martes, 4 de junio de 2019

13 - JESÚS Y LA MUJER SAMARITANA




MENSAJE DOMINGO 08/05/2016

Por el Hno. Santiago


En este bloque hablaremos de un evento muy particular, que ha generado muchas controversias y cuestiones.
Al igual que el diálogo que tuvieron Jesús y Nicodemo y que Juan documentó en su Evangelio, también redactó el dialogo entre Jesús y una mujer samaritana.

A continuación leer Juan Capitulo 4, para analizarlo luego por partes:

Juan 4
Cuando, pues, el Señor entendió que los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan 2 (aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos), 3 salió de Judea, y se fue otra vez a Galilea. 4 Y le era necesario pasar por Samaria. 5 Vino, por lo tanto, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José. 6 Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.
Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. 8 Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. 9 La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.

Al leer este hecho, nos hacemos muchas preguntas; Primeramente cuando ocurrió esto?, Quienes eran los samaritanos? y porque no se llevaban con los judíos?. Posteriormente algunas preguntas doctrinales respecto del diálogo con la mujer samaritana.

¿Cuando ocurrió?
Según Juan, acopia este dialogo posterior a la primera pascua en la que Jesús se manifestó.
Recordando un poco la historia:

-       Jesús se bautizó a mediados de Octubre del año 27 dC.
-       Jesús fue llevado al desierto por 40 días (Octubre – Noviembre del 27 dC).
-       Jesús vuelve del desierto antes del invierno y se instala en Capernaúm (Diciembre del 27)
-       Entre Enero y Marzo del año 28 dC, Jesús llama a sus primeros discípulos.
-       Jesús es invitado a una boda en Caná donde convierte el agua en vino. Luego vuelve a Capernaúm (Jn 2:12)
-       Abril del año 28: Jesús va a la fiesta de pascua en Jerusalén, allí, recrimina a los comerciantes en el Templo (posiblemente lo haya hecho en pascuas posteriores)
-       Durante las fiesta de los panes sin levadura, Nicodemo se acerca a Jesús de Noche.
-       En esos mismos días desciende al Jordán y los discípulos bautizaban.
-       En las primeras semanas de Mayo Jesús decide volver a Galilea atravesando Samaria, y se queda allí dos días.

¿Quiénes eran los samaritanos?
En el relato, se muestra claramente que existe una división y una disputa entre judíos y samaritanos y a su vez, los samaritanos se consideran descendientes de Jacob, pero adoraban lo que no sabían y parecía que también esperaban a un Mesías; Evidentemente había algo sincrético en la religión de los samaritanos.
A lo largo de los Evangelios vemos como los judíos aborrecían a los samaritanos y la expresión "samaritano" se usaba como adjetivo de desprecio, inclusive contra Jesús (Jn 8:48)
Así que esto nos lleva a la pregunta de ¿Quiénes eran los samaritanos?

Ha habido mucha especulación respecto de la situación o disputas entre los que vivían en Judea de los que vivían en Samaria. Los evangelios no explican porque judíos y samaritanos no se llevaban bien. La mayoría de los argumentos que hoy se exponen al respecto provienen de ciertas documentaciones históricas, algunos descubrimientos arqueológicos, en fin...
Hasta el día de la fecha hablan de que existe un grupo minoritario en palestina llamados "samaritanos" que salieron a la luz después de la segunda guerra mundial y que genéticamente son una mezcla de árabes y judíos, estos hablan ambos idiomas y buscan un reconocimiento, pero tampoco viene al caso.

Nosotros trataremos de exponer algunas posibles situaciones desde la historia bíblica.

Historia de Samaria
Primeramente hablaremos de Samaria.



1 Reyes 16
24 Y Omri compró a Semer el monte de Samaria por dos talentos de plata, y edificó en el monte; y llamó el nombre de la ciudad que edificó, Samaria, del nombre de Semer, que fue dueño de aquel monte.

Ya saben, que después del reinado de Salomón, su reino se dividido en dos reinos (982 aC); 10 tribus en el Norte y dos tribus en el Sur (Judá y Benjamín). Quedando Judá con la capital Jerusalén.
El reino del norte se llamó Israel y se vio amenazado por la tradición y religión judía, así que el rey del Norte, Jeroboam decidió reconstruir algunas ciudades de Efraín para establecer una nueva capital para su reino con una nueva religión.
Pero fue en tiempos de Omri (933 – 926 aC), que después de reinar unos seis años en Tirsa, Omri edificó una capital nueva para el reino del Norte sobre un monte que se encontraba a unos 11 km al noroeste de Siquem. Omri compró el monte de Samaria por dos talentos de plata y le dio el nombre de su propietario Semer (1Re 16:24); Lo hizo porque por allí pasaban las principales rutas comerciales que atravesaban la llanura de Esdraelón y anticipaba la mercadería que llegaba a Jerusalén.
Geográficamente Samaria estaba a unos 70 km de Jerusalén. El Monte tenía unos 110 mts de altura, optimo para tener una vista completa de la llanura y Omri construyó una ciudad fortificada sobre ella que era militarmente impenetrable, excepto por sitio.
Fue Omri quién permitió que los sirios de Damasco instalaran tiendas comerciales, plazas de bazares o negocios en Samaria, también lo permitió el rey Acab (1 Re 20:34).
Samaria fue construida y extendida desde los tiempos de Omri hasta el tiempo de Acab, quién convirtió a Samaria en un centro de idolatría.
Y fue por la idolatría y la desobediencia que Dios los entregó a los Asirios en tiempos del rey Oseas, año 718 aC, para que los del reino del Norte fuesen llevados cautivos por Senaquerib rey de Asiria, dejando a las familias más pobres.
Posteriormente el rey de Asiria hizo poblar Samaria con gente extranjera:

2 Reyes 17
24 Y trajo el rey de Asiria gente de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y los puso en las ciudades de Samaria, en lugar de los hijos de Israel; y poseyeron a Samaria, y habitaron en sus ciudades. 25 Y aconteció al principio, cuando comenzaron a habitar allí, que no temiendo ellos a Jehová, envió Jehová contra ellos leones que los mataban. 26 Dijeron, pues, al rey de Asiria: Las gentes que tú trasladaste y pusiste en las ciudades de Samaria, no conocen la ley del Dios de aquella tierra, y él ha echado leones en medio de ellos, y he aquí que los leones los matan, porque no conocen la ley del Dios de la tierra. 27 Y el rey de Asiria mandó, diciendo: Lleven allí a alguno de los sacerdotes que trajeron de allá, y vaya y habite allí, y les enseñe la ley del Dios del país. 28 Y vino uno de los sacerdotes que habían llevado cautivo de Samaria, y habitó en Bet-el, y les enseñó cómo habían de temer a Jehová.

Y de ellos se formó una comunidad mixta o una nueva sociedad mestiza con una pequeña mezcla israelita que tenían una religión sincrética entre el paganismo y el judaísmo y ya habían construido un templo en el monte Gerizim y se mantuvieron en esa región por muchos siglos.

Posterior a las deportaciones, para el año 535 aC, los judíos de Judá regresaron de Babilonia a Jerusalén para reconstruir el Templo y establecerse nuevamente como una ciudad. Para ese tiempo la comunidad de Samaria, conocido ya como "samaritanos" se acercaron a querer construir con los judíos.

Esdras 4
Oyendo los enemigos de Judá y de Benjamín que los venidos de la cautividad edificaban el templo de Jehová Dios de Israel, 2 vinieron a Zorobabel y a los jefes de casas paternas, y les dijeron: Edificaremos con ustedes, porque como ustedes buscamos a su Dios, y a él ofrecemos sacrificios desde los días de Esar-hadón rey de Asiria, que nos hizo venir aquí. 3 Zorobabel, Jesúa, y los demás jefes de casas paternas de Israel dijeron: No nos conviene edificar con ustedes casa a nuestro Dios, sino que nosotros solos la edificaremos a Jehová Dios de Israel, como nos mandó el rey Ciro, rey de Persia. 

Obviamente esto generó una contienda que con el tiempo se convirtió en una disputa continua y una rivalidad con gran intensidad.
No sabemos con precisión que pasó durante el período intertestamentario (440 aC hasta el nacimiento de Jesús). Se dice que en tiempo del gobierno asmoneo, Samaria fue sitiada por Juan Hircano (111 – 107 aC) y destruyó el templo ubicado en el monte Gerizim.
Posteriormente con el dominio Romano, Pompeyo y Gabinio comenzaron a reconstruir Samaria, pero le dejaron a Herodes la tarea de embellecer la ciudad; Fue Herodes quien le cambió el nombre por Sebaste (Augusta) en honor de su emperador. Para ese entonces Samaria era una comunidad heterogénea inclusive con colonias griegas.
Cuando murió Herodes, Samaria pasó a formar parte del territorio de Arquelao y más tarde a ser colonia romana bajo Septimio Severo.

Descrita la historia, podemos decir que los samaritanos eran una sociedad heterogénea mezcla de razas semitas inclusive israelita que tenían una religión sincrética muy relacionada con el judaísmo.

Jesús y la mujer samaritana
En tiempos en que Jesús se detuvo en Samaria en el pozo de Jacob, los judíos no solían tomar esa ruta y preferían usar el camino largo por el otro lado del Jordán, sin embargo es claro entender que Jesús tenía un propósito al pasar por Samaria; Ese propósito estaba relacionado con el hecho de poner en claro de donde venía la salvación y como esa salvación no respetaría ni razas, ni fronteras, y que al fin y al cabo todos le conocerían.
Vemos que la historia termina diciendo que:

Juan 4
41 Y creyeron muchos más por la palabra de él, 42 y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.

Los samaritanos recibieron a Jesús mucho mejor y con mayor disponibilidad que los judíos de Judea.

Pero todo comenzó con el diálogo con una mujer que venía al pozo de Jacob a buscar agua.
Retomando la lectura de Juan 4, Jesús tenía que ir a Galilea y pasó por Sicar, una ciudad de Samaria y se sentó en un pozo de agua, que antiguamente había sido construido por Jacob y había dado por herencia a su hijo José.
Era medio día, Juan apunta la hora sexta según el cómputo romano, lo que sería entre las 12:00 y 13:30 de nuestro horario. Jesús como todo hombre, se cansó del viaje y decidió descansar en el pozo de agua y envió a sus discípulos a comprar comida.

Juan 4
La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí. 10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva? 12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados? 13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; 14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. 15 La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.

Se acercó una mujer samaritana cuyo nombre no es mencionado, y se sorprende de que un judío le pidiera agua, la mujer abre el dialogo recordándole la continua rivalidad entre samaritanos y judíos; Rivalidad que ya tenía como 1.000 años desde que el reino de Israel había sido dividido. Jesús le pide que haga a un lado la diferencia y que pensara según su conocimiento de Dios y de los profetas.
Y así como le dijo a Nicodemo, que él no podía percibir las cosas del Reino de Dios, así tampoco los samaritanos podían reconocer a Jesús.
La mujer no tenía ni idea quien era Jesús y de lo que le hablaba; Y quizás en tono de burla le dio a entender que en su condición ella no veía más que un hombre con sed y que no entendía aquellas palabras de carácter proféticas.
Quizás está diciendo ¿Es literal lo que me estás diciendo?; ¿Qué clase de agua tienes tú, para que al beberla uno ya no tenga nunca más sed?, ¿Eso que significa? Nosotros vivimos porque hemos heredado este pozo de agua que construyó Jacob, ¿Qué puedes ofrecer tú? ¿Eres acaso mayor que "nuestro" padre Jacob? como diciendo ¿Tienes algo para hacerme la vida física más fácil, para que no tenga que venir al pozo todos los días?.
La cuestión de la samaritana, me recuerda al de los judíos "¿Eres tu mayor que nuestro padre Abraham?".
Tanto los judíos como los samaritanos eran incapaces de ver más allá de la labor de los hombres.

Jeremías 2
13 Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

Jesús trata de que la mujer vea más allá de la condición física, que vea su necesidad espiritual.
Jesús sabe que la mujer conoce algo de los profetas del AT y aunque no se mencione, la mujer parece respetar lo que conoce por religión o tradición; Por eso Jesús expresa que el hombre tiene necesidad de Dios tanto como que tiene sed de agua (Sal 42:1; Jr 2:13; Zac 13:1). Al final la mujer un poco desconcertada mira a Jesús y lo toma más en serio y le expresa "dame de esa agua" aunque solo esté pensando en un beneficio físico.
Evidentemente la mujer no entendió nada; Obvio, cuesta aprender o escuchar algo que golpee o modifique la cultura asimilada, o que atente contra aquella base fundamental según la vida física.

Es importante destacar que Jesús trabajó de acuerdo al diálogo con respecto al agua, dijo cosas y esperó que la mujer pudiera analizarlas, al igual que hizo con Nicodemo. De aquí aprendemos que debemos tener paciencia con las personas incrédulas y que hay que predicar el Evangelio esperando a tener resultados no de manera inmediata sino gradual de acuerdo a como las personas valoran el mensaje.

Continuando con el relato; Jesús ahora pasa al plano moral de la vida de la mujer, para que ella pueda entenderlo mejor; Le solicita sabiendo su condición que traiga su marido. Pensemos un poco en la situación, ella debe haber sentido alguna especie de bloqueo moral y por eso responde "no tengo marido" escondiendo su concubinato y dejándola expuesta a su propio pecado; A menudo las personas se sienten molestas cuando se les habla de sus pecados o de sus problemas y procuran pasar a otro tema; Pero el punto es que con la maniobra de Jesús, ahora la mujer puede entender su verdadera necesidad moral y espiritual. Jesús le demuestra que Él conoce bien la vida privada de ella, ¡Cuidado! no la está condenando de hecho intenta que ella recapacite "bien has dicho".
Ahora la mujer está mas que sorprendida, intenta saber quién es Jesús, como sabe lo que tanto ha ocultado; Y ahora ya le llama "Profeta":

Juan 4
19 Le dijo la mujer: Señor, me parece que tú eres profeta. 20 Nuestros padres adoraron en este monte, y ustedes dicen que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. 21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adorarán al Padre. 22 Ustedes adoran lo que no saben; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos.

Cuando la samaritana comprende que Jesús tiene una capacidad sobrenatural y que hablaba como profeta judío, intenta desviar la atención de su vida moral a un punto crucial entre ambas culturas religiosas. Los judíos decían que solo en Jerusalén estaba el verdadero Templo y solo allí se debía adorar a Dios y los samaritanos decían que se debía adorar en el monte donde estaban, que era el monte Gerizim, (monte en el que los judíos en tiempos de Juan Hircano habían destruido el templo samaritano edificado allí hacía un poco más de cien años).
¿Dónde se deba adorar?: Esta pregunta registrada nos deja una enorme enseñanza doctrinal y por eso agradecemos que este dialogo sea parte de las Escrituras.
La profunda declaración de Jesús, hizo que las Iglesias (lo que desde allí serían las generaciones cristianas futuras) (o al menos eso se esperaba) ya no piensen nunca más en un espacio físico, ni mucho menos en un templo o edificio como lugar Santo o Sagrado para adorar a Dios; Obviamente para los cristianos que leen las Escrituras, porque el resto de los ignorantes y sus denominaciones "cristianas" siguen construyendo edificios a costas de los congregantes al que equivocadamente llaman "templo" o "casa de adoración" y están peor que la mujer samaritana.
Jesús dijo "ustedes adoran lo que no saben" lo que no conocen, como muchas religiones "cristianas" hoy en día.
Jesús derribó todo el conocimiento que tenían los samaritanos que era muy similar al de los saduceos y limitados a la Torah (Pentateuco).
Jesús le aclaró que doctrinalmente los judíos adoraban lo correcto, aunque no por el Templo, puesto que era Él mismo; Pero si en el sentido de que la obra redentora solo podía venir de los judíos, según el pacto hecho a Abraham y ratificado a Jacob y a Moisés.

Juan 4
23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. 24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Continuando con la repuesta de Jesús, es claro que la obra de Jesús es revertir por completo la religión judía, Él traía algo Nuevo, y modificó radicalmente la adoración, derribando las estructuras religiosas, las salmodias judías, los instrumentos, los edificios, las canciones, etc; Para que la verdadera adoración, la verdadera reverencia y vocación se haga mediante una Vida Espiritual en santificación y en pleno conocimiento de la Verdad, la cual es Cristo Jesús.
Ya nada de zalamerías e hipocresías, como se anticipó por los profetas:

Amós 5
21 Aborrecí, abominé las solemnidades de ustedes, y no me complaceré en sus asambleas. 22 Y si me ofrecieren sus holocaustos y sus ofrendas, no los recibiré, ni miraré a las ofrendas de paz de sus animales engordados. 23 Quita de mí la multitud de tus cantares, pues no escucharé las salmodias de tus instrumentos.

Mateo 15 (Isaías 29:13)
Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí.
Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.

DIOS ES ESPÍRITU, otra declaración que derriba todo intento de personificar o hacer imágenes de lo abstracto, desde la intención desacertada de querer hacer una doctrina de cómo es Dios, como el hecho de buscar a Dios a través de las religiones.
Dios es Espíritu, no persona, ni personas, ni una, ni dos, ni tres, ni siete; Dios no puede ser contenido por ideas religiosas, doctrinas preconcebidas o pensamientos humanos; Es una falta total de reverencia hacerse una doctrina de cómo es Dios. Dios es Espíritu.

Juan 4
25 Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. 26 Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.

Evidentemente en la doctrina samaritana había lugar para un Mesías, el cual sería reconocido por el hecho de declarar o explicar todas las cosas. Jesús le dijo: YO SOY, el que habla contigo. Con todo lo que le había declarado era más que suficiente.

Juan 4
27 En esto vinieron sus discípulos, y se maravillaron de que hablaba con una mujer; sin embargo, ninguno dijo: ¿Qué preguntas? o, ¿Qué hablas con ella? 28 Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: 29 Vengan, vean a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? 30 Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él.
31 Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come. 32 El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que ustedes no saben. 33 Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer? 34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. 35 ¿No dicen ustedes: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí les digo: Alcen sus ojos y miren los campos, porque ya están blancos para la siega. 36 Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega. 37 Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro es el que siega. 38 Yo les he enviado a segar lo que ustedes no labraron; otros labraron, y ustedes han entrado en sus labores.
39 Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. 40 Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. 41 Y creyeron muchos más por la palabra de él, 42 y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.

Hasta aquí el trabajo con la samaritana estaba realizado, la mujer se fue a la ciudad, ahora debía esperar a como esa información llegaba a los demás.
En eso, llegaron los discípulos con la comida y Juan resalta lo asombrado que estaban los discípulos al verle hablar con una mujer y mucho más con una samaritana. Evidentemente aún los discípulos de Jesús tenían un prejuicio judío inculcado quizás por la religión de despreciar a los samaritanos. También quizás por tradición, los hombres no estaban autorizados a hablar con una desconocida, mucho menos en la calle; Como tampoco las mujeres judías estaban autorizadas a dirigir la palabra a cualquiera, de hecho se estima que no se permitía el contacto visual sino hasta ser presentados formalmente. Jesús pasó por alto las tradiciones y la religión, Él tenía un mensaje que dar y lo hizo sin prejuicios.
Los discípulos (quizás por vergüenza ajena) no se animaban a preguntar que había dialogado con ella, evidentemente Juan a posteriores sí, de otra manera no estaría registrado.

Por otro lado; ¿Qué hace la mujer?, se dirige al pueblo a exponer y que le ayuden a discernir si el que estaba con ella era el Cristo o no. "¿Será posible que éste sea el Cristo?" esta pregunta sugiere que ella estaba desconcertada, sin embargo, despertó un interés en los demás, quienes salieron a ver de quien se trataba.

Los discípulos estaban preocupados porque Jesús no comía lo que ellos habían comprado. La repuesta de Jesús de cual era su verdadera comida y la conclusión de los discípulos expone que ellos tampoco comprendían el lenguaje Espiritual.
Jesús está esperando a los samaritanos, sabe que van a llegar, eso era lo importante, ese era su alimento, su necesidad, su anhelo; "no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios"
Finalmente, la analogía ilustrativa de la cosecha, en el mismo lenguaje Espiritual. Los judíos siembran y saben que deben esperar al menos 4 meses, sin embargo Jesús les dice que el tiempo de cosechar Espiritualmente es ahora, y señala como se acercaban los samaritanos, no los campos que ellos veían con sus ojos.
Los samaritanos que habían venido por el testimonio de la mujer, terminan creyendo aún más por la experiencia de haber conocido al Cristo, al Salvador del mundo y le piden que se quede con ellos.

Predicamos el Evangelio, pero la experiencia de conocer a Jesús es personal, dialogando con Él aprendiendo su doctrina, apartándose del mal, oración, lectura, santificación.


La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande