martes, 4 de junio de 2019

28 - RESURRECCIÓN Y ASCENSIÓN DE JESÚS




MENSAJE DOMINGO 04/09/2016

Por el Hno. Santiago


Introducción
Me goza muchísimo haber participado de esta hermosa y grandiosa tarea de estudiar exhaustivamente el Evangelio Bíblico. Considero un gran privilegio que la Iglesia del Señor Jesús me permitiera exponer junto a mis hermanos un estudio tan profundo, sabiendo que aún queda muchísimo más por abarcar y esperando que puedan expandir este trabajo. Hasta aquí esta labor expositiva y literaria ha acrecentado y potenciado el conocimiento bíblico de la Iglesia y haberlo documentado nos da la satisfacción de que ayudará a muchos otros hermanos (tantos los archivos escritos como los audios).

Me toca exponer, en esta ocasión, la Gran Victoria de nuestro Señor Jesús, que no es otra cosa que su Resurrección de entre los muertos. Hecho vital e importante para el cristianismo; Un evento grandioso lleno de evidencias y cosas grandiosas.
Porque tanto la muerte como la resurrección no fueron cosas pasajeras, ni ocultas; Por el contrario fueron eventos públicos que involucraron a las esferas más importantes del poder político y religioso, como a su vez estuvo acompañado de portentos como un gran terremoto que partió las piedras, destapó sepulcros, el velo del templo se rasgo en dos, señal que el lugar santísimo quedaba a la vista y de ahora en más accesible. También hubo una tiniebla inusual, porque no fue oscuridad de nubes o tormenta, las Escrituras dicen claramente que el Sol se oscureció (y no por un eclipse) sino que estuvo toda la tierra entenebrecida por casi 3 horas (Lc 23:44-45; Mt 27:45-53) y el mundo entero debe haberse conmocionado.


Mi hermano Gabriel, ha sido contundente al exponer la crucifixión de nuestro Señor Jesús; Ha categorizado muy certeramente que tal muerte califica como un homicidio en primer grado, disfrazado de una falsa bandera de justicia por parte del poder religioso y político de la época.
Con todo lo expresado queremos demostrar que la muerte del Señor Jesucristo no fue una muerte cualquiera, no fue una muerte inventada. Jesús fue traicionado y asesinado; En definitiva la muerte de Jesús fue el resultado de una conspiración ejecutada por el poder religioso judío, por el pueblo judío persuadido y llevada a cabo por el poder político romano. Figuras tales como Anás, Caifás, Pilato, Herodes, fariseos, saduceos, alguaciles, soldados, son testigos oculares, autores intelectuales y autores materiales de tal asesinato.
Pero esa muerte no iba jamás a quedar impugne.

Transformar la derrota en victoria
El poder religioso judío y el poder político romano consideraron la muerte de Jesús como un gran triunfo humanista. Porque Jesús representaba una gran amenaza para su forma de gobierno y control; La doctrina de Jesús era peligrosísima para ellos, aprender la doctrina de Jesús, era degustar de la verdadera libertad; La doctrina de Jesús representaba la libertad de los regímenes religiosos y políticos; Jesús predicaba la libertad espiritual, libertad del pecado, eso implicaba directamente libertad del dinero, libertad del materialismo y consumismo, libertad de los médicos, libertad de los déspotas, libertad del estado, libertad de la cultura humanista.
Sus palabras eran "No se afanen", "el que ama su vida la perderá", "ama a Dios, ama a tu prójimo, ama a tu enemigo", "comparte", "perdona", "no engañes", "no confíes en las riquezas", "no se puede servir a este mundo y a Dios", "tengan fe en Dios", "busquen el Reino de Dios y su justicia", "aborrece esta vida", "den al Cesar lo que es del Cesar"; Todas esas enseñanzas despertaban la mente, quienes escuchaban entendían que los gobiernos y las religiones solo los engañaban, solo los esclavizaban mediante los miedos infundidos por los ambiciosos y los religiosos. Jesús demostró que tanto el poder político como el poder religioso solo obligan a cargar falsos pesos de culpas y un falso peso impositivo destructor y esclavista en beneficios de unos cuantos ambiciosos (Mt 23:4; Mt 6:24; Mt 13:22).
Por eso cuando le mataron, se alegraron, y decían en sus corazones "por fin"; Aún las Escrituras relatan sus burlas:

Mateo 27
42 A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él. 43 Confió en Dios; líbrele ahora si le quiere; porque ha dicho: Soy Hijo de Dios.

Habían estado tanto tiempo planeando su muerte, buscando la ocasión; Le tenían tanto miedo que hasta pensaban que era prácticamente imposible matarle. Pero evidentemente no tenían ni idea que todos ellos eran parte de un propósito mucho más grande. Lo que ellos consideraron una gran victoria, se transformó en su gran derrota; Porque aquél Jesús a quien enjuiciaron con engaño, resucitó de entre los muertos, luego de haber estado tres días y tres noches en un sepulcro custodiado por guardas romanos.

Mateo 28
Pasado el día sábado, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. 2 Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. 3 Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. 4 Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos. 5 Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No teman ustedes; porque yo sé que buscan a Jesús, el que fue crucificado. 6 No está aquí, puesto que ha resucitado, como dijo. Vengan, vean el lugar donde fue puesto el Señor. 7 Y vayan pronto y digan a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de ustedes a Galilea; allí le verán. He aquí, se lo he dicho. 8 Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, 9 he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Alégrate! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10 Entonces Jesús les dijo: No teman; vayan, den las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.

Interlineal Mateo 28
απο-de/desde δε-pero/(y)/(sin embargo)/(por otro lado) του-de el φοβου-temor αυτου-de él/su/sus εσεισθησαν-fueron sacudidos οι-los τηρουντες-guardando και-y εγενοντο-llegaron a ser/sucedieron/acontecieron ωσει-como νεκροι-muertos
αποκριθεις-respondiendo/habiendo respondido δε-pero/(y)/(sin embargo)/(por otro lado) ο-el αγγελος-ángel/mensajero ειπεν-dijo ταις-a las γυναιξιν-mujeres μη-No φοβεισθε-teman/estén temiendo υμεις-ustedes οιδα-sé/he sabido/(reconozco) γαρ-porque οτι-que ιησουν-a Jesús τον-el εσταυρωμενον-ha sido crucificado/empalado en poste vertical en T/(cruz) ζητειτε-buscan/están buscando
ουκ-No εστιν-es/está siendo ωδε-aquí ηγερθη-fue levantado/(resucitado) γαρ-porque καθως-según como/de manera/forma que ειπεν-dijo δευτε-Vengan acá ιδετε-miren/observen/reconozcan/(vean) τον-a el τοπον-lugar οπου-donde εκειτο-yacía/estaba (puesto)/(acostado)/yaciendo ο-el κυριος-Señor

egeirw : Código MAB: 1298 Codigo Strong: G1453
- Pronunciación: eiiro
- Diccionario MAB:  [Activa] levantar, despertar, sacar, quitar, suscitar, resucitar, causar; levantarse; [Pasiva] despertarse, levantarse, resucitar, aparecer.

"No está aquí, puesto que ha resucitado", es la Verdad que lo cambió absolutamente todo, esta es la frase de la genuina esperanza, una esperanza firme y gloriosa; Lo que fue considerado una derrota al crucificar a Jesús se convirtió en una gran victoria.
Transformar la derrota en victoria es el placer de todo estratega;
Convertir la derrota en triunfo es una de las premisas de todo diseño estratégico. Y puede comprobarse proféticamente que así estaba determinado, y aún Jesús lo anticipó:

Oseas 13
14 De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista.

Mateo 17
22 Estando ellos en Galilea, Jesús les dijo: El Hijo del Hombre será entregado en manos de hombres, 23 y le matarán; mas al tercer día resucitará. Y ellos se entristecieron en gran manera.

Como cristianos, a diferencias de los del mundo, muchas veces podemos sentir esa hermosa satisfacción de salir victorioso de situaciones tan adversas, y mucho más cuando se pensaba que todo estaba perdido, y de las cenizas somos levantados en victoria.
Demostrar al enemigo que su triunfo es un engaño es demostrar la superioridad que se tiene en cuanto a planeamiento y diseño.

Pocas veces se ha visto este arte de convertir las derrotas en victorias. En la historia solo se registra en algunas guerras, y se ha visto también en los ámbitos políticos o en el ámbito comercial. Y cuando ocurren se escriben libros, se hacen películas, se utiliza como inspiración sicológica para que las personas lo apliquen a su vida personal.

Sin embargo la resurrección de Jesús no solo inspira, sino que convence al que cree que la muerte se puede vencer y que hay una mejor vida para los que están en Cristo Jesús, como así también una justa condenación para todos los pecadores que rechazan a Jesús.

La resurrección de Jesús es también la victoria de todo genuino cristiano.

1 Corintios 15
53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

La resurrección de Jesús demuestra su Verdad, demuestra que la muerte física no es el final, como así también demostró que la vida física en este mundo no tiene sentido ni ningún propósito que este proponga, el placer pecaminoso y el dolor mueren con el cuerpo.
Entonces en la cultura cristiana "fallecer" habiendo creído y habiendo sido bautizado en el Nombre del Señor Jesús no es el final, morir en Cristo Jesús es dar inicio a la verdadera vida, una vida eterna sin dolor. Por lo que esforzarse desperdiciando el tiempo en ese duro régimen de estudiar, trabajar, sobrevivir pagando impuestos no tiene ningún sentido, no vale absolutamente nada, todo es una mentira en este mundo, todo es un engaño, todo es vanidad y aflicción de espíritu.
Jesús es la Verdadera Vida, Jesús es la resurrección, Él es el que nos califica para una vida mejor.
Cuando los discípulos vieron a Jesús resucitado, sus vidas cambiaron rotundamente y dieron su vida predicando las enseñanzas y la resurrección de Jesús, exponiendo o desenmascarando a los poderes políticos y religiosos.
En el libro de los Hechos podemos verlo:

Hechos 3
13 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien ustedes entregaron y negaron delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad. 14 Mas ustedes negaron al Santo y al Justo, y pidieron que se les diese un homicida, 15 y mataron al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.

¿Cómo fue la Resurrección de Jesús? ¿Habla las Escrituras de sus apariciones?
Algunos consideran que los relatos de la resurrección no coinciden, sin embargo leyendo con precisión y ajustando los relatos podemos coordinar los eventos de la siguiente manera.
Como ya habíamos determinado; Jesús murió un día miércoles 26/3/31 entre las 15:00 y 16:00 hs,  Posteriormente José de Arimatea y Nicodemo solicitan el cuerpo de Jesús, y una vez certificada su muerte Pilato se lo entrega. Antes del anochecer y del inicio del día de reposo festivo (Jueves 15 de Abib) Jesús fue puesto en un tumba labrada en una peña, muy cerca de donde había sido crucificado y esa tumba fue cerrada con una gran piedra y sellada con la autoridad romana y la tumba estaba vigilada por una guardia de de 6 a 16 soldados para evitar que el sepulcro fuese abierto. (Mt 27:62-66).
El cuerpo de Jesús permaneció unas 72 horas en el sepulcro desde el anochecer o tarde del miércoles hasta las últimas horas del día sábado 29/3/31.
Al amanecer del día domingo 30/3/31, siendo aún de noche, hubo un gran terremoto que debe haber despertado a todos y un ángel del Señor removió la piedra del sepulcro reventando los sellos y dejando a los guardias desmayados. Y el ángel se sentó sobre la piedra (Mt 28:2-4).
Esa mañana la primera en ir al sepulcro fue María Magdalena, pero mirando de lejos que la piedra había sido quitada regresa sin entrar y avisa a Pedro y a Juan quienes se prepararon y corrieron aprisa y Pedro entró al sepulcro y vio la mortaja en su lugar con la forma del cuerpo, pero sin el cuerpo y el sudario puesto en la cabecera doblado y acomodado. El Cuerpo de Jesús había atravesado la mortaja y acomodó el lienzo de la cabeza en otro lugar. Pedro y Juan estaban desconcertado y regresaron preguntándose como era posible aquello (Jn 20:1-10). Mientras, María Magdalena también dio aviso de que el sepulcro estaba abierto a las otras mujeres y se apresuraron con las especias y ungüentos para untarlas sobre el cuerpo (Lc 24:1); Cuando llegaron María Magdalena se queda afuera (Jn 20:11), mientras que María y Juana Salomé entraron al sepulcro y dos varones con vestiduras resplandecientes le informan que Jesús había resucitado y salieron del sepulcro, y María se había quedado afuera llorando, y al ver correr a las mujeres ella entra al sepulcro y ve a los mismos varones y mientras dialoga con ellos Jesús aparece por detrás y María no le reconoce sino hasta que Jesús le reprende y entonces le abraza tanto que el Señor le pide que le suelte y que no se aferre a esa condición porque Él volverá al Padre (Jn 20:12-18).
Entonces, María Magdalena fue la primera en ver a Jesús (Mr 16:9-11), y mientras las otras mujeres corrían a avisar a los discípulos Jesús también se manifiesta a ellas (Mt 28:8-10). Mientras, los guardias informan de lo sucedido a las autoridades religiosas (Mt 28:11-15).
Las mujeres avisan a los discípulos de su encuentro con Jesús, pero ellos no les creen (Mr 16:11; Lc 24:11).
Durante el día dos de los discípulos se dirigen a Emaús y Jesús también se manifiesta a ellos (Mr 16:12-13), y regresan a Jerusalén a contarles a los otros y esa misma noche Jesús se manifiesta en medio de ellos (Jn 20:19-23; Lc 24:13-49).
Posteriormente vuelve a manifestarse 8 días después, cuando estaban los doce incluyendo a Tomás que hasta ese día no le había visto (Jn 20:24-29).

Y a partir de allí Jesús se apareció a los discípulos esporádicamente y en diferentes lugares (Jn 21:1-14; Mt 28:16-20).

Jesús se manifestó también a sus hermanos carnales por parte de María (Santiago, Judas, José, Simón y hermanas) (1 Co 15:7). También se apareció a  500 (quinientas personas) (1 Co 15:6), y obviamente a Pablo (1 Co 15:8);

Resumen: Pruebas de la Resurrección de Jesús
Con todo esto y sus respectivas referencias bíblicas queremos demostrar que la resurrección de Jesús se sustenta con las siguientes evidencias:

·         Una tumba vacía: O “casi” vacía porque en donde estuvo Jesús solo quedaron los lienzos y el amortajamiento intactos atravesados por Jesús a un nuevo y glorioso cuerpo (Jn 20:5-8; Lc 24:3).
  • Testimonios de las apariciones de Jesús: Testimonios de testigos oculares que vieron a Jesús Vivo es decir resucitado (Capítulos de evidencias de la resurrección: Mt 28; Mr 16; Lc 24; Jn 20 al 21). Es importante destacar que los discípulos eran personas incrédulas con respecto a la resurrección al punto tal de que Tomás exigió que la única manera de comprobarlo era palpándolo con sus propias manos.
Las apariciones de Jesús fueron declaradas por: María Magdalena (Jn 20:10-18), otras mujeres (Mt 28:8-10), a Cleofás y su compañero (Lc 24:13-32), a once de los discípulos y otros (Lc 24:33-49), a diez de los apóstoles y otros (excluyendo a Tomás) (Jn 20:19-23), a los apóstoles (incluyendo a Tomás) (Jn 20:26-30), a siete apóstoles (Jn 21:1-14), a los discípulos (Mt 28:16-20), y a los apóstoles en el Monte de los Olivos (Lc 24:50-52 y Hch 1:4-9).
También se apareció a  500 (quinientas personas) (1 Co 15:6), a Santiago el hermano de Jesús (1 Co 15:7) y obviamente a Pablo (1 Co 15:8);
  • Declaración de los guardias de la tumba: Las autoridades judías sobornaron a los soldados para que dijeran que los discípulos lo habían robado (Mt 28:11-15). Es muy posible que las autoridades romanas hayan levantado una investigación buscando el cuerpo y hayan realizado fuertes allanamientos sin resultados. No obstantes no se levantaron cargos contra los discípulos.

Por último la prueba final de credibilidad es que los testigos oculares tuvieron que enfrentar grandes martirios, persecuciones y horrendas torturas y muertes por causa de la enseñanza y testimonio de que Jesús había resucitado.

A pesar de las evidencias, la pregunta final de todo incrédulo frente al Evangelio es ¿Si Jesús resucitó, donde está? ¿Por qué no se presenta?.
Por esta razón ha habido infinidad de teorías humanistas indicando que la resurrección de Jesús es una mentira.
Entre las teorías más descabelladas existe una que hasta la fecha ha alcanzado a la gran mayoría (sobre todo a escolares universitarios y académicos) y es conocida como "la teoría del desmayo" cuyo dicho (sin pruebas y sin evidencias) dicen que Jesús no murió en la cruz, sino que se desmayó, perdió algo de sangre, entró en shock, revivió y salió de la tumba y murió en un lapso de cuarenta días y los discípulos escondieron su cuerpo.
Decir que Jesús no murió en la cruz desacredita entre muchas cosas al riguroso poder político y policial romano. Jesús fue azotado con flagrum, castigo durísimo que provoca grandes heridas y perdidas de sangre, le pusieron a golpes una corona de espina afectando la irrigación craneal, luego fue crucificado y las autoridades religiosas se quedaron allí hasta el final, ellos más que nadie querían asegurar la muerte de Jesús, cuando expiró, fue atravesado con una lanza reventando el pulmón y otros órganos y agua y sangre salieron demostrando clínicamente que Jesús estaba muerto, la muerte se certificó en actas, y a posteriores lo amortajaron con unos 40 a 50 kg de telas, con aceites y especias para mantener el cuerpo en la tumba; Todo imposibilita cualquier indicio de rehabilitación, un cuerpo amortajado no puede respirar, la tumba pequeña y sellada evita la oxigenación y el cambio de aire
Y aún considerando ridículamente que Jesús sólo se hubiera desmayado, y de alguna "posible" manera hubiera podido levantarse en el escaso aire de la tumba, debería haber movido la pesada piedra de la tumba reventando los sellos exteriores, luego haber luchado contra 16 soldados hasta desmayarlos y presentarse en tan malas condiciones ante sus discípulos y decir que resucitó. Y sumado a esto consideramos la ridícula teoría de que dada la severidad del castigo, los golpes, la crucifixión, las heridas incluyendo la perforación del pulmón como lo citamos anteriormente, Él hubiera necesitado semanas, tal vez hasta meses, para recuperarse. De ser así la historia hubiera sido totalmente diferente, seguramente, un hombre en ese estado no hubiera inspirado a los discípulos, asustados y dispersos después de la captura de Jesús, a predicar su resurrección con tanta certeza, audacia y coraje que les llevó a perder la vida defendiendo semejante suceso si solo fuera una mentira.
Es claro que quienes estimen falsa la resurrección prefieren la mentira, porque prefieren la vida carnal, porque no quieren las enseñanzas de Jesús, prefieren morir en sus pecados.

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR JESÚS
Jesús resucito y ascendió a los cielos (Lc 24:50-53; Hch 1:6-11). Y es una de las cosas difíciles de entender o de asimilar.

Lucas 24
50 Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando sus manos, los bendijo. 51 Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo. 52 Ellos, después de haberle adorado, volvieron a Jerusalén con gran gozo; 53y estaban siempre en el templo, alabando y bendiciendo a Dios. Amén. 

Hechos 11
Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? 7 Y les dijo: No les toca a ustedes saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8 pero recibirán poder, cuando haya venido sobre ustedes el Espíritu Santo, y me serán testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. 9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué están mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de ustedes al cielo, así vendrá como le han visto ir al cielo.

Interlineal Hechos 11
και-Y ταυτα-estas (cosas) ειπων-habiendo dicho βλεποντων-viendo αυτων-de ellos επηρθη-fue elevado και-y νεφελη-nube υπελαβεν-tomó por debajo αυτον-a él απο-de/desde των-los οφθαλμων-ojos αυτων-de ellos
10 και-Y ως-como ατενιζοντες-mirando fijamente ησαν-estaban εις-en/en un/en una/para/por/hacia dentro τον-a el ουρανον-cielo πορευομενου-iban/andando/yendo en camino αυτου-de él/su/sus και-y ιδου-he aquí/(mira) ανδρες-varones δυο-dos παρειστηκεισαν-habían puesto de pie al lado de αυτοις-a ellos εν-en εσθητι-vestidura λευκη-blanca
11 οι-Quienes και-también ειπον-dijeron ανδρες-Varones γαλιλαιοι-galileos τι-¿Por qué εστηκατε-han presentado/estado de pie εμβλεποντες-viendo fíjamente/atentamente εις-en/en un/en una/para/por/hacia dentro τον-a el ουρανον-cielo? ουτος-Este ο-el ιησους-Jesús ο-el αναληφθεις-habiendo sido hacia arriba recibido αφ-de/desde υμων-de ustedes εις-en/en un/en una/para/por/hacia dentro τον-a el ουρανον-cielo ουτως-así ελευσεται-vendrá ον-cual τροπον-modo/manera/forma εθεασασθε-contemplaron/(consideraron) αυτον-a él πορευομενον-iban/andando/yendo en camino εις-en/en un/en una/para/por/hacia dentro τον-a el ουρανον-cielo

epairw : Código MAB: 1688 Codigo Strong: G1869
- Pronunciación: epero
- Diccionario MAB:  levantar, alzar, elevar; [Media] levantarse, mostrarse arrogante     

Jesús ascendió no por el solo hecho de que así se había profetizado (Sal 110:1; Dn 7:13; Mt 26:64; Col 3:1; Heb 10:12), sino que la razón de tal decisión radica en que el Reino de los Cielos para los hombres habría de ser un Reino alcanzado por la fe (1 Pe 1:3-8; Stg 2:5; Hch 14:22), y para que se descartara cualquier intervención humana.
La gracia del Señor hizo que nos dejara su Espíritu, para que por Él mismo, por Su Espíritu los que creyeran en su nombre alcanzasen la Salvación (Jn 16:7-10,13; Ro 8:9,14)



¿Por qué era necesario que Jesús ascendiera al Cielo?
Es interesante distinguir que, cuando Jesús resucitó, ya no era como antes, Él tenía un cuerpo glorificado, un cuerpo que ya no se sujetaba a las leyes "convencionales" de la tierra maldecida; Con su nuevo cuerpo Jesús traspasaba paredes, desaparecía, ya no estaba todo el tiempo con sus discípulos, se les aparecía en ocasiones, no tenía una casa fija, no sabían dónde estaba. No sabían que era lo que había de suceder.
Gran sorpresa fue para ellos ver a su Señor ascender al Cielo delante de sus ojos; Por primera vez veían que un ser humano era llevado arriba, al Cielo. Puesto que desde la antigüedad se estimó al cielo como la morada de Dios (Dt 26:15; Is 63:15; Sal 11:4; Is 66:1)

Este es el mayor testimonio que tenemos de que Jesús fue al Cielo, que su tiempo en la tierra fue circunstancial, puesto que Él era de arriba, del cielo y debía volver al cielo.

Juan 3
13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

Todo cristiano debe comprender que Jesús no vino a establecer un trono entre las naciones, Jesús vino como hombre pero volvió a su Capital, a la Jerusalén Celestial.
Jerusalén significa “Ciudad de Paz”, el vino a la tierra por un propósito que le competía en lo que respecta a su creación, Jesús vino a salvar lo que se había perdido (Mt 18:11; Lc 19:10), no vino para quedarse en forma de ser creado.

La pregunta es porqué?, porqué no quedarse así resucitado en la tierra. Porqué debía irse?.

2 Corintios 5
16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.

Interlineal 2 Corintios 5
16 ωστε-De manera/modo que/(en cuanto)/(puesto que) ημεις-nosotros απο-de/desde του-de el νυν-ahora ουδενα-a nadie οιδαμεν-hemos sabido/conocido κατα-según σαρκα-carne ει-si δε-pero/(y)/(sin embargo)/(por otro lado) και-y εγνωκαμεν-hemos conocido κατα-según σαρκα-carne χριστον-a Cristo/Ungido αλλα-pero/(y)/(sin embargo)/(por otro lado) νυν-ahora ουκετι-ya no γινωσκομεν-sabemos/conocemos/estamos conociendo

Debemos comprender que la gloria del Señor Jesús, no puede quedar encerrada solo en el hecho de que Él haya resucitado, es decir, del hecho de haber salido vivo del sepulcro. La resurrección es solo la Victoria sobre la muerte, la demostración fidedigna, la evidencia concreta de que todo hombre puede alcanzarlo. Es por eso que a Jesús hay que conocerlo por encima de la carne, por encima de ser humano.
La gloria del Señor Jesús es su Señorío demostrado sobre todo lo creado, su Trono sigue en el Cielo. Por esta razón no nos limitamos a predicar de que un hombre venció la muerte, sino a Jesús el Cristo como el Señor de la creación.

Hechos 2
36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien ustedes crucificaron, Dios le ha hecho Señor y Cristo. 

Obviamente que para que nosotros alcancemos la victoria sobre la muerte, Él tuvo que mostrarnos el camino como ser humano y brindarnos toda la ayuda necesaria para que la alcancemos.
Jesús logró la redención por la Fe, Él fue el Autor y Consumador de la Fe (Heb 12:2), ese es el verdadero secreto, el verdadero misterio está en la Fe.
Y como estaba predicado desde la antigüedad, el Reino de los Cielos no se alcanza con la confianza puesta en cosas que podemos ver sino que se alcanza por medio de la fe.

Y no es que se haya ido, realmente Jesús está en nosotros por medio de su Espíritu, esto significa que Jesús está vivo en nosotros.

Efesios 3
17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

Así que no solo damos el testimonio legal, sino que también somos el testimonio Espiritual. Confiando en que Jesús actúa en nosotros.

Entonces, finalmente habiendo analizado las evidencias y los testimonios, podemos decir lo que las Escrituras declaran:

BIEN AVENTURADO LOS QUE NO VIERON Y CREYERON (Jn 20:29)

Con todo lo expuesto de manera resumida esperamos que el testimonio evangelístico del cristiano sea más contundente, puesto que con la veracidad de las evidencias el predicador debe probar que Jesús demostró mediante señales, milagros y prodigios ser “El Hijo de Dios” (Mt 26:63-64) que enseño su doctrina (Jn 18:20; 17:14), que posteriormente fue asesinado por su doctrina (Mr 15:12-15; Jn 19:7) y que resucitó después de tres días de ser asesinado confirmando su doctrina (Lc 9:22) y que tiene como respaldo testimonial a sus discípulos y a muchas personas que le vieron resucitado (Hch 1:3; 1 Co 15:3-8), quienes vivieron y fueron asesinados por defender la doctrina del Señor Jesús.

Hemos realizado esta labor, porque muchos tratan de derribar la existencia física del Señor Jesús (1 Jn 4:2-3), muchos tratan de demostrar que Jesús solo era un hombre como cualquier otro, o con ciertos problemas mentales. Muchos piensan que Jesús era un loco. Y muchos piensan que la imagen de Jesús se ha exagerado. Por estas razones los cristianos deben tener formulado un perfil completo del Señor Jesús para poder responder a preguntas tales como ¿Es Jesús el Hijo de Dios?, y humanamente ¿Estaba realmente Jesús convencido de ser el Hijo de Dios? y si así fuera ¿Cumplió Jesús toda la ley de Dios?, ¿Es Jesús el Mesías? 
Hasta ahora no existe ningún historiador legítimo en la actualidad que niegue que Jesús haya caminado sobre esta tierra hace aproximadamente 2015 años, tampoco niegan que Jesús haya hecho milagros en beneficios de los necesitados, tampoco niegan que murió en una cruz en las afueras de Jerusalén. La discusión esencial es si Jesús fue Dios encarnado, quien resucitó de los muertos tres días después de su crucifixión. Porque si eso es Verdad cualquier persona se va haber confrontada seriamente con la condenación promulgada por Jesús (Jn 3:18-21)

Que Jesús haya dicho que "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre sino por Mí." (Jn 14:6), presenta un gran dilema para todo hombre que oye el Evangelio y no cree.

Existe también otra oposición por parte de muchas religiones y predicadores, que han formulado una propia verdad relativa y esto es contraproducente porque actualmente el incrédulo vive en un relativismo moral humanista fusionada con el pluralismo religioso que permea la cultura, y mientras las religiones sigan vigentes el incrédulo se verá confundido entre muchas voces.

2 Timoteo 4
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.


La Paz del Señor Jesús

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande