miércoles, 6 de junio de 2018

EL CULTO FAMILIAR Parte III: ES UNA NECESIDAD



Hemos comenzado diciendo que el culto familiar
es un “deber cristiano” cuyo fin específico es el bien
espiritual de toda la familia. Pero, ¿Qué pasa si considero no llevar este deber a la práctica? ¿Cuáles son las consecuencias o resultados que acarreo? Pues bien amigo, ese es exactamente el punto, las catastróficas consecuencias a las que debes atenerte si es que no lo haces (falta de comunión, mala convivencia, divisiones internas, gritería, crisis matrimonial, hijos extraviados, etc.), de hecho son las catastróficas consecuencias las que hacen del culto familiar una necesidad antes que una obligación religiosa, y es que el culto familiar nos mantiene en armonía con Dios, nos hace permanecer como pámpanos fructíferos en la vid, fortalece la sensibilidad de nuestra conciencia y nos provee de dominio propio, afirma nuestras convicciones y nos despierta cada día hacia la eternidad futura… y ese va a ser nuestro tema de hoy: “La Necesidad del Culto Familiar”

Ya hemos enfatizado (en los artículos anteriores) que tener hijos es una gran responsabilidad que debemos asumir bíblicamente, y una correcta mirada bíblica de esta labor es la siguiente:

Desde el momento que nos enteramos que vamos a ser padres nos alegramos profundamente, y con anticipación ambientamos y preparamos la casa para recibir al nuevo integrante, y cuando llega el día del alumbramiento es un día memorable, hay gozo porque nuestro hijo ha nacido, sin embargo, hemos de saber que nuestros hijos deben nacer dos veces ¿? —¡Tranquilos ahora se los explico! — El alumbramiento nos permite verlos nacer en el ámbito físico, pero “el bautismo” nos permite verlos nacer en el ámbito espiritual, y todo padre cristiano no debe conformarse solo con el nacimiento físico, sino esperar con ansias el momento del nacimiento espiritual en el Reino de Cristo. El nacimiento físico trae alegría en el entorno humano, pero el nacimiento espiritual trae alegría en la Iglesia y en los cielos (Lc 15:10) … Entonces, mirarlo desde esta perspectiva nos provee un claro objetivo como padres cristianos y nos alerta de las catastróficas consecuencias en caso ignorarlo, porque si nuestro hijo NO nace espiritualmente por medio del bautismo significa que ha muerto en el vientre de la familia, podemos experimentar alegría por verlos nacer la primera vez, pero también experimentaremos un amargo luto por verlos muerto en delitos y pecados… Así de trágico debería ser para un matrimonio cristiano no ver nacer por segunda vez a sus hijos por medio del bautismo. En este sentido el hogar cristiano es como el vientre en donde se está gestando una vida que a su tiempo nacerá por segunda vez, pero no es una sala de parto, sino del agua y del Espíritu…

¿Qué haremos para lograr esto? Culto familiar es la respuesta, debemos sostener está práctica con determinación y compromiso, al final el objetivo es que pasen de nuestra mesa a la mesa del Señor de donde en realidad son.

Salmo 78:5 El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel, La cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos; 6 Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, 7 A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios; Que guarden sus mandamientos,

Un hogar cristiano es un hogar con Dios ¿verdad? y si Dios mora en cada familia cristiana entonces ¿Por qué no se hacer culto familiares que honren y glorifiquen el precioso Nombre de nuestro Señor Jesús y nos permita sumergirnos en su palabra?

Próximamente continuaremos con más artículos.

Hno. Gabriel.-

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande