miércoles, 5 de junio de 2019

A FIN DE CONOCERLE (REUNIÓN UNIDA)


lamentablemente el audio se daño...
MENSAJE SÁBADO 01/04/2017

Por el Hno. Gabriel.-


Introducción
Jeremías 9:23 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24 Más alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Es Dios mismo quien les habla directamente a los hombres en este pasaje y les dice que la gloria de ellos (el motivo de alabanza) consiste solamente en conocerle a Él, no en el dinero ni en la sabiduría ni en la valentía. Ahora en virtud de esta declaración que proviene de la boca de Dios; ¿Cuantos se atreven a pararse hoy delante de Dios y de los hombres y jactarse diciendo; ¡Yo soy uno de los que ha entiendo a Dios y le ha conocido en su esplendor!? Comprendiendo que aquí la palabra “conocer” no está haciendo referencia a conocimiento escritural de Dios por medio de la ley (la tora) o de la historia sino a “conocer” de haber “experimentado” la presencia de Dios en su vida y haber degustado su manifestación gloriosa, entonces ¿Cuántos pueden decir que lo han alcanzado?
¿Es esto posible hoy? Es fácil pensar que esto ya no sucede, pero ¿qué pasaría si esto estuviera vigente hoy? ¿Te atreverías a ir por esa gloria de conocer a Dios? ¿Qué hay que hacer?;

Juan 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él (del gr. mostrar, revelar, aparecerse).

Y no se refiere a visiones fantasmagóricas o manifestaciones estrambóticas como la de los pentecostales de hoy que hacen el ridículo y luego nada cambia en sus vidas, sino se trata de conocer a Dios por medio de experimentar su presencia a través de una comunión intima con Él, por medio de la oración, la lectura, la meditación y la práctica, en donde Él se manifiesta con su Espíritu, experiencia que SI transforma la vida de las personas hacia la santidad e imagen de Cristo, experiencia que a la fecha sigue vigente y es demanda por Él, sin embargo lo curioso y lamentable es que casi nadie (me refiero a los cristianos actuales) quiere ir en pos de esa meta (soy como un heraldo que sale a proclamar la carrera de conocer a Dios y buscar competidores…), a sabiendas que existe tal comunión con Él o tal conocimiento de Él igual nadie quiere correr a Cristo a fin de conocerle, y esto es lo que me propongo predicar en esta tarde; mensaje que he titulado “A fin de conocerle”

Desarrollo
Reconozco que es un tema bastante delicado y complejo por la mala interpretación que se tiene del asunto, pero quiero enfatizarlo desde un pasaje exclusivo que va a ser el parámetro para hablar de este tema y a su vez el centro de este mensaje, se trata de todo el capítulo 3 de la carta a los Filipenses;

Filipenses 3:9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. 12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.

Cómo puede un hombre como Pablo, el cual conoció a Jesús personalmente y experimento otras tantas manifestaciones de Cristo en su vida, escribir esta expresión; “a fin de conocerle”, si hacemos un breve repaso de su vida vemos que; Jesús se le apareció camino a Damasco (Hch 9:3-5), le hablo en visión estando en Corinto (Hch 18:9-10), se le pareció en la cárcel cuando estaba preso en Jerusalén dos años antes de ir a Roma (Hch 23:11), el ángel del Señor estuvo con Él en el barco que lo llevaba a Roma antes del naufragio (Hch 27:22-24), fue arrebatado en el espíritu hasta el tercer cielo (2°Co 12:2), el Espíritu le hablo en más de una ocasión y tuvo visiones departe de Dios (Hch 16:6-10), sin embargo, como si todo esto fuera poco, siendo de aproximadamente 55 o 56 años de edad y luego de haber vivido todas estas experiencias escribe esta expresión que nos descoloca; “a fin de conocerle” ¿Acaso Pablo con todo lo vivido considera no conocer a Jesús? Si es así entonces ¿Qué queda para nosotros? ¿Qué clase de hombre es este que luego de tenido todas estas experiencias no se conforma con lo que ha alcanzado? o ¿A qué se refiere Pablo cuando escribe “a fin de conocerle”? ¿Cuál es el contexto aquí, de qué viene hablando él?

Recomendaciones para evitar el legalismo infructuoso
Para comprender mejor esta expresión de Pablo vamos a abordar todo el capitulo 3 el cual nos dará el contexto de lo que queremos analizar: Entonces, en los primeros versos del capítulo Pablo comienza con una serie de recomendaciones a los filipenses diciéndoles que se cuiden de los “perros”, y se refiere a los judíos legalistas que judaizaban a los cristianos por medio de la circuncisión diciendo que esa era la única forma de agradar a Dios y pertenecerle a Él, Pablo también les llama malos obreros y mutiladores del cuerpo, porque no tenían intensión de edificar en Cristo sino de destruir y edificar bajo una conducta moral externa:

Filipenses 3:2 Guardaos de los perros, guardaos de los malos obreros, guardaos de los mutiladores del cuerpo3 Porque nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne.

Dicho de otro modo, Pablo les está diciendo; cuídense de aquellos que quieren hacer de la vida cristiana una vida religiosa y legalista privada de Dios (ellos no conocen a Dios, por eso les llama perros, lo cual era una forma despectiva de dirigirse a los que eran ajenos al pueblo de Dios, al principio los judíos eran el pueblo de Dios y los gentiles eran los perros, y para este tiempo los perros eran animales no domesticado, por tanto vivían de la basura, de los desperdicios, comían carroña, y en el sentido espiritual esa era la condición de los gentiles sin Dios, comían de la basura de la idolatría, se alimentaban de la carroña de la inmoralidad, pero venia la Gracia de Dios por medio de Jesucristo los gentiles fueron hechos hijos y los judíos que rechazaron la Gracia fueron transformados en perros, ahora ellos estaban fuera de la casa de Dios, eran los perros que se alimentaban de la carroña del legalismo y de los desperdicios de la justificación por obras, se habían invertido los roles)estas personas (estos perros) piensan que pertenecer a Dios se trata de una marca externa como la circuncisión física y una serie de conductas, sin embargo Pablo aclara que la vida cristiana es espiritual, es una marca interna del Espíritu de Cristo en nuestras vidas, y nuestro culto y reverencia a Dios, y a eso se refiere la palabra servicio en este pasaje”, es en el Espíritu desde nuestro interior, y nuestro gozo y satisfacción no procede de nuestro logros humanos para agradar a Dios sino de la obra expiatoria de Cristo en la cruz;
Estos judaizantes se jactaban de llevar la marca de la circuncisión como señal de pertenecer a Dios, pero en lo interior no tenían idea de quién era Dios, y ¡cuántos cristianos hay hoy en la misma condición!, que tienen marcas externas como el bautismo en agua (como un tatuaje) y una serie de conductas religiosas pero no conocen a Dios, ignoran la obra regeneradora del Espíritu Santo, no pueden encontrar gozo en la obra de Cristo en la cruz porque son esclavos de sus propias reglas, pero Cristo no es religión, Cristo no es legalismo, Cristo no es un conjunto de normas a seguir, Él no es un estilo de vida sino que Él es la vida reproducida en nosotros por medio de su Espíritu y esa es nuestra circuncisión, esa es nuestra marca… está diciendo Pablo.

Col 2:11 En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo;
Ro 2:29… y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.

Una experiencia infructuosa
Ahora, en lo que se refiere a esa vida legalista y rigurosa Pablo había experimentado en carne propia los efectos de una religión ortodoxa pero sin frutos, en su apariencia externa él había sido el mejor seguidor de Jehová, pero en lo interior no tenía ni idea quien era Dios:

Filipenses 3:4 Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: 5 circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; 6 en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. 7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,

Pablo era un hombre erudito, instruido en la sabiduría religiosa de los hombres más celosos de la costumbres hebreas, era un nacionalista defensor de su cultura, un teólogo respetado de esos tiempos, envidiado por lo irreprensible que era en cuanto a la ley (no que no competía pecado, sino que guardaba todas los preceptos de la ley para la justificación por obras, es decir; si pecaba inmediatamente procedía de acuerdo a la ley para expiar el pecado), se podría decir que Pablo tenía todo lo que un judío deseaba excepto a Dios… entonces él no tiene nada
Él solo tiene basura acumulada a su alrededor, y todo lo que para los hombres es valioso delante de Dios es basura, son trapos inmundos (son pañales sucios). A un lado de la balanza pone su linaje, su nacionalidad, su cultura, su prestigio, su educación, su religión, sus logros personales, pero cuando en el otro lado de la balanza pone a Cristo entonces él no tiene nada, el solo tiene basura, cosas sin valor, entonces decide desechar todo lo que tiene para ir por Cristo, desechar todo para ganar a Cristo, no está haciendo un intercambio, el esta desechando lo que tiene para ir en busca de lo que no tiene sin saber si lo alcanzara.
Pablo encontró en Cristo una ganancia insuperable, un tesoro invaluable tal como la parábola del tesoro escondido (Mt 13:44) hasta podríamos decir que Pablo personifica la parábola “del tesoro escondido”, porque en cuanto oyó su voz fue desesperadamente en busca de Cristo e hizo de Cristo su meta personal, ahora buscaba que Cristo sea su ganancia, que Cristo sea su tesoro, que Cristo sea su reputación, que Cristo sea su gloria, que Cristo sea su prestigio, que Cristo llene todo en su vida lo que implicaba perderlo todo en la carne, fue desheredado de sus parientes, rechazado por sus antiguos amigos y perseguido por sus compatriotas. Sin embargo Pablo solo tenía una meta objetiva en su vida.

Una búsqueda desesperada
Filipenses 3:9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos.

El Pablo que todos los judíos conocían dejó de existir (Saulo dejo de existir), no estaba más, se despojo de todo cuanto tenia, cambio de casa, cambio de amigos, cambio de familia, cambio de lugar y ¿donde está ahora Pablo? Esta en Cristo, se halla en Cristo, y lo único que desea es ser hallado en Cristo siempre, aferrado a la gracia de Cristo, aferrado a la cruz de Cristo, aferrado a la justificación por la fe, aferrado a la suficiencia de la sangre del Cordero de Dios derramada en aquella cruenta cruz, porque sabe que nada mas va a justificarlo para con Dios, y continua diciendo: a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte…
Está hablando de conocerlo en intimidad, Pablo quiere experimentar a Cristo todo cuanto pueda en esta vida, sabe que conocerlo es más que saber una doctrina de Él, quiere entender y participar de sus padecimientos, quiere incluso experimentar su cruz a fin de experimentar también con Cristo la resurrección de entre los muertos, dicho de otro modo; Pablo está decidido a sumergirse en Cristo, a indagar las profundidades de las riquezas de la gracia y de la sabiduría de Cristo y descubrir los misterios de tan sublime que se esconden de esta verdad, a fin de conocerlo
Antes de Cristo él podía jactarse en su sabiduría, en su conocimiento, en su prestigio, en su celo para con Dios, pero no podía jactarse de conocer a Dios, ahora quiere conocer a Dios, quiere ir en pos de Él a fin de conocerlo y poder gloriarse en ello, y degustar de lo que el profeta Jeremías expresa en su libro…

Filipenses 3:12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios. 16 Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa17 Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.

Esto mismo sintamos… en estos últimos versículos Pablo busca persuadirnos, contagiarnos de su sentir, busca que sintamos lo mismo que él siente por Cristo, busca motivarnos para emprender la misma carrera que él ya está corriendo, busca que le imitemos porque él es un fiel imitador de Cristo; 1°Co 11:1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. Básicamente les dice a sus oyentes; vayan en pos de Cristo, despójense de todo lo que les estorba, hagan de sus vidas una carrera para conocerlo a Él, para entenderlo a Él, para comprender su obra en la cruz pero de una forma tan intima y personal que terminen deseando su cruz en todos los sentidos, para discernir el poder de su resurrección e imitarlo en el sentido más profundo que le es permitido al hombre poder interpretar a Dios…

Y él va a utilizar una palabra más para expresar su sentir por Cristo; “asir” aquello para lo cual fui asido por Cristo. Asir significa empoderarse o apoderarse, tomar posesión de algo, alcanzar algo, y es la misma palabra que en el verso 13 se traduce como “alcanzado”, lo cual si la reemplazamos Pablo en el verso 13 nos está diciendo; hermanos, yo mismo no pretendo haberlo asido ya, pero una cosa hago… prosigo a la meta, y esta última expresión que no es otra cosa sino; “persigo la meta” entonces;  –yo mismo no pretendo haberlo asido ya, pero lo persigo… lo persigo como mi meta–

Aplicación Actual
En virtud de esto la vida del cristiano puede interpretarse también como una carrera por conocerlo a Él, y hasta podríamos decir que de eso se trata nuestro peregrinar en este mundo, porque mientras más lo conozco mas lo admiro, y mientras más lo admiro mas quiero adorarlo, y mientras más lo adoro mas quiero imitarlo, y mientras más lo imito más le obedezco, y mientras más le obedezco mas glorifico su Nombre, y mientras más le glorifico más es magnificado Cristo en mi cuerpo o por vida o por muerte (Fil 1:20)
Hermanos, necesitamos conocer a Jesús o estamos muertos, necesitamos perseguirlo para que nuestra vida cobre sentido eternal, necesitamos buscarlo hasta hallarlo, tanto en lo personal como en lo grupal, necesitamos entender y conocer a Jesús en una comunión mas intima con Él…
Ruego que el Señor ponga esta necesidad en nosotros como una sed insaciable que nos conduzca desesperadamente a la fuente de agua viva (Jn 7:37), que seamos atraídos hacia él como así como es atraído el metal por un gran imán (Jn 12:32), que le busquemos aun por la noches como lo declara el cantar de los cantares (Cnt 3:1-4), que le busquemos por las mañanas como lo declara el salmista (Sal 5:3, 88:13, 119:147)

Isaías 26:9 Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte

La vida cristiana no se trata solo de ser mas santo, sino de encontrar a Jesús, nuestra vida no es simplemente una lucha contra el pecado sino encontrar a Jesús. El único actor principal de esta dramática película del camino angosto es Jesús. Ahora, es probable que alguno diga; “yo pienso que ya le conozco” pero su vida siga el mismo curso que antes sin sufrir ningún cambio, entonces debo considerar que el tal es mentiroso (1°Jn 2:4) y no le conoce en ese grado de intimidad del que estoy hablando, porque es imposible que un hombre conozca verdaderamente a Jesús y no caiga rendido a su pies y sea trasformado en virtud de su carácter y corra hacia Él, es inevitable.
Aquel hombre que descubrió el tesoro escondido fue y vendió todo cuanto tenía con gozo y vino y tomo posesión de ese tesoro, su vida cambio radicalmente por aquel invaluable tesoro. Es nuestro turno de personificar esa parábola.

Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.

Y otra vez aquí la palabra “conocer” está haciendo referencia a conocerle en un sentido experimental, en un sentido de comunión intima, en un sentido de manifestación espiritual que transforma la vida de las personas a la imagen de Cristo.

Conclusión
¿Por qué hablo de este tema? ¿Qué me propongo con esta meditación? Estoy plenamente convencido que la vida cristiana es mucho más profunda de lo que hasta aquí la hemos vivido, y entiendo que solo tenemos esta vida y los pocos años que nos quedan de ella para poder conocer a Jesús en la plenitud de su Espíritu… vengo a pedirles que corramos juntos esta carrera hacia Cristo, vengo a proponerles que seamos los atletas de Cristo de este siglo (de esta era), vengo a sugerirles que encontremos la virtud de asirnos de Él mientras haya tiempo (y oportunidad), vengo a pedirles que vayamos en pos de Él a fin de conocerle.

Filipenses 3:18 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

1°Juan 2:28 Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados.

Salmos 73:25 ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra. 26 Mi carne y mi corazón desfallecen; Más la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre. 27 Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán; Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta. 28 Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien; He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, Para contar todas tus obras.


La paz del Señor Jesucristo.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande