martes, 4 de junio de 2019

29 - LA GRAN COMISIÓN



  MENSAJE DOMINGO 11/09/2016

Por el Hno. Gabriel.-


Luego de haber expuesto resumidamente los eventos más trascendentes del ministerio del Señor Jesús de manera cronológica y expositiva durante el desarrollo de la temática “Evangelio Bíblico” hemos llegado al final de la misma, y con esta ultima meditación de la serie abordaremos el último de los relatos reportado en los evangelios y que tiene como subtitulo y que a su vez es también el título de esta meditación; “La Gran Comisión”

Introducción y Contexto
Luego de haber meditado y analizado semánticamente cual debe ser el titulo correcto que defina este suceso, concluyo que se trata realmente de una “Gran” o “Grande Comisión”, y con esto me refiero al más grande y significativo encargo (comisión) que pudo haber recibido un hombre aquí en la tierra, dicho de otro modo, considero que no existe encargo más extraordinario y colosal que éste con el cual el Señor Jesús comisiono a sus discípulos. Atestiguar del mayor, insuperable e irrepetible evento en toda la historia de la humanidad… fueron los testigos oficiales de la resurrección de Cristo, atestiguaron esta verdad, firmaron su testimonio con sangre, cambiaron la vida de las personas, cambiaron el curso de la humanidad, cambiaron el mundo… y hasta la fecha su testimonio sigue causando exactamente el mismo efecto…
Después de haber consumado su obra en la cruz (Jn 19:30) y resucitado de entre los muertos el Señor Jesús se apareció a sus discípulos durante cuarenta días con pruebas indubitables (no admite duda) (Hch 1:3), y luego de haberlos instruido y disipado de toda duda finalmente los comisiono para que predicasen el evangelio de su Nombre a todas las naciones, discipulando y bautizando a todos los que habían de creer en el Nombre del Señor Jesús para vida eterna.
Cabe destacar también que la vida de estos hombres a partir de haber conocido a Jesús cambiaron radicalmente (Mt 19:27, Lc 18:28), estuvieron junto con Jesús durante todo su ministerio, entregaron más de tres años de sus vidas para estar solo al lado de Él, caminaron al lado de Jesús, durmieron al lado de Jesús, comieron con Él, vieron todos sus milagros y señales, recibieron clases públicas y privadas de su doctrina, experimentaron toda clase de emociones a su lado (alegrías y tristezas, dudas y certeza, terror y valentía), y finalmente fueron investidos del poder de Dios para anunciar a todo el mundo el evangelio del Señor Jesucristo.

Mateo 28:16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado. 17 Y cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaban. 18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Marcos 16:15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. 17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; 18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

¿Dónde y cuándo ocurrió este evento?
Algunos han encontrado un conflicto respecto de la ubicación exacta del lugar donde el Señor Jesús comisiono a sus discípulos, y esto surge a partir de comparar el relato del evangelio de Mateo con el evangelio de Lucas, ya que en Mateo todo el evento se ubica en Galilea, mientras que en el relato de Lucas aun están en Jerusalén.

Lucas 24:44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; 46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; 47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Y vosotros sois testigos de estas cosas. 49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

A la verdad no encuentro conflicto alguno entre estos pasajes, ya que cada uno de los escritores no está haciendo referencia al mismo día sino a días distintos. No debemos olvidar que el Señor Jesús luego de haber resucitado se les apareció a sus discípulos durante cuarenta días (Hch 1:3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y “hablándoles acerca del reino de Dios”), muchas veces el cristiano pasa por alto este detalle y considera que el Señor luego de resucitado se les apareció a sus discípulos solo tres o cuatro veces y luego los comisiono y ascendió a los cielos, pero no es así. También es verdad que ninguno de los cuatro evangelios se encargan hablar en detalle de todas las cosas que deben haber sucedido en esos cuarenta días junto al Señor, aun juntado el reporte de los cuatro evangelio (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) los cuales mencionan cada uno días distintos de esat aparición, aun así solo tenemos un breve resumen de lo que fue la aparición del Señor Jesús en esos cuarenta días y la comisión.
No obstante los pocos datos que tenemos hasta aquí nos permiten concluir que el Señor Jesús debe haber recomendado la comisión a sus discípulos en más de una ocasión, me atrevo a pensar que les hizo este encargo en reiteradas veces mientras estaba con ellos – luego de mi partida vayan y prediquen este evangelio a todas las naciones, hagan discípulos, bautícenlos en mi Nombre y yo estaré con ustedes mediante mi Espíritu Santo con el cual también harán señales – y esta es la razón por la cual los evangelios se encargan de mostrar el mismo encargo de diferentes maneras y en diferentes oportunidades.

¿En qué consistía la gran comisión?
Aclarado esto quisiera extenderme en responder la pregunta que sigue; ¿en qué consistía la gran comisión? Esta me parece la pregunta clave de la meditación que me permitirá abordar y desarrollar este evento, y la responderé detalladamente y por pasos a fin de verter la enseñanza correcta.

Recopilando los datos que nos aporta Mateo vemos allí que Jesús le dijo a sus discípulos que “toda la autoridad para decidir en los y en la tierra le había sido dada Él”, que dicho de otro modo sería como Pablo lo expresa en la carta a los filipenses (Fil 2:5-11)– Yo he sido exaltado hasta lo sumo por tanto mi señorío se extiende tanto en los cielos como en la tierra – y a partir de allí les dio la “orden” de ir predicar y hacer discípulos en todas las naciones enseñando la doctrina del Señor Jesús y bautizando a los que habían de creer en el Nombre del Señor. A esto el evangelio de Marcos añade que “se predique el evangelio a toda criatura”, o sea, la predicación del evangelio sería sin acepción de personas, lo cual implicaba que debían predicar tanto a judíos como gentiles, paganos o santos, no había diferencia, y también tendrían el poder del Espíritu para hacer ciertos milagros y señales extraordinarias que confirmaría la veracidad del mensaje.
Lucas declara – y es obvio que fue durante los cuarenta días de aparición – que Jesús les abrió el entendimiento a los discípulos para que comprendiesen las escrituras mostrándole el cumplimiento de las profecías que anunciaban su padecimiento y resurrección, de lo cual ellos ahora eran testigos, y que preciso era que en su Nombre se predique el arrepentimiento y perdón de pecados a todas las naciones. Pero también les ordeno que no se fueran de Jerusalén hasta que sean investidos de poder de lo alto.

Muchos cristianos neófitos (en su mayoría jóvenes), se atribuyen esta comisión para salir a evangelizar sin tener idea de lo que implica tamaña tarea, presuponen que porque está escrito “id y predicar” ellos simplemente deben hacerlo. Equivocadamente muchos consideran que evangelizar se trata de salir a contar la historia de la muerte de Jesús como un evento histórico sin entender las casusas, razones y el porqué de tal suceso, ignorar el valor y responsabilidad que implica predicar el evangelio y salen sin estar preparados y sin haber sido enviados. No tienen idea del mal que están causando a sus propias almas y también a la vida de otros.
Debemos entender que el texto de la gran comisión – Id y predicad el evangelio – es un resumen de todo lo que Jesús a enseñado en todo el nuevo testamento, y dicha tarea obligadamente engloba una comprensión total del antiguo y nuevo testamento, no se trata solo de Juan 3:16
Analizar la “gran comisión” paso a paso nos va a permitir entender en detalle la complejidad de tan solmene labor

Paso 1: Les abrió el entendimiento
Lucas 24:44 Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés (pentateuco), en los profetas y en los salmos45 Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día;

Los discípulos, a pesar de haber estado tres años con Jesús, haberle oído predicar y enseñar a la gente, aun así no habían comprendido la naturaleza del plan de Dios. Jesús tuvo que abrirles el entendimiento y declararles todas las escrituras, comenzando desde el génesis, pasando por los salmos y todos los profetas. Hizo en ellos un trabajo sobrenatural, quitó el velo del razonamiento humano y les mostró de forma espiritual todo el plan de Dios desde el principio. Jesús no estaba trayendo una nueva religión que empezaría a partir de él, sino que Él era el cumplimiento del principio de todas las escrituras (Jn 5:39), desde el génesis en adelante les mostro en detalle todo lo que las escrituras adelantaban de Él, mostrándole que el plan de redención había comenzado desde el Edén, desde aquella promesa de una simiente nueva que vendría por medio de la mujer y aplastaría la cabeza de Satanás según Génesis 3:15, que vino por medio de la promesa hecha a Abraham en Génesis 12, que sería de la tribu de Judá de acuerdo a Génesis 49:8-12 de la línea de David como se anticipo en 2°Samuel 7:12-14, que nacería de una virgen como está escrito en Isaías 7:14 en la ciudad de Belén como lo profetizo Miqueas 5:2, que sería luego traicionado por su amigo como lo anticipaba el Salmo 41:9, seria maltratado y humillado según la profecía de Isaías 52:13-15 y 53:3, que su ropa sería repartida como lo declara el Salmo 22:16-18, que le darían a beber hiel con vinagre de acuerdo al Salmo 69:21, sería desamparado por el Padre de acuerdo al clamor del Salmo 22:1, su carne sería traspasada con una laza para que se cumpla la profecía de Zacarías 12:10, su muerte sería sustitutiva de acuerdo a Isaías 53, y finalmente resucitaría de entre los muertos de acuerdo al Salmo 16:8-11, y ascendería a los cielos de acuerdo al Salmo 24:7-10.
Les demostró durante esos cuarenta días que Él es el fiel cumplimiento de todas las promesas hechas por medio de los profetas, agoto todas las escrituras (pentateuco, los salmos, los profetas) delante de ellos sin dejar cabos sueltos para mostrarles que todas ellas daban testimonio de Él, Él era el Cristo, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, la propiciación por nuestros pecados a partir del nuevo pacto que Él mismo interpuso a favor nuestro. Les abrió el entendimiento para que comprendiesen que la salvación y justificación del hombre ahora se podía alcanzar por medio de la gracia de Dios.

No era simplemente salir a contar la historia del sufrimiento y muerte de Jesús en la cruz, sino mostrar este evento por medio de las profecías que anunciaban este suceso. Era un hecho anunciado por la historia y por medio de la historia se lo podía constatar. Podríamos decir que primeramente Jesús opero bíblicamente en sus discípulos y los preparo intelectualmente para predicar el evangelio.
Esta es la razón por la cual luego Pedro al predicar tenía la facilidad de citar salmos y profecías en el momento oportuna y tan claramente que hablaban del Mesías, no fue algo mágico que hablaba sin entender lo que citaban ¡NO!, el fue preparado bíblicamente para predicar el evangelio, fueron cuarenta días de clases privadas de hermenéutica para entender las escrituras. Les abrió el entendimiento…

Paso 2: Fueron Designados Testigos Oficiales
Lucas 24:46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; 47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. 48 Y vosotros sois testigos de estas cosas.

Una cosa es que estos hombres (los apóstoles) hayan sido testigos oculares (como lo fueron otras tantas miles de personas) de los diferentes milagros y demás señales que el Señor Jesús hizo como caminar por la aguas, alimentar a cinco mil personas, sanar enfermos y tantas otras maravillas, pero otra cosa muy diferente es que ellos hayan sido testigos de cómo todas las profecías, la ley y los salmos tuvieron cumplimiento en Él, porque éste el testimonio que Jesús encargo que predicasen sus discípulos; mostrar que Jesús es el Cristo no por un convencimiento interno en función de las señales y milagros que habían visto, sino por medio de ver cómo todas las profecías tuvieron cumplimiento en Él. Por ejemplo; ellos podían decir – La profecía anunciaba que el Mesías nacería en Belén, nosotros somos testigos de que Él nació en Belén, las profecías anunciaban que nacería de una virgen, nosotros somos testigos de esta verdad y conocemos a esa virgen, las profecías anunciaban de su maltrato, humillación y muerte sustitutiva, nosotros somos testigos de ese padecimiento, humillación y muerte, las profecías anunciaban que su cuerpo no vería corrupción sino que resucitaría y nosotros somos testigos de su resurrección y vida eterna y por esta razón atestiguamos que Él es el Cristo porque hemos visto como todas y cada una de las profecías se cumplieron en Él– .

Hechos 10:37 Vosotros sabéis lo que se divulgó por toda Judea, comenzando desde Galilea, después del bautismo que predicó Juan: 38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. 39 Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. 40 A éste levantó Dios al tercer día, e hizo que se manifestase41 no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había ordenado de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después que resucitó de los muertos. 42 Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos43 De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.

1°Pedro 5:1 Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada:

Hechos 13:27 Porque los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes, no conociendo a Jesús, ni las palabras de los profetas que se leen todos los días de reposo, las cumplieron al condenarle28 Y sin hallar en él causa digna de muerte, pidieron a Pilato que se le matase. 29 Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro. 30 Más Dios le levantó de los muertos. 31 Y él se apareció durante muchos días a los que habían subido juntamente con él de Galilea a Jerusalén, los cuales ahora son sus testigos ante el pueblo.

Otros textos como Hechos 2:32-33, Hechos 3:14-15, expresan exactamente lo mismo, demostrando que la predicación del evangelio estaba centrada en mostrar a Jesús como el Cristo por medio del cumplimiento de las profecías. Los apóstoles no fueron enviados a contar la vida de un hombre que apareció en la tierra con poderes milagroso y que hizo muchas señales y maravillas, ellos debían atestiguar que en Jesús de Nazaret se cumplieron todas las profecías, y que  ellos fueron testigos de esa verdad y ahora lo proclamaban en todas las naciones.
Ellos habían visto a Jesús resucitado, ahora ellos son testigos de una verdad que el mundo no conoce, eran portadores de un testimonio que estaba impreso en ellos hasta la muerte no obstante el testimonio perduraría vivo hasta el final de la historia de la humanidad. Rindieron sus vidas atestiguando denodadamente esta verdad, que Jesús de Nazaret es el Cristo y que solo en su Nombre hay perdón de pecados.

Paso 3: Recibieron Poder de lo Alto
Lucas 24:48 Y vosotros sois testigos de estas cosas. 49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

O sea que no solo se les abrió el entendimiento para que comprendiesen todas las escrituras comenzando desde el Pentateuco, pasando por los Profetas y los Salmos, sino que también fueron testigos oculares de su resurrección y todos los demás eventos históricos que se cumplieron en Jesús, y como si eso no fuera suficiente; se los invistió con poder de lo alto…
En virtud de esto podríamos concluir que no era suficiente contar con un conocimiento intelectual de toda la biblia (desde el génesis hasta Malaquías), ni tampoco bastaba haber sido testigo ocular de la resurrección de Jesús y demás cumplimientos proféticos en Él, sino que por sobre estas cosas precisaban ser llenos del Espíritu Santo para poder ejecutar esta tarea, porque no se sustentaría con esfuerzo y valor humano sino con el poder de Dios, y esta es la razón que explica la perpetuidad de su testimonio hasta la fecha.
Siento indignación cuando jóvenes temerariamente quieren atribuirse esta tarea sin comprender la competencia, compromiso y seriedad que implica dicha labor. Quieren salir a hablar del Nombre de Él sin siquiera haber comprendido la profundidad de Juan 3:16.

Los apóstoles no eran hombres valientes para salir a atestiguar las cosas que vieron y oyeron, recibieron un poder sobrenatural departe de Dios para poder hacer esta labor denodadamente y sin temor.

2°Corintios 10:3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Recibieron un poder transformacional que los mudo a hombres nuevos, eran otros, lo que fueron antes quedo atrás, ahora eran hombres investidos del poder de Dios para atestiguar de su manifestación en la tierra, atestiguar del Verbo encarnado. Predicar el evangelio para ellos se trataba de unir los hechos, la historia y las profecías en un solo hombre, créanme que se necesitaba poder de lo alto para hacer esto. No era un mero conocimiento teológico de las escrituras, estaban llenos del Espíritu Santo, cuando abrían sus bocas sus palabras eran como espada que penetraba el corazón de las personas (He 4:12).
Su mensaje NO buscaba generar un impacto social, NO era para terminar con la pobreza, NO era para traer la paz mundial, NO era para sanar a los enfermos, NO era para acabar con el crimen y la corrupción del mundo, el mensaje ERA el perdón de pecados por medio de un hombre que venció a la muerte resucito de entre los muertos y quito el pecado del mundo mediante su muerte expiatoria y vicaria: ¡JESÚS EL CRISTO DE DIOS!, y no hay otro Nombre bajo el cielo dado a los hombres en quién podamos ser salvos.

Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santoy me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hechos 4:33 Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

1°Corintios 2:1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Conclusión
Todo el desarrollo del trabajo de estos hombres que fueron comisionados por Jesús para la predicación del evangelio lo vemos plasmado en el libro de los Hechos. A partir de esta comisión estos hombres cambiaron sus vidas, literalmente la gran comisión cambio el rumbo de la vida de estos hombres, les dio un verdadero propósito en Dios, sus vidas por fin tenían sentido. No solo predicaban con palabras, sus propias vidas eran el testimonio de la cruz, llevaban insertado el testimonio del Señor en ellos, fueron sellados con este encargo, no podían callar lo que habían visto y oído, (Hch 4:20) y sus vidas fueron derramadas en libación para expandir la noticia a todas las naciones…
Ahora, ¿Es la gran comisión una tarea para todos los cristianos? ¿Sigue vigente para la iglesia de hoy? Permítanme responder de esta manera: Si tu entendimiento ha sido abierto por Dios para entender su plan desde el Génesis hasta el Apocalipsis, si el Espíritu Santo te ha sellado con esta verdad en tu corazón de modo que solo vives dar testimonio de esta verdad, y si fuiste lleno del poder de Dios de tal manera que le conoces, entonces nadie te podrá detener, porque predicar el evangelio no es una elección del hombre sino de Dios, y el que soberanamente escoge no puede resistir a su llamado. Por supuesto que no digo esto para desanimar a la iglesia a fin de que nadie quiera predicar, antes por el contrario, es para estimularnos a busquemos a Dios, que corramos en pos de Él a fin de conocerle y entenderle.
No resulta lógico hablar de quien no conozco, predicar el evangelio es hablar de quien he conocido, está íntimamente vinculado a lo empírico (experimental), la trasformación de mi vida es el testimonio de que le he descubierto a Él. Predicarlo a Él es el resultado de conocerlo en todo sentido, escritural (conocimiento del Antiguo y Nuevo Testamento), testimonial (trasformación por medio del Espíritu) y espiritual (investido, llenos del poder de Dios). No se trata solo de salir simplemente a contar la historia de la cruz.

Un anciano solía contar una historia que dejo una muy buena observación de este tema; en una ocasión, en Inglaterra, durante el tiempo de los avivamientos (año 1800) dos predicadores fueron invitados a una iglesia para dar la palabra, los dos eran muy buenos predicadores, se los consideraba los mejores de la época, sin embargo la acotación de un reportero de una editorial cristiana concluyo de esta manera; las dos predicaciones fueron excelentes (claras y contundentes), pero uno de ellos predico como si fuese un abogado, y el otro predico como si fuese un testigo.

Juan 5:39  Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

2°Timoteo 4:1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

La paz del Señor Jesucristo.-



0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande