jueves, 12 de septiembre de 2019

02 - UNA INVITACIÓN A SUFRIR POR CAUSA DE CRISTO - 2°Ti 1:1-18



para descargar este AUDIO click aquí

para descargar archivo PDF click aquí



MENSAJE DOMINGO 25/08/2019

Por el Hno. Gabriel. -


Introducción
Luego de haber sido introducidos en esta segunda carta de Pablo a Timoteo por medio del último mensaje, en donde se nos permitió entender el trasfondo histórico y su contexto para ubicarnos en la carta, nos toca ahora por medio de este mensaje abordar el contenido doctrinal del primer capítulo con todas sus implicaciones para la Iglesia de hoy.

Contexto
Pues bien, en una era en donde las convicciones de los cristianos estaban decayendo a causa de la persecución que se dio lugar en tiempo del emperador Nerón, que puso en manifiesto quienes tenían una fe fuerte y sincera y quienes una fe débil e hipócrita, porque muchos que hasta ese entonces estaban sirviendo en la Iglesia decidieron abandonar el servicio por cobardía y temor, y estamos hablando de servidores cercanos a Pablo que probablemente sirvieron junto a él cuando todo estaba en un entorno pacífico pero cuando se desato la persecución de los cristianos y sus vidas se vieron amenazadas optaron por salvaguardar su integridad física y su comodidad al precio de renunciar a su integridad espiritual abandonando a Pablo y al evangelio mismo. En estas circunstancias de abandono y deserción, y sabiendo Pablo que esta al final de su carrera, está pensando en Timoteo su amado compañero en la fe y sucesor en el servicio apostólico, y está orando por él noche y día (verso 3), sabe que él no lo va a abandonar, pero sabe también que esta persecución y tribulación momentánea le está afectando, lo está deteniendo, y por esta razón decide escribirle esta carta, para animarlo y recordarle (en este primer capítulo) que su fe es auténtica, que debe avivar el fuego del don que está en él y que no debe tener miedo ni mucho menos avergonzarse de predicar el evangelio, sino debe participar de esos tiempos difíciles y de la aflicción por causa de la verdad del evangelio. En pocas palabras este primer capítulo es “Una invitación a sufrir por causa del evangelio”.

2°Timoteo 1:1 Pablo, apóstol de Jesús, el Cristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús, 2 a Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesús, el Cristo nuestro Señor. 3 Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día 4 deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo 5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

La salutación de esta carta es muy similar a la carta escrita a Tito, una salutación breve pero con un profundo mensaje entre líneas, ya que Pablo aclara el propósito de su apostolado, es un emisario de Dios a los hombres con un extraordinario y glorioso mensaje dado del cielo; la esperanza de la vida eterna por medio de la promesa que es en Cristo Jesús el único Salvador, y va a ampliar un poco más algunos detalles de este poderoso mensaje en los versículos 9 al 11 en donde con más precisión escribe: la salvación traída a los escogidos de Dios no por obras de hombres sino por la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de la fundación del mundo pero manifestada y ejecutada por medio de Cristo en la cruz del calvario y en su resurrección de entre los muertos, quitando de en medio el poder a la muerte y sacando a luz la vida y la inmortalidad por medio del evangelio, y tal como él lo dice: “del cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro a los gentiles” y en 1°Ti 2:7 agrega; “verdad digo en Cristo, no miento”. En otras palabras, puedo leer entre líneas que Pablo está ligado a este mensaje, y por lo tanto la única razón de su permanencia y existencia en este mundo no estaba enfocada en otra cosa sino en su apostolado, vivía y respiraba la obra de Cristo cada día, tenía adherido a sus huesos el mensaje y proclamación del evangelio y la esperanza de vida eterna, como un desesperado heraldo que clama en todo lugar ¡Vengan a Cristo! ¡Hay posibilidad! ¡Hay esperanza de Vida Eterna! O como también en su carta a los corintios lo expresa: como si Dios rogase por medio de nosotros les rogamos en nombre de Cristo: Reconcíliense con Dios (2°Co 5:20).

Ha llevado este mensaje en todo lugar (Ro 15:19) con limpia conciencia, y como ya hemos mencionado en mensaje anteriores (mensajes de la primera carta a Timoteo cap 1), la conciencia es sumamente importante, pues nuestra integridad espiritual no se define por lo que sabemos o cuanto sabemos sino por un corazón puro y una conciencia limpia, ya que Dios cuando nos mira apunta directamente a lo que está en nuestra mente y en nuestro corazón y hace una radiografía de nuestra conciencia, allí se aloja toda la verdad de lo que somos. Esto hace que una de las prioridades del cristiano sea alcanzar una buena conciencia, un corazón puro, una fe no fingida y verdadero amor a Dios. Todos aquellos que ignoraron su conciencia terminaron naufragando en cuanto a la fe por causa del pecado y terminaron blasfemaron el camino del Señor.

Pero volviendo a nuestro mensaje, Pablo está preso en Roma, encadenado como un malhechor por causa del evangelio, algunos colaboradores le han abandonado, otros habían desertando del servicio y se avergonzaban de predicar el evangelio (probablemente pidiendo o firmando una disculpa pública) por temor a ser encarcelados y sentenciados a muerte, creyentes de una fe fingida, pero este no es el caso de Timoteo, y Pablo está orando por Timoteo noche y día, sabe que este hombre tiene una fe autentica, una fe no fingida, una fe que habitó primero en Loida la abuela de Timoteo, en Eunice la madre y ahora en Timoteo, no que la fe se trasmita por herencia genética, sino que la vida piadosa de Loida dio fruto en Eunice y la vida piadosa de Eunice dio fruto en Timoteo, de hecho, unos versos más adelante (2°Ti 3:15) Pablo destaca la crianza de Timoteo que desde la niñez fue instruido en las sagradas escrituras… ahora es el turno de Timoteo, no debe dejar que su fe se apague, no debe opacar el don que Dios puso en él el cual por las adversas circunstancias se estaba enfriando. 

Debes arder para Cristo
6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. 7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios,

Es obvio que las circunstancias contrarias al evangelio estaban afectando a Timoteo, lo estaban apagado, lo estaban enfriando, y es que esto es una realidad en la vida cristiana, no podemos negar que las circunstancias o vientos contrarios en el camino angosto muchas veces nos hacen retroceder, por esta razón es necesario orar unos por otros y alentarse unos a otros. Timoteo era un hombre de un gran calibre espiritual, sin embargo, estaba apagándose… ahora la tarea de todo cristiano en esta como en cualquier circunstancia es encenderse, avivar el fuego en nuestro interior, es trabajo y responsabilidad del cristiano arder para Cristo, pero ¿cómo se hace esto? Pues bien, para encender un fuego se precisa de ciertos elementos, en aquel tiempo se precisaba de yesca (un hongo seco o cactus que ardía fácilmente), pedernal (una piedra dura que hace chispa al chocarla contra un metal) y un eslabón (hierro acerado para hacer la chispa), en la actualidad necesitamos de fosforo y combustibles para hacer arden un fuego, pero en el sentido espiritual; ¿que sería necesario? ¿tenemos pedernal y yesca espiritual? es obvio que si descuidamos la oración y nuestra constancia en la lectura difícilmente podamos encendernos.

Pero el punto aquí es que ¡debes arder por Cristo! No son llamados a una vida ordinaria pacífica y convencional dentro de la sociedad mundana, sino a una vida no convencional que marca la diferencia, no busquen estar en paz y armonía con el mundo desde ese costumbrismo de vida irrelevante que no trasciende más allá de la muerte, sino busquen una vida trascendental que va más allá de la tumba, más allá del cementerio, más allá de un sepulcro, es una vida ferviente en el servicio al Señor, una vida enfocada en la eternidad.

No nos ha dado Dios un espíritu de temor y cobardía, de vergüenza y timidez, de egoísmo y egocentrismo, esa clase de espíritu pusilánime de una vida irrelevante no proviene de Él; Jesús mismo dijo:

Lucas 12:49 Fuego vine a echar en la tierra ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? 50 De un bautismo tengo que ser bautizado y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla! 51 ¿Piensan que he venido para dar paz en la tierra? les digo: No, sino disensión.

La vida cristiana en sí misma es una violencia interior que finalmente nos define hacia Cristo. La Iglesia en tiempo de Timoteo estaba atravesando una persecución que llevo a muchos seguidores a negar el evangelio por miedo, por temor a morir, todos los que mantenían una relación con Pablo corrían riesgo de ser encarcelados y finalmente asesinados. Incluso la vida y libertad del mismo Timoteo quien mantenía una estrecha relación con Pablo estaba en peligro, probablemente estaba siendo buscado, de hecho, llegó a ser apresado por los romanos quizás por su última visita a Pablo posterior a esta carta, este dato nos aporta la carta a los hebreos:

Hebreos 13:23 Sepan que está en libertad nuestro hermano Timoteo, con el cual, si viniere pronto, iré a verles.

No nos ha dado Dios Espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio… “poder” tiene que ver con fuerza e ímpetu lo que también podríamos traducir como valentía, “amor” tiene que ver con sacrificio, con acción, y finalmente “dominio propio” que se trata de un carácter y mente dominados en cualquier circunstancia, todo lo opuesto a la cobardía que generan desorden y confusión.

Participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios… y este es el centro del mensaje de hoy, una invitación a participar de las aflicciones por Cristo, exactamente de eso se trata gran parte de esta carta, te invito a que participes no solo de las cosas buenas que se pueden experimentar en esta senda angosta del evangelio sino también de las aflicciones, te invito a que sufras por Cristo… podemos aceptar con gusto una invitación a una boda, pero quien estaría dispuesto a recibir una invitación al sufrimiento, déjame ponértelo con otras palabras: “te invito a vivir una vida piadosa en Cristo Jesús”, sabiendo que: todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución (2Ti 3:12)… ¡cuidado! no es una invitación a una vida miserable, sino a una vida con gozo en medio de la tribulación, no te estoy invitando a vivir una vida de dolor y de infelicidad, sino a vivir el sufrimiento y tribulación pero con gozo de la mano del Señor:

Romanos 5:1 Justificados, por lo tanto, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesús, el Cristo 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. 3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia 4 y la paciencia, prueba y la prueba, esperanza 5 y la esperanza no avergüenza porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor… nunca te avergüences del evangelio; 2°Timoteo 2:11 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará.

Había ataques a la fe cristiana desde varios ángulos, y muchos temían mencionar el nombre de Cristo por temor a la persecución, se avergonzaban del evangelio, muchos estaban desertado de la fe cristiana, probablemente Timoteo tenía cierta perturbación por todo este asunto, y por esta razón Pablo le exhorta y anima a no avergonzarse, que no se apague por causa de la vergüenza y temor, sino que siga testificando de Cristo, que continua fielmente con su labor indistintamente de las circunstancias y vientos contrarios, porque Fiel es aquel que nos llamó el cual también lo hará (1°Ts 5:24)

8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, 9 quien nos salvó y llamó con llamamiento [reclutamiento] santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, 10 pero que ahora ha sido manifestada [mostrada, dada a conocer] por la aparición de nuestro Salvador Jesús, el Cristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio, 11 del cual yo fui constituido predicador, apóstol y maestro de los gentiles. 12 Por lo cual asimismo sufro [padezco] esto pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día. 13 Retén la forma de las sanas palabras que de mí oyeron, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. 14 Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.

Participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios… Dios hizo posible nuestra salvación solo por medio de su poder, nos salvó no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia (Tit 3:5), Dios desplego su salvación trazada desde la eternidad pasada y la ejecuto por medio de Cristo en la cruz, las deudas de los hombres fueron pagadas y tan solo por la gracia que es en Cristo Jesús ahora están en paz con Dios, ¡no morirán! Cristo quito la muerte y saco a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio, quien hizo posible la salvación de los hombres mediante el sacrificio sustitutivo por los pecadores… este mensaje debe ser proclamado en todo lugar: ¡Dios alcanzó su salvación a todos los que creen en Él! Hay una urgencia en que este mensaje sea publicado, la salvación eterna de Dios ha sido ejecutada entonces Timoteo ¡sufre por causa de este mensaje! ¡sufre! para que otros sean alcanzados, no apagues el fuego del evangelio, arde para Cristo… Él es digno de que suframos por él… confirmando nuevamente su apostolado Pablo dice; yo soy emisario de esta noticia, de este irrepetible acontecimiento, el sentido de mi permanencia en este mundo tiene que ver con esta acción, vivo para predicar, impartir y enseñar esta verdad a los gentiles, padezco por causa de Cristo y no me avergüenzo

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio TM [de Cristo] porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

1°Pedro 4:16 pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por «ello.»

Yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar (o preservar) mi depósito para aquel día… y la palabra “deposito” es la traducción del vocablo griego “paradziki” que también es usado en 1°Ti 6:20 para referirse al evangelio: Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado (guarda el deposito), evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia… entonces “deposito” se refiere a su servicio, a la predicación del evangelio que había depositado en todo lugar, y que por más que él fuera sentenciado a muerte su trabajo “su depósito” continuaría hasta el día de Jesús el Cristo porque sería preservado por Dios, y vaya que si lo fue, porque hasta el día de hoy sus cartas siguen vigentes como el manual de enseñanzas para la Iglesia, por esta razón también le dice a Timoteo: Retén la forma de las sanas palabras que de mí oyeron… No deformes la doctrina que de mi has aprendido, mantenla pura, sin modificaciones ni adaptaciones, sino “guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros”, de alguna manera Pablo le estaba legando a Timoteo la continuidad de su labor, un trabajo que no es para cobardes, sino para valientes soldados que permanecerán fieles hasta el final sin temor a sufrir por Cristo.

15 Ya sabes esto, que me abandonaron todos los que están en Asia, de los cuales son Figelo y Hermógenes. 16 Tenga el Señor misericordia de la casa de Onesíforo, porque muchas veces me confortó, y no se avergonzó de mis cadenas, 17 sino que cuando estuvo en Roma, me buscó solícitamente y me halló. 18 Concédale el Señor que halle misericordia cerca del Señor en aquel día. Y cuánto nos ayudó en Efeso, tú lo sabes mejor.

Figleo y Hermógenes, dos creyentes que pasaron a la fama como los colaboradores más cobardes que abandonaron a Pablo cuando más los necesitaba… y es que en las buenas todos se muestran buenos amigos, pero en las malas sale a luz quienes son verdaderamente. Figleo y Hermógenes se avergonzaron del evangelio y de Pablo mismo por temor a ser encarcelados y asesinados, sin embargo, muchos cristianos de hoy son peor que Figelo y Hermógenes, porque sin ser perseguidos se avergüenzan del evangelio y temen testificar de Cristo tan solo por una cuestión social. Pero por otro lado está éste piadoso cristiano llamado Onesíforo que no se avergonzó de Pablo sino que le busco con solicitud sin importarle lo que pueda sucederle, porque la lealtad de una amistad en Cristo trasciende más allá de las circunstancias

Conclusión
En resumen, algunos consejos sobresalientes de esta carta;
Aviven el fuego del don de Dios en ustedes, enciéndanse para Cristo, no abandonen la oración, oren noche y día, mantengan una rutina de lectura 1°Tesalonicenses 5:19 No apaguen al Espíritu.
No está permitido actual como cobardes, esta es una senda de valientes. Ser abandonados o despreciados por el mundo no causa dolor, pero ser abandonado por los colaboradores que en algún momento preparé eso es doloroso.
Nunca se avergüencen del evangelio ni de dar testimonio de Cristo; Marcos 8:38 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.
Participen de las aflicciones y humillaciones por causa del evangelio
Jamás modifiquen la forma del evangelio, Jesús es el mismo ayer y hoy y por los siglos (He 13:8). No necesitamos versiones contemporáneas ni lenguaje actual de las escrituras, sino mantener la forma de las sanas palabras. Se nos confió la verdad del evangelio no como adorno sino como responsables de esa verdad para vivirla y proclamarla.



Gracia y paz del Señor Jesús el Cristo. –

0 comentarios:

Publicar un comentario

Información-Más Recursos-

    POR EL MOMENTO NOS CONGREGAMOS EN ESTE LUGAR
    Ver La Iglesia Biblica en un mapa más grande