistad. De esa relación son testimonio fidedigno las repetidas menciones en el libro de los Hechos (Hch 17:14-15; 18:5; 19:22; 20:4) y Pablo mismo lo menciona 8 (ocho) veces en sus 12 (doce) cartas.

En contraposición a Timoteo tenemos el mal ejemplo de Marcos que abandonó el servicio dejando un vacío (Hch 15:38) que posteriormente provocó la ruptura entre la relación de Pablo y Bernabé (Hch 15:39).

Hechos 16
Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; 7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. 8 Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. 9 Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. 10 Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.

Después de recorrer las Iglesias de Galacia, Pablo siente que está tan cerca de Asia Menor, que se propone evangelizarla. No obstante el Espíritu Santo se lo prohíbe; Entonces Pablo avanza hacia el noroeste a la región de Bitinia y otra vez el Espíritu no se lo permitió. No se especifica la manera en la que el Espíritu se lo haya impedido ni la razones por la que se le haya negado hablar en Asia y en Bitinia. Pablo era consciente de la Obra del Señor, de su alcance y obviamente tenía un pleno diálogo con el Señor Jesús. Esto demuestra que aunque uno se proponga (y aún conociendo la Voluntad de Dios) es Dios en definitiva quien se reserva el derecho de abrir y cerrar las puertas como de direccionar a sus siervos. Estando en Troas y buscando la dirección, el Espíritu se la da mediante una visión mostrando que en la región de Macedonia debía ir a predicar. Y enseguida se embarca cruzando el Egeo por Samotracia.
Es interesante que el escritor del libro, a partir del verso 16:10 se involucra en el relato en primera persona del plural, dando a entender que es allí donde conoce al médico Lucas quien se suma al equipo ministerial de Pablo.

Hechos 16
11 Zarpando, pues, de Troas, vinimos con rumbo directo a Samotracia, y el día siguiente a Neápolis; 12 y de allí a Filipos, que es la primera ciudad de la provincia de Macedonia, y una colonia; y estuvimos en aquella ciudad algunos días. 13 Y un día de reposo* salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido. 14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. 15 Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si han juzgado que yo sea fiel al Señor, entren en mi casa, y posen. Y nos obligó a quedarnos.

Filipos, era la primera colonia romana de Macedonia. Pablo se quedó unos día y el día de reposo (sábado) se dirigió al río al lugar donde posiblemente se reunían a orar por falta de sinagoga. En aquella ocasión habían mujeres a quienes Pablo predicó; Una de ellas se llamaba Lidia, vendedora de púrpura de la ciudad de Tiatira. Aparentemente la mujer vivía sola, posiblemente soltera o viuda que tenía su propia casa y obviamente recursos para hospedar. La expresión "adoraba a Dios" posiblemente da a entender de que no era judía pero que tenía afinidad con la religión judía.
El final del texto 14 se utiliza muchísimo para destacar la Soberanía de Dios sobre los que han de creer y como el Evangelio llega a una persona y con ella a toda la familia.
Respecto de la insistencia de Lidia por hospedarlos, posiblemente hace referencia a lo inapropiado que era para los gentiles que una mujer soltera hospede hombres bajo su techo, como también para los judíos lo era.

Hechos 16
16 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. 17 Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes les anuncian el camino de salvación. 18 Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesús el Cristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.
19 Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades; 20 y presentándolos a los magistrados, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad, 21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos. 22 Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. 23 Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. 24 El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo.
25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. 29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; 30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvado? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesús el Cristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. 34 Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.

Una situación interesante provoca que Pablo sea encarcelado con Silas. No sabemos como se manejaban las leyes en aquella ciudad. Pero es claro que no fue porque Pablo hiciera perder a la mujer sus "poderes adivinatorios"; No sabemos que tan válida puede ser una acusación así; Lo cierto es que Pablo y Silas son azotado "mucho" y puesto en los calabozos de más adentro, acusados de alborotadores y sobre todo porque veían que eran simples judíos.
Ante una situación así, uno dudaría respecto de si aquella era la ciudad apropiada para hablar del Evangelio. Sin embargo Pablo y Silas mantienen firme su fe y el gozo de ser azotados y encarcelados por causa del Evangelio del Señor Jesús.
Tal es el gozo que a pesar de tener las espaldas como "hamburguesas", marcadas por los azotes y estar en lo más profundo de los calabozos muy cercas de las cloacas y de los roedores están orando y cantando himnos al Señor que se escuchan en toda la cárcel. Algo así jamás se había visto u oído, los presos los escuchaban, el carcelero los escuchaba. Y de repente un fuerte terremoto que sacude toda la cárcel provoca que las puertas de todos se abriesen y que las cadenas se soltasen. Es algo increíble, todos están vivos, todos están sueltos, todos atónitos y sorprendidos no dejan de mirar a Pablo y Silas como los responsables de aquella liberación. Y en vez de escapar van a buscar a los adoradores en Espíritu y en Verdad.
Ante un hecho así, la incapacidad del carcelero por mantener el orden y pensando que todos habrían de escapar, y sabiendo que tal situación lo llevaría a la deshonra y a la muerte, toma la decisión de quitarse la vida. Pablo le grita "no te hagas eso", "estamos todos aquí". Y buscando una antorcha, ve lo inexplicable, todos vivos, todos juntos. Había estado toda la noche soportando a Pablo y a Silas cantar y alabar a Dios, hasta puede que los haya tomado por locos; Pero después de lo sucedido, cae de rodillas ante aquellos mensajeros de Dios, y una pregunta que resume todo lo que había estado oyendo de ellos y de sus alabanzas "que debo hacer para ser salvado". Un hombre así, frente a esa situación se pregunta si es digno de recibir la Gracia del Dios de Pablo y Silas.
Pablo y Silas le predican al carcelero y a todos los que estaban en su casa; Se bautizan esa misma noche. El carcelero es ahora cristiano y su casa juntamente con la de Lidia la primera Iglesia en Filipos.
A pesar de las adversidades, Dios conoce el momento oportuno y pone a prueba a los predicadores para que aún los que los oyen vean que predican al Verdadero Dios.

Hechos 16
35 Cuando fue de día, los magistrados enviaron alguaciles a decir: Suelta a aquellos hombres. 36 Y el carcelero hizo saber estas palabras a Pablo: Los magistrados han mandado a decir que se les suelte; así que ahora salgan, y márchense en paz. 37 Pero Pablo les dijo: Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial, siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos echan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos. 38 Y los alguaciles hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos. 39 Y viniendo, les rogaron; y sacándolos, les pidieron que salieran de la ciudad. 40 Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia, y habiendo visto a los hermanos, los consolaron, y se fueron.

Es interesante como Pablo utiliza y aplica la ley romana a favor suyo, haciendo que aún los magistrados con mucho temor se disculpen con ellos.

Hechos 17
Pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. 2 Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo* discutió con ellos, 3 declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo les anuncio, decía él, es el Cristo. 4 Y algunos de ellos creyeron, y se juntaron con Pablo y con Silas; y de los griegos piadosos gran número, y mujeres nobles no pocas. 5 Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo. 6 Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá; 7 a los cuales Jasón ha recibido; y todos éstos contravienen los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús. 8 Y alborotaron al pueblo y a las autoridades de la ciudad, oyendo estas cosas. 9 Pero obtenida fianza de Jasón y de los demás, los soltaron.

Pablo y Silas todavía con las marcas en las espaldas deciden viajar hacia la capital de Macedonia, a la ciudad de Tesalónica, pasando primeramente por Anfípolis y Apolonia.
En Tesalónica había una sinagoga judía y Pablo presenta el Evangelio hablando y demostrando mediante las Escrituras claramente que Jesús era el Mesías y que debió padecer hasta morir por causa de nuestros pecados y resucitar para nuestra esperanza. Muchos judíos creyeron, pero los que no creyeron se llenaron de celos al sentirse desplazados y a su religión ineficaz y decadente; Por eso con muy mala intención (como todo religioso) contrataron hombres ociosos para armar una turba y alborotar a la ciudad a fin de acusarlos y encarcelarlos. Sin embargo a las autoridades romanas no les interesaba mucho las disputas judías y lo único que pedían era que los ánimos se calmasen a los cuales Jasón (quien los hospedaba) dio su palabra y aval de que habían de salir de la ciudad prontamente.

Hechos 17
10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. 11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres. 13 Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron a las multitudes. 14 Pero inmediatamente los hermanos enviaron a Pablo que fuese hacia el mar; y Silas y Timoteo se quedaron allí. 15 Y los que se habían encargado de conducir a Pablo le llevaron a Atenas; y habiendo recibido orden para Silas y Timoteo, de que viniesen a él lo más pronto que pudiesen, salieron.

Los judíos de Berea, muestran como debe ser analizado cualquier mensaje que parta de las Escrituras.
Los de Berea abrieron las Escrituras, buscaron, indagaron y verificaron cada argumento de Pablo para verificar o descartar la verdad que habían escuchado.
Quisiera que la Iglesia de estos tiempos tuvieran la misma disposición de escudriñar todos los mensajes cristianos a la luz de la biblia abierta, sin dejarse llevar por el convencimiento humano del predicador, ni por doctrinas preconcebidas del tipo denominacional, ni por argumentos filosóficos o teológicos. Siempre se debe analizar lo que se escucha con lo escrito en las Escrituras, entendiendo que jamás un verdadero mensaje tendrá ni un mínimo de contradicción ni se apartará del testimonio escritural.

La religión (tanto institución como miembros) mostrarán siempre su carácter maligno al tratar de desacreditar, menospreciar, perseguir y censurar a todo predicador que no concuerde con sus "principios religiosos".
Los de tesalónica persiguieron a Pablo y a su equipo con la firme intención de hacer exactamente lo mismo que hicieron en su ciudad a fin de desplazarlos de aquella región. Lo que provocó que Pablo fuese hacia la región de Acaya, a la ciudad de Atenas

Hechos 17
16 Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría. 17 Así que discutía en la sinagoga con los judíos y piadosos, y en la plaza cada día con los que concurrían. 18 Y algunos filósofos de los epicúreos y de los estoicos disputaban con él; y unos decían: ¿Qué querrá decir este palabrero? Y otros: Parece que es predicador de nuevos dioses; porque les predicaba el evangelio de Jesús, y de la resurrección. 19 Y tomándole, le trajeron al Areópago, diciendo: ¿Podremos saber qué es esta nueva enseñanza de que hablas? 20 Pues traes a nuestros oídos cosas extrañas. Queremos, pues, saber qué quiere decir esto. 21 (Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo.)
22 Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que son muy religiosos; 23 porque pasando y mirando sus [de ustedes] santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que ustedes adoran, pues, sin conocerle, es a quien yo les anuncio. 24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. 26 Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; 27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. 28 Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de sus [de ustedes] propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos. 29 Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte y de imaginación de hombres. 30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; 31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.
32 Pero cuando oyeron lo de la resurrección de los muertos, unos se burlaban, y otros decían: Ya te oiremos acerca de esto otra vez. 33 Y así Pablo salió de en medio de ellos. 34 Mas algunos creyeron, juntándose con él; entre los cuales estaba Dionisio el areopagita, una mujer llamada Dámaris, y otros con ellos.

Hechos 18
Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto. 2 Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio había mandado que todos los judíos saliesen de Roma. Fue a ellos, 3 y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas. 4 Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo,* y persuadía a judíos y a griegos.
Y cuando Silas y Timoteo vinieron de Macedonia, Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los judíos que Jesús era el Cristo. 6 Pero oponiéndose y blasfemando éstos, les dijo, sacudiéndose los vestidos: Su [de ustedes] sangre sea sobre su [de ustedes] propia cabeza; yo, limpio; desde ahora me iré a los gentiles. 7 Y saliendo de allí, se fue a la casa de uno llamado Justo, temeroso de Dios, la cual estaba junto a la sinagoga. 8 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados. 9 Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles; 10 porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad. 11 Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.
12 Pero siendo Galión procónsul de Acaya, los judíos se levantaron de común acuerdo contra Pablo, y le llevaron al tribunal, 13 diciendo: Este persuade a los hombres a honrar a Dios contra la ley. 14 Y al comenzar Pablo a hablar, Galión dijo a los judíos: Si fuera algún agravio o algún crimen enorme, oh judíos, conforme a derecho yo les toleraría. 15 Pero si son cuestiones de palabras, y de nombres, y de su [de ustedes] ley, véanlo ustedes; porque yo no quiero ser juez de estas cosas. 16 Y los echó del tribunal. 17 Entonces todos los griegos, apoderándose de Sóstenes, principal de la sinagoga, le golpeaban delante del tribunal; pero a Galión nada se le daba de ello.
18 Mas Pablo, habiéndose detenido aún muchos días allí, después se despidió de los hermanos y navegó a Siria, y con él Priscila y Aquila, habiéndose rapado la cabeza en Cencrea, porque tenía hecho voto. 19 Y llegó a Efeso, y los dejó allí; y entrando en la sinagoga, discutía con los judíos, 20 los cuales le rogaban que se quedase con ellos por más tiempo; mas no accedió, 21 sino que se despidió de ellos, diciendo: Es necesario que en todo caso yo guarde en Jerusalén la fiesta que viene; pero otra vez volveré a ustedes, si Dios quiere. Y zarpó de Efeso.

Resumen
Este segundo viaje evangelístico y ministerial de Pablo ha abarcado unos 2800 km en un período de 3 a 4 años, desde el 49 al 52 dC. Desglosado sería: Mas de 12 meses viajando (salida y regreso), unos 4 a 6 meses en Galacia, unos 6 meses en Macedonia y unos 18 meses en Corinto y de regreso unas pocas semanas en Efeso, con la promesa de volver.
Se formaron cuatro Iglesias cabeceras en Macedonia y Acaya: Filipos, Tesalónica, Berea y Corinto.
Como legado tenemos una carta a la Iglesia en Filipos, dos a la Iglesia en Tesalónica, dos a la Iglesia en Corinto.
El viaje comenzó con el objetivo de fortalecer a las Iglesias conformadas en el primer viaje, actualizando los acuerdos tomado por los apóstoles respecto de los gentiles.
Posteriormente queriendo avanzar hacia Asia, el Espíritu "impidió" que viajaran donde pensaban ir, y mediante una visión el Espíritu los guió a Macedonia.
Más adelante veremos que las iglesias conformadas fueron de gran utilidad y bendición para los ministerios de Pablo (Fil 4:15; 2Co 8:1-2) puesto que le solventaron económicamente.



La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande