martes, 4 de junio de 2019

17 - JESÚS ES EL SEÑOR - JESÚS ES JEHOVÁ




MENSAJE DOMINGO 05/06/2016

Por el Hno. Santiago


Introducción
En esta oportunidad hablaremos de la doctrina más importa nte del Reino de los Cielos, de hecho, hablaremos de la esencia misma del Evangelio.

Cuando Jesús comenzó la predicación del Reino, muchos consideraron a Jesús como un profeta de Dios, un simple mensajero del Reino que predicaba; Y aún cuando realizó miles de milagros ellos no podían reconocer quien era realmente Jesús.

Con el tiempo, solo los discípulos pudieron comprender quién era realmente Jesús. Y escribieron sus obras enfatizando el centrismo de Cristo y su Señorío sobre todo lo creado.

Colosenses 1
15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; 18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; 19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

A través de los Evangelios podemos ver que los discípulos comenzaron llamando a Jesús "Rabi", "Maestro" (Jn 1:38), y poco a poco según las circunstancias y experiencias por las que pasaban le reconocieron como el “Señor” porque las señales que hacía eran realmente extraordinarias y jamás vista hasta entonces y su autoridad era inmensa.

Jesús mostró mediantes señales y milagros ser el Señor del Universo. Él era el Rey del Reino que predicaba.
Pero a diferencia de lo que los judíos esperaban, Jesús vino en humillación para ser exaltado por todos.

Filipenses 2
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Pero a pesar de estas grandes verdades bíblicas, lamentablemente hasta hoy muchos cristianos desconocen el significado de la palabra "Señor", muchos solo llaman a Jesús "Señor" por simple cortesía sin entender que ser Señor significa ser el "amo", el "dueño", el "soberano" y la "máxima autoridad" sobre todo lo que es de Él.

Cuando un cristiano confiesa que Jesús es su Señor, está diciendo que Jesús es su amo, su dueño, su máxima autoridad; Esto significa que cuando un cristiano reconoce a Jesús, ya no hace su propia voluntad, sino que se sujeta a la voluntad de Jesús, porque comprende la Obra de Dios, porque entendió que habiendo sido esclavo del mundo, fue comprado con Sangre no para hacer lo que quiera, sino para ser esclavo de Cristo.

1 Corintios 7
22 Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 23 Por precio fuisteis comprados; no se hagan esclavos de los hombres.

A través de las experiencias de los discípulos podemos ver claramente que cuando ellos llamaban a Jesús “Maestro” ellos se hacían llamar “discípulo”, más cuando reconocieron el Señorío de Cristo ellos se reconocieron como “esclavos” o “siervos” de Jesús. Y esta verdad se exponía en cada predicación.

Hechos 2
36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.

Es importante destacar que a través del libro de los Hechos, vemos que en las predicaciones y en las cartas escritas por los apóstoles siempre se ha tenido como objetivo mostrar a Jesús por lo que verdaderamente es, es decir, predicar a Jesús como el Señor de un Reino que se ha acercado; La “salvación” no era el eje o motivo principal de la predicación, eso era consecuencia; Hablar de la obra redentora de Jesús es importante, Él es un Salvador su nombre así se traduce, pero lo vital y lo esencial del Evangelio fue, es y será siempre mostrar a Jesucristo como el Señor; El Rey Soberano de toda la creación.

Y aún con el análisis textual de los Evangelios, podemos hallar riquezas doctrinales más importantes y queremos aportar acerca de algo muy controversial con respecto a la naturaleza Espiritual de Jesús, y lo haremos analizando ciertos eventos específicos en la que Jesús demostró ser el Señor sobre todo lo creado.

Pasados unos 20 o 30 años de la resurrección y ascensión del Señor Jesús los primeros cristianos comenzaron a filosofar acerca de la naturaleza divina del Señor Jesús; Hubo cuestionamientos, especulaciones: ¿Era Jesús Dios? o parte de Dios? o solamente el Hijo de Dios? ¿eso que significa?, ¿Podía Dios encarnarse y ser como uno de nosotros?, ¿Qué relación había entre Jehová y Jesús?; ¿Cómo entenderlo y explicarlo?; Ya en aquellos tiempos, había muchas teorías, mitos y fábulas acerca de Jesús, al final consultaron a Pablo y éste dijo por el Espíritu Santo:

Colosenses 2
Miren que nadie los engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 9 Porque en él habita [reside, está establecida, mora] corporalmente toda la plenitud de la Deidad [naturaleza divina, la condición de Dios], 10 y ustedes están completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

1 Timoteo 3
16 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:
Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

Aún Juan comienza su Evangelio asentando firmemente que Jesús es Dios.

Juan 1
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Obviamente decirlo es fácil, se asimila por fe, pero comprobarlo bíblicamente requiere del buen uso de las Escrituras como método legal de comprobación de tal testimonio.
Es importante que enseñemos bíblicamente que JESÚS ES EL SEÑOR DE TODO LO CREADO. Porque no lo es meramente por su deidad preexistente. Sino que lo ha demostrado cuando vino a la tierra encarnado como humano, y delante de todos los hombres ha evidenciado el pleno dominio y autoridad que tenía sobre todas las esferas de la Creación

Miremos con atención, sabemos que Jesús hizo milagros, muchísimas sanidades, pero en ciertas ocasiones hizo cosas sorprendentes.

Mateo 8
23 Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. 24 Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. 25 Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos!
26 El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. 27 Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?

¿Qué hombre es este?, decían los judíos, porque en su religión solo Dios controla la creación, solo Jehová; Moisés recibió la autoridad de abrir el mar, Elías debió orar para hacer descender fuego o hacer llover; Pero Jesús solo lo ordenaba y se hacía instantáneamente y esto nos recuerda a los salmos

Salmos 107
28 Entonces claman a Jehová en su angustia, Y los libra de sus aflicciones.
29 Cambia la tempestad en sosiego, Y se apaciguan sus ondas.

Job 26
12 El agita el mar con su poder, Y con su entendimiento hiere la arrogancia suya.

Y, no solo controlaba al mar, caminaba sobre él.

Mateo 14
25 Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.

Y otra vez en el AT

Job 9
8 El solo extendió los cielos, Y anda sobre las olas del mar;

Es evidente entonces que Jesús es el Señor de la creación

- Jesús el Señor del reino de los ángeles

Mateo 4
11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Mateo 26
53 ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?

- Jesús el Señor del reino de la naturaleza

Mateo 21
18 Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. 19 Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera. 20 Viendo esto los discípulos, decían maravillados: ¿Cómo es que se secó en seguida la higuera?

Estos versículos más allá de mostrar su potencia o su poder sobre las cosas, están para mostrar que Jesús hecho hombre nunca perdió su autoridad como Dios y así lo demuestra, Él fue Señor siempre, su autoridad no menguó, hacerse hombre no era renunciar a su Señorío sino extenderlo hacia los hombres.
La postura de Jesús en condiciones humanas es la de un Hijo obediente, pero su título de Señor es eterno. Él tiene autoridad, pero como hombre tuvo que sujetarse a la voluntad del Padre, esto no fue por capricho sino por una condición necesaria y como ejemplo para nosotros de cómo debemos obedecer al Padre.
Jesús tiene el control absoluto de la naturaleza, porque todo subsiste por medio de Él y para Él, esto incluye también nuestra naturaleza.

- Jesús es el Señor sobre el reino de los muertos

Juan 11
43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

La resurrección de Lázaro, prueba fiel de que Él era el esperado, Él es el Cristo. “Yo soy la vida”, “aunque este muerto vivirá”. Pero más allá de librarnos de la muerte física (resurrección a un cuerpo glorificado), lo más importante es que Él nos libra del poder de la muerte y de la muerte eterna (ya nunca más seremos separado de la gloria de Dios), por lo que llamamos una salvación eterna. No pecaremos y nunca más se acordará de nuestros pecados.

- Jesús es el Señor sobre el reino de los demonios (por encima de Satanás)

Mateo 4
y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.

Mateo 8
28 Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. 29Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? 30 Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. 31 Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. 32 El les dijo: Vayan. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas

Lucas 4
32 Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad. 33 Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, 34 diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios. 35 Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno. 36 Y estaban todos maravillados, y hablaban unos a otros, diciendo: ¿Qué palabra es esta, que con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos, y salen?

Cuando los espíritus inmundos veían a Jesús comenzaban a temblar ante su presencia y ya le estaban pidiendo que si los sacaba de allí los dejara ir a los hatos de cerdos. Él dio una orden en una sola palabra “Vayan”. Y no hubieran podido ir por si mismo porque necesitaban el permiso del Señor de la naturaleza para entrar en ellos.
Cada vez que un demonio o una legión o hasta satanás mismo estuvieron frente a Jesús, tuvieron que someterse al mandato del Señor, porque a pesar de la rebeldía y la desobediencia de satanás y sus demonios ellos seguirán bajo la autoridad de Cristo. La gente y los discípulos fueron fieles testigos de la autoridad ejercida sobre el reino de las tinieblas.
Este concepto encierra no solo la autoridad de nuestro Cristo sino también su soberanía sobre todo tipo de reino

- Jesús es el Señor sobre la humanidad

Juan 7
46 Los alguaciles respondieron: ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!

Mateo 7
28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

Mateo 8
Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

Mateo 9
Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.

Las personas cuando le oían predicar se sorprendían porque les hablaba como quien tiene autoridad, sanaba con la imposición de manos y algún otro método significativo pero el poder estaba en su voz. Tenía potestad de perdonar pecados.
El siempre estaba dando órdenes, cuando llamó a sus discípulos les dijo “Sígueme” era una orden, no les explicaba quien era, o porque debían seguirle, Él ordenaba y solo había dos opciones o cumples o no cumples.
En cierta ocasión, cuando lo estaban por apresar (Jn 18:5), le preguntaron quien era Jesús y Él respondió, “Yo Soy” y toda la turba retrocedió y cayó al suelo.
La personalidad de Jesús era la de un hombre sencillo, rostro y postura varonil, pelo corto, tenía una mirada que nadie podía soportar.
Nadie podía estar frente a Él sin sentir algún temor interno o reprensión cuando Él miraba o hablaba, porque era un Rey.
Jesús tiene autoridad sobre los seres vivientes: sobre su cuerpo para sanar; sobre su alma y su espíritu para salvar.
Una y otra vez se paró frente a las gentes y les dijo: “¿Quién de ustedes me acusa de pecado?. Nunca nadie pudo levantar un dedo, nadie nunca abrió la boca. Todos enmudecieron.

Juan 13
13 Ustedes me llaman Maestro, y Señor; y dicen bien, porque lo SOY.

JESÚS ES JEHOVÁ
Entre sus muchas predicaciones, Jesús brindaba pista de quien era Él, pero no todos comprendían su manera de hablar.

Consideremos algunas cuestiones: Según el AT ¿Quién creó todas las cosas?

Entre muchos textos bíblicos sobresale este:

Isaías 42
Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:

Y según el NT ¿Quién creó todas las cosas?

Juan 1
Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

Colosenses 1
16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

Hebreos 1
en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

Veamos desde un aspecto profético, ¿Que dijo Jehová respecto de su nombre en el AT?

Isaías 54
Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.

Isaías 9
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Isaías 42
Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas.

¿En nombre de quién hizo Jesús todos los milagros y todas las señales?, ¿Mencionó Jesús el nombre de Jehová?, Cada vez que habló y profetizó dijo acaso ¿Palabra de Jehová vino a mí?
Fijémonos
Jesús mismo dijo perfeccionando la ley, “Oyeron que fue dicho”…. “más Yo les digo”, esto era considerado blasfemia por los judíos.. “Quién es este para que cuestione o se anteponga a la ley de nuestro Dios”?

Juan 5
43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me reciben; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibirán.

Juan 12
28 Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez.

Filipenses 2
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Si Dios no iba a darle a nadie su gloria ¿Quién es Jesús?... ; Tenemos que entender que Jesús no es alguien que quiere suplantar o reemplazar a Dios o que se hace pasar por Dios, Él es Dios, Él es Jehová. Entonces ¿era solamente un hombre?, un profeta?, No!, Él es Dios, Jesús es Jehová.

Colosenses 3
17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Además leemos en el AT, ¿Quién es el pastor?

Salmos 23
Jehová es mi pastor; nada me faltará.

y en el NT?

Juan 10
11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.
14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,

Jehová es el Pastor, Jesús es el Pastor, implica Jesús es Jehová.

En el AT

Salmos 27
Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?

Deuteronomio 30
20 amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.

Y en el NT

Juan 8
12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 1
Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.

Lucas 19
10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Hechos 4
12 Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

Juan 14
Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Finalmente la declaración más contundente, Dios dijo en el AT:

Éxodo 3
14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a ustedes.

y Dios en el NT dijo:

Juan 8
58 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, YO SOY.

Fíjense la naturaleza del verbo “ser”, Jesús no dijo “antes que Abraham fuese yo era” o “yo ya era”, según se espera en el enunciado gramatical, aquí no importa la gramática, Jesús dijo YO SOY no importa la conjugación de tiempo, porque Él es en todos los tiempos.

Hebreos 13
Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

Veamos esto en el AT:

Isaías 44
Así dice Jehová Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios.

Isaías 41
¿Quién hizo y realizó esto? ¿Quién llama las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el primero, y yo mismo con los postreros.

Apocalipsis 1
Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.


Isaías 45
19 No hablé en secreto, en un lugar oscuro de la tierra; no dije a la descendencia de Jacob: En vano me buscáis. Yo soy Jehová que hablo justicia, que anuncio rectitud.

Juan 12
48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

Luchamos a favor de una doctrina bíblica que demuestra claramente quien es Jesús. Esperamos sea de utilidad para despojarnos de tantas pésimas doctrinas y de tan mala influencia religiosa.

Adicionales

De aquí que en el Evangelio de Juan se denota los siguientes “Yo Soy” de Jesús:

Juan 4
25 Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. 26 Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.

Juan 6:35,48
35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
48 Yo soy el pan de vida.

Juan 10
Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas.
Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Juan 15
Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Juan 18:6
Cuando les dijo: Yo soyretrocedieron, y cayeron a tierra.

Toda la Honra sea a Jesús

Juan 5
23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.

Apocalipsis 4
11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

El Nombre de nuestro Dios es JESÚS


La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande