miércoles, 5 de junio de 2019

15° ANIVERSARIO - Mensajes Sábado 28/07/18


para descargar este audio click aquí

para descargar este audio click aquí


VIVE PARA SU GLORIA

Por el Hno. Gabriel.-


Introducción
Hermanos es un privilegio enorme poder hablarles hoy en esta reunión, y trasmitirles la razón y sentido correcto de hacer esta reunión aniversario, y se trata principalmente de glorificar a Dios por medio del trabajo que Él nos permitió hacer a lo largo de estos 15 años… ser la Iglesia Bíblica de Cristo nunca se trató de nosotros sino de Cristo.

Hay un texto en el libro de los Hechos que dice; Hechos 17:24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo puesto que él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.

Dios no necesita de nosotros, Él no es un Dios dependiente de nuestro servicio para extender su reino en la tierra, ya que Él puede hacer este trabajo con burros que hablan, y aun si los burros no hablaran las piedras proclamarían su verdad por las calles, entonces el asunto aquí no se trata de cuan útiles pueden ser los hombres para servir a Cristo, sino se trata de que Él nos concede el enorme privilegio de servirlo, esta es la razón por la cual nuestra cita bíblica central es el salmo:

Salmo 115:1 No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad.

Equivocadamente muchas veces buscamos hacer o pertenecer a un ministerio exitoso, y ser siervos exitosos para “la gloria de Dios”, sin embargo, el objetivo de Dios y lo que en verdad lo glorifica no es convertirnos en siervos exitosos, sino conformarnos a la imagen de su Hijo Cristo (Ro 8:29). No hay margen para la gloria humana en el servicio a Dios, Él ya lo anuncio desde antes (750 años aC) por medio del profeta Isaías; Isaías 42:8 Yo Jehová este es mi nombre y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas entonces, dentro del contexto del servicio y trabajo Dios no va a compartir su gloria con nadie, Pablo por el Espíritu escribe en su carta a los Gálatas 6:14 Pero «lejos (distante, alejado, a kilómetros separado) esté» de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesús el Cristo (en el Gólgota, en el desprecio, en la humillación de Cristo), por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al   mundo.

Hay que entender que en el escenario de Dios (en el mundo y en su Iglesia) el que tiene el papel principal es Cristo por medio de su Espíritu Santo, Él sigue y seguirá siendo hasta el final el autor y director de su obra, y cuando todo esto termine, cuando todo haya concluido, toda la creación, todo lo que hay en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra se doblarán sobre sus rodillas y darán gloria al que Es y al que Era por los siglos de los siglos a Cristo el Señor y Rey, al final todos los aplausos, toda la exaltación, toda la alabanza, toda la gloria será para Él porque Él es digno de recibirla y tomarla… No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, Sino a tu Nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad.

Hermanos, está claro que el evangelio nunca se trató de ti o de mí, ser la Iglesia del Señor Jesús nunca se trató del creyente o de los ministros, sino que todo y absolutamente todo siempre se trató de Cristo, Él es el centro de todo lo que existe (Col 1:15), Él es la plenitud que todo lo llena en todo (Ef 1:23), nosotros solo somos herramientas temporales en sus fuertes y poderosas manos para que Él siga construyendo su obra, solo somos vasos de barro sin brillo para que siempre brille el evangelio de Cristo, su obra, su gracia, su verdad: 2°Corintios 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

Nunca debemos desenfocaros de esta verdad, la eficiencia y eficacia de un buen servicio a Dios radica en ello, ya sea que se trate de un ministerio muy conocido o un ministerio desconocido, de un ministerio bien aceptado o un ministerio despreciado, de la forma que fuere quien debe brillar en toda nuestra labor es y debe ser Cristo… ¡Oh que el Señor haga de nuestros débiles años una vida digna que glorifique su Nombre!

Entonces, una de las cosas que quiero enfatizar hoy es que un trabajo o un ministerio en la Iglesia no se mide por cuan exitoso sean los ministros o por cuanta gente se congregue en la Iglesia o por lo grande y lujoso del salón de reunión, sino que la única medida que en verdad Dios tiene en cuenta es cuanto hemos sido conformados a la imagen de Cristo. Jesús solo formo a doce hombres sin tener un espacio físico fijo, pero esos doce hombres luego cambiaron el mundo.

Por lo tanto si el ministerio en el que el Señor nos puso a servir no es popular eso de ningún modo debe desanimarnos, si la Iglesia a la que el Señor nos sumó es tan solo un pequeño grupo de familia eso tampoco debe desanimaros, si el salón o lugar de reuniones es tan solo el pasillo o garaje de una casa eso tampoco es motivo de desánimo, porque toda nuestra alegría, paz, consuelo y comodidad no debe provenir de nuestro desempeño ministerial y de nuestra infraestructura terrenal, sino de la obra de Cristo concluida en la cruz, y les aseguro que Dios mismo no permitirá que nuestra fuente de consuelo y alegría sea otra aparte de Él.

Si Él quisiera hacernos ministros conocidos y una Iglesia numerosa y proveernos de comodidad ministerial pero luego de un tiempo quitarnos todo (tan solo por su decisión soberana), de todos modos nuestra alegría paz y consuelo deberían seguir intactos, poder exclamar como el salmista;

Salmo 73:25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.

El cristianismo no gira entorno a mí o a ti, el cristianismo autentico gira entorno a Cristo, no se trata de ser santos para acercarse a Cristo, sino acercarnos a Cristo para que él nos haga santos. Cristo es la fuente y nosotros las almas sedientas, Él es el médico y nosotros hombres los leprosos, Él el tesoro y nosotros el simple cofre de barro que lo contiene.

Ser su Iglesia en esta edad presente es el privilegio que Él nos concedió, formar parte de su obra, formar parte de su ejército, cantar las alabanzas de Sion en medio del campamento enemigo ¡vaya privilegio que nos concedió el Señor! Esto nunca se ha tratado de una religión, esto es el sentido de nuestra vida en Cristo.

Hermanos, ser la Iglesia de Cristo en este tiempo es un trabajo de todos nosotros, es un trabajo conjunto, porque es de manera conjunta que vamos aprendiendo y creciendo, junto a ustedes aprendí a amar al prójimo, junto a ustedes aprendí a amar a Dios, junto a ustedes aprendí a servir al Señor, junto a ustedes aprendí la paciencia, junto a ustedes aprendí a ser la Iglesia del Señor Jesús, y junto a ustedes aprendí que ser la Iglesia es un trabajo, es el trabajo que Dios nos legó todos los días de nuestra corta vida y sin descansos, para que al final de la jornada entremos con Él en su reposo (Heb 4:11)

Él nos llama a una vida mucho más excelente, y tal como lo expresó un anciano alguna vez ¡Vive para la eternidad! ¡Vive para el cuadro más grande! ¡Vive para las cosas celestiales! ¡Corran en pos de Él! Entreguen lo mejor de ustedes por lo eterno Él, lo débil tuyo por supremo de Él… hagamos nuestras las palabras de este salmo; No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, Sino a tu Nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad. Y porque todo siempre se trató de Él, así que siga brillando Él en cada uno de nosotros como débiles vasos de barro.


La paz del Señor Jesús el Cristo.
A ÉL Y SOLO A ÉL SEA LA GLORIA.

Por el Hno Santiago

Salmos 115
No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad. Sal 36:5; Is 48:11; Ez 36:22; Dn 9:18-19

Cuando el salmista relataba esto, lo hacía porque entendía que el hombre era indigno de recibir gloria o de compartir la Gloria con Dios.

Recuerdo que David, quien había vencido al gigante, lo había hecho en el Nombre de Jehová de los Ejércitos, él estaba tan confiado en su Dios que se dispuso a que Dios se glorificara por medio de él.
Si bien el pueblo levantó a David, jamás David se atribuyó algo en aquel legendario encuentro. Y vemos a través de las Escrituras que David solo glorificaba a Dios.

Si tenemos que traducir esto en el Nuevo Testamento

1 Pedro 4
11 Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesús, el Cristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.  Hch 7:38; Rm 3:2; Rm 11:36; Rm 12:3; 1Co 10:31; He 5:12; 1P 5:11; Jud 1:25; Ap 1:6; Ap   5:13; Rm 12:6-8; 1Co 15:58; Jer 23:22;

2 Tesalonicenses 1
12 para que el nombre de nuestro Señor Jesús, el Cristo sea glorificado en ustedes, y ustedes en él, por la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesús, el Cristo.  Is 66:5; Hch 13:48; Is 24:15; Is 49:3; Mal 1:11; Jn 13:31; Jn 14:13; Hch 3:16; Hch 15:14; 2Co 8:23; Fil 2:10;

Si bien, por gracia somos salvados, conocemos la misericordia y la Verdad la cual es Cristo Jesús nuestro Señor, que nos transforma por su Espíritu en Luz para que todos vean lo que es capaz de hacer el Señor cuando habita en el hombre que cree en Él.
Inevitablemente muchos se concentran en la persona y no en el poder con que Dios opera en la persona. Y parte de este mensaje es el de aclarar que si bien estamos gozosos y alegres y compartimos y transmitimos este nuestro gozo, lo hacemos glorificando a Dios por medio del Señor Jesús.
Y hacemos esto porque a menudo vemos, sobre todo en estos tiempos de egolatría, que muchos se atribuyen el crédito de un gran servicio o de una gran obra.
No somos como muchos que esperan que sus nombres sean escritos en carteles o propagandas, no esperamos reconocimientos o aplausos. No confundimos el éxito con “mega congregaciones” o con “prosperidad económica” o ser “internacionales”.
No deseamos impresionar a los demás. Solo queremos que el Señor Jesús se glorifique en nosotros mediante el trabajo realizado. No en nuestra persona sino en nuestras acciones.

El mérito de que hoy cumplamos 15 años de ser una Iglesia Independiente es puramente del Señor Jesús.
15 Años en que nuestro anhelo es glorificar a Dios mediante una Iglesia libre de religión libre de denominación, libre de estructuras humanas.
15 Años de una Iglesia sin vínculos con el estado, sin yugo desigual, sin políticas humanas, y que solo busca la operación de su Espíritu salvando a las personas para que las personas glorifiquen a Dios por medio del Evangelio.

Y porque hablamos tanto de Independencia y libertad?. Porque es lo que el Señor está demandando hoy a toda la Iglesia en todas partes. Él quiere una Iglesia sin religión sin cabezas institucionales, sin líderes humanos. Porque Él que es la Cabeza de la Iglesia y busca servidores obedientes que suplan las necesidades de su grey.
Y así como el Señor Jesús aborrece   las doctrinas de los nicolaítas, de los balaamitas y de los jezabelitas, espera que nosotros también las aborrezcamos y lo hacemos. Hoy las doctrinas que aborrecemos son las del dominio intelectual y el sometimiento religioso, Hoy las doctrinas que aborrecemos son las del entretenimiento y el espectáculo en la que muchos las practican por dinero o por un mero reconocimiento. Hoy las doctrinas que aborrecemos son las del humanismo y su senda consumista y esclavista. Hoy las doctrinas que aborrecemos son las del ecumenismo religioso.

Les decimos a todos los cristianos que escapen de las religiones, que escapen de ese falso modelo de congregación en la que solo se benefician económicamente unos pocos, al resto no le queda nada sino un horrendo extravío y confusión.

Seguimos luchando a favor de un cambio, y no de algo nuevo, sino en volvernos a las sendas antiguas, volvernos al primer amor y las primeras obras. Luchamos a favor de una evangelización hogareña, a través de Iglesia en casas, recuperando a las familias de las crisis religiosas, luchamos contra las doctrinas de hombres.

Y para tal objetivo, el Señor no busca a los que quieren glorificarse a sí mismo, no busca a los que anhelan hinchar su ego, tener reconocimiento, estar en las memorias.

Dios no busca que los hombres sean glorificados, de hecho, el Señor Jesús no opera en un corazón ególatra, opera en un corazón humilde y obediente. Y eso es lo que muestran las Escrituras. Lo que llamamos grandes hombres de fe desde Noé Abraham Job Moisés David Daniel, todos ellos fueron hombres humildes, que se reconocieron pecadores y como tales indignos, y que al ver y entender las misericordias de Dios buscaban que solo Dios sea glorificado.

Nuestro anhelo no difiere del anhelo de estos hombres, estamos aquí para Glorificar a Dios, para hablar de su Esplendor y de su Majestad. Y lo hacemos mostrando lo que Dios ha hecho en su misericordia a la Iglesia que tiene en Salta.

En la antigüedad la gloria de Dios era buscada externamente al hombre, un tabernáculo, un mueble como el arca, altares para sacrificios, Dios siempre se había manifestado externamente al hombre. Pero desde el Triunfo de nuestro Señor Jesús, Dios desea que su Nombre sea glorificado en el hombre mismo, que la Iglesia sea capaz de mostrar la Gloria de Dios.

1 Corintios 6
20 Porque han sido comprados por precio; glorifiquen, por lo tanto, a Dios en su [de ustedes] cuerpo y en su [de ustedes] espíritu, los cuales son de Dios.  Hch 20:28; 1Co 7:23; Fil 1:20; He 9:12; He 9:14; 2P 2:1; Gá 3:13; 1P 1:18;

2 Corintios 9
Y poderoso es Dios para hacer que abunde en ustedes toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abunden para toda buena obra;  Ef 3:2; Fil 4:19; Ef 3:20;
como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre.  Sal 112:9; Jn 16:32; 1Jn 2:17;
10 Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará su [de ustedes] sementera, y aumentará los frutos de su [de ustedes] justicia,  Is 55:10; Os 10:12; Is 55:10-11;
11 para que estén enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.  1Co 1:5; 2Co 1:11; 2Co 6:10;
12 Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también   abunda en muchas acciones de gracias a Dios;  2Co 8:14; He 8:6;
13 pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesan al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de su [de ustedes] contribución para ellos y para todos;  Mat 5:16; 1Ti 6:12-13; He 3:1; He 4:14; He 10:23; 1P 2:12; Fil 4:10;








0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande